Martes 11, Mayo 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Internacionales

El presidente de Yibuti busca un quinto mandato

En elecciones sin suspense

El presidente de Yibuti, Ismael Omar Guelleh, que reina con mano de hierro desde 1999 en este pequeño país del cuerno de África, aspira a conseguir en las urnas un quinto mandato, en una elección que podría ser la última para él.

En este país de 990.000 habitantes, los electores optarán por dos candidatos con perfiles diametralmente opuestos.

Guelleh, de 73 años, preside desde hace 22 los destinos de este país desértico situado frente a una de las vías marítimas más transitadas del planeta y rodeado por un puñado de países que están entre los más inseguros del mundo.

Sus cuatro mandatos han estado marcados por el desarrollo de la economía, que reposa en el auge de los puertos y las estructuras logísticas, pero también por la instauración de un régimen autoritario que deja escaso margen a la protesta o a la libertad de prensa.

El otro candidato, Zakaria Ismail Farah, de 56 años, es un hombre de negocios especializado en productos de desinfección, recién llegado a la política y que debió renunciar a su nacionalidad francesa para poder ser candidato.

En ausencia de los líderes históricos de la oposición, que boicotean los comicios, este desconocido representa la única alternativa a "IOG", que ha ganado cada una de las elecciones presidenciales en las que ha participado con más del 75% de los votos.

La elección del viernes debería ser la última: en 2010, una reforma de la Constitución suprimió, por iniciativa suya, la limitación de dos mandatos, autorizándole a seguir en el poder, pero limitó la edad máxima de los candidatos a 75 años.

- "Desigualdad de trato" -

Pese a la ola de casos de covid-19, con unos 200 nuevos infectados diarios y 23% de positivos en los tests, la campaña electoral del partido mayoritario, la Unión para la Mayoría Presidencial (UMP), congregó a miles de militantes, con mascarillas o sin ellas, con una camiseta verde manzana y el lema "IOG, la elección de la juventud".

Farah realizó algunos mítines, antes de anular los previstos en los últimos 10 días de campaña. Se quejó de que no podía contar con un servicio de seguridad.

El 28 de marzo, el candidato opositor, que se declaró "portaestandarte de los yibutianos de abajo" apareció con las manos atadas y la boca cubierta con cinta marrón.

"El candidato independiente decidió protestar contra la desigualdad en el trato de la que se siente víctima", escribió en Facebook. 

Durante la campaña, varias manifestaciones contra un quinto mandato de Guelleh reunieron hasta medio centenar de personas, muchas seguidas de detenciones.

"Ha habido un endurecimiento del régimen desde 1999 a ahora", dice Sonia le Gouriellec, doctora en ciencias políticas y autora del libro "Yibuti: la diplomacia de gigante de un pequeño Estado".

"Cuanto más se abre al mundo, más se cierra al interior", dice sobre las ambiciones yibutianas en materia diplomática y económica.

- Diplomacia contrariada -

Independiente de Francia desde 1977, este país estable suscita el interés de grandes potencias y alberga bases militares estadounidenses, francesas y, desde 2017, chinas.

También se considera el "Dubái de África" y pretende desarrollar importantes infraestructuras logísticas y los servicios gracias a las inversiones extranjeras, en particular de China, que financió la construcción de un ferrocarril hacia Etiopía, inaugurado en 2017, y la mayor zona franca de África, cuya construcción empezó en 2018.

"Antes había una multiplicación de alianzas (...) Lo que ocurrió en el último mandato es que cayeron en (...) una total dependencia de los chinos, explica Le Gouriellec. 

En el plano internacional, Yibuti sufrió en 2020 un revés ante Kenia en la competición por un sillón no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Su influencia parece decrecer a nivel regional, donde la alianza entre el etíope Abiy Ahmed y el eritreo Issaias Afeworki tomó por sorpresa a Guelleh, enemigo jurado del último, subraya la investigadora.

La detención del piloto Fouad Youssouf Ali, que denunciaba discriminaciones de los clanes y la corrupción, provocó un viento de protesta poco habitual en este país con un poderoso aparato de seguridad.

Tras la caída del Producto Interno Bruto (-1%) en 2020, debido a la pandemia de covid-19, la economía yibutiana crecerá un 7% éste y el próximo año.

Pero el crecimiento beneficia poco a la población. El 21,1% vive en extrema pobreza y el 26,1% está desempleada, según datos de 2017 del Banco Mundial.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Nairobi, Kenia | AFP

EMAIL:

Jueves 08 Abril, 2021

HORA: 08:30 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA