Domingo 11, Abril 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Bendito año electoral

Opinión

Sí, ya empezaron a brotar aspirantes a puestos de elección popular, aunque algunos timoratos, la mayoría sin el menor empacho manifestando sus pretensiones y procurando ubicarse en la ruta política con destino a mayo de 2022. Podríamos separarlos en dos grupos: aquellos que parecieran salidos de un parque jurásico, que creen que un apellido cuenta, que el pueblo no tiene memoria, los que evadirían hablar de la Trocha, Crucitas, Ice-Alcatel, Caja-Fischel, el cierre de los ferrocarriles y el Banco Anglo…, por mencionar algunos escándalos de corrupción que, presuntamente, aún ocupan un lugar en el consciente colectivo. Y, los otros que, dan la impresión de surgir de un jardín de niños y, no solo por su corta edad, sino y además por su inexperiencia en asuntos políticos y del manejo de la cosa pública, porque no piensan en el arduo trabajo que nos espera para reactivar la economía, reducir la deuda, el déficit, el desempleo, la pobreza, la inseguridad ciudadana…, por decir lo prioritario; o quizá seducidos por la forma de elección de los dos más recientes gobernantes; “diay... cualquiera puede quedar, hasta yo”, se habrán dicho. Seres desconocidos que olvidan aquella máxima, no estoy seguro de su autoría: ´”Es corrupción postularse a un puesto para el que no se está preparado”. ¿Cómo explicarse que, en el partido de mayor tradición y longevidad, haya por el momento ocho precandidatos a la Presidencia? ¿Y que, en la Asamblea Legislativa, se insinuaron, de entre sus miembros, hasta seis aspirantes? Esto socava la confianza del pueblo y, por ende, la democracia. Personalmente, solo lo puedo entender desde la premeditación de dos escenarios; quienes a sabiendas y convencidos de no tener el perfil, el arrastre o caudal de votos, ni los recursos para su campaña, ni siquiera para la cuota de inscripción, se prestan a esta pantomima y cerca del final renuncian y, dan su adhesión a uno de dos o tres que si se presentan en la convención y, comprometen a quien quede para pretender la candidatura a una diputación, a un ministerio o viceministerio, donde se podrían cobrar pluses que no le corresponden, eso se puso de moda hace siete años o, hasta una embajada, que fue moneda de corso para ingratas causas en tiempos recientes. El otro escenario los lleva por el mismo camino y, a la espera que “aterrice” un elemento, supuestamente, unificador al cual todos se pliegan con la misma intencionalidad, o sea tenerle la mesa servida. En este caso concreto no descartemos una triquiñuela como la de enero 2018; tendiente a levantar sus acciones electorales.

Mientras todo esto se ejecuta, es posible que al partido en el poder lo tenga sin cuidado el tema de las elecciones, puesto que cuenta con mucha información sensible de los costarricenses y residentes aquí, emanada de la UPAD y del bono Proteger. Habrá que ver si se les permite, otra vez, redituar electoralmente de ese recurso. Ni les importa el nivel de insolvencia en que han caído; sin pagar el monto al que se le condenó por estafa mayor en 2016 y, que sus autoridades de entonces, decidieron no apelar por considerarlo un “juicio justo”. Lo extraño es que el TSE no actúe de oficio y le impida participar a una agrupación política que no tiene capacidad de pago.

Al mismo tiempo, en el Ejecutivo se siguen cometiendo los yerros y las contradicciones de siempre; recién oí a la Sra. Primera Dama hablando del tren eléctrico, en tono de resignación y un dejo de nostalgia, pero advirtiendo que dejarán todo listo para que el proyecto lo ejecute la próxima Administración. ¡Por favor!, no es una prioridad de aquí a tres o cuatro gobiernos. La Ministra de Justicia, enredada en su licitación circunscribiendo un peso a las tobilleras, sin criterio técnico y, presuntamente, para favorecer a un proveedor. Y… Japdeva, que si alquila el muelle, que las grúas subutilizadas; ¡ya, hubieran cerrado esa institución! Y… mejor no sigo. Otro tanto podemos ver en las y los legisladores, últimamente impera ahí la ambigüedad y las decisiones a ciegas como el plan de ley de condonación de deudas del Sistema de Banca para el Desarrollo a cañeros, piñeros y arroceros, igual el controvertido proyecto de Empleo Público, sacando sectores de funcionarios públicos que deja entrever su interés de atraer votos a sus tiendas.

No cabe duda que se requiere una nueva generación de políticos. Gente con sensibilidad y conciencia; seres humanos que quieran servir y no servirse, que procuren el bien común, que trabajen por la consecución de un país justo, equitativo, solidario, donde quepamos todos, no una sola minoría. Pero no todo está perdido, dentro del “menú” a la vista observo al menos dos personajes interesantes que pueden reunir los requisitos. Toca abrir los ojos, no permitir otra nómina donde buscar al menos peor y, si no ¡que Dios salve a Costa Rica!

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Miércoles 07 Abril, 2021

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Óscar Fernández Venegas

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA