Martes 11, Mayo 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Internacionales

Papa exige "que callen las armas"

En visita histórica a Irak

  • Cientos de personas lo esperaron en las calles para verlo pasar

  • A su llegada el Pontífice pidió el cese de la guerra

  • Niños y grandes se pusieron sus mejores galas para esta importante visita

  • El contacto con los feligreses tuvo que ser rápido por el Covid-19

Bagdad. (AFP) - "Que callen las armas", reclamó este viernes el papa Francisco, poco después de llegar a Irak para la primera visita de un pontífice a este país diezmado por las guerras y las persecuciones, saludando a los cristianos que decidieron permanecer.

Entre fuertes medidas de seguridad y con mascarilla por las medidas anti Covid-19, el Pontífice de 84 años viajó como "un peregrino de la paz" para reconfortar a una de las más antiguas comunidades cristianas del mundo, marcada por la violencia y la pobreza.

Durante su estancia, que terminará el lunes tras recorrer 1.445 kilómetros, especialmente por aire para evitar las zonas donde se esconden los yihadistas, el papa argentino también tenderá la mano a los musulmanes y se reunirá con el gran ayatolá Alí Sistani, la máxima autoridad chiíta.

El jefe de los 1.300 millones de católicos del mundo evocó todos los asuntos candentes en Irak ante sus principales dirigentes, entre ellos el presidente Barham Saleh, quien le envió una invitación oficial para esta visita sin precedentes.

 

"BASTA DE VIOLENCIA"

 

"Basta de violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias", dijo el Papa. Basta también de "corrupción", el motivo por el que cientos de miles de iraquíes se manifestaron a finales de 2019.

Francisco también urgió al país a dejar de reprimir a sus jóvenes que pedían justicia. "Hay que construir la justicia", reiteró este viernes.

Y "que ninguno sea considerado ciudadano de segunda clase", sobre todo los cristianos -1% de la población en este país musulmán- ni los yazidíes, minoría perseguida por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) que vendió a miles de sus mujeres en "mercados de esclavos".

El Pontífice denunció así "una barbarie insensata y deshumana" perpetrada en Irak, la antigua Mesopotamia, "cuna de la civilización".

El argentino recordó "la antiquísima presencia de los cristianos en esta tierra", donde según la tradición nació Abraham, y abogó por "su participación en la vida pública" como "ciudadanos que gozan plenamente de derechos, libertad y responsabilidad".

Tras esta etapa política, el Papa inició la parte más espiritual y popular de su viaje.

 

CATEDRAL MÁRTIR

 

El ambicioso programa comenzó a final del día con una oración en la catedral Nuestra Señora de la Salvación, una iglesia católica del centro de Bagdad que fue el escenario en 2010 de la toma de rehenes más mortal contra cristianos en Irak (53 muertos).

Ante un grupo reducido de personas, recordó a los "hermanos y hermanas que murieron en el atentado terrorista (...) y cuya beatificación está en proceso" y agradeció al clero iraquí por su "presencia" y su "cercanía" con los cristianos.

A continuación viajará a Nayaf, Ur, Erbil, Mosul y Qaraqosh. En cada etapa solo verá a pocos centenares de fieles, salvo por la misa del domingo en un estado del Kurdistán, en presencia de varios miles.

Bagdad asegura que adoptó todas las medidas de seguridad "terrestres y aéreas". Y, muestra de una inesperada calma en las tensiones entre Irán y Estados Unidos en Irak, uno de los grupúsculos que suele revindicar disparos de cohetes contra intereses estadounidenses anunció una tregua durante la visita papal.

 

TIENDE MANO AL CHIÍSMO

 

A pesar de todo, el Papa llamará a los cristianos a continuar o regresar a Irak, donde permanecen 400.000 fieles contra 1,5 millones hace 20 años.

Un llamado al regreso "obligatorio" pero "difícil", dice el cardenal Leonardo Sandri, quien dirige la Congregación de las Iglesias Orientales en el Vaticano y acompaña a Francisco a un país que desde hace cuatro décadas vive en conflicto.

Hoy, por primera vez en la historia, el Pontífice será recibido en la ciudad santa de Nayaf (sur) por el gran ayatolá Alí Sistani en persona, un hombre de salud frágil de 90 años que no suele aparecer en público.

El Papa también participará en Ur, tierra natal de Abraham, pilar de las tres religiones monoteístas, en una oración con representantes chiítas, sunitas, yazidíes y sabeos.

 

 

HISTORIA BORDADA

 

Karjiya Baqtar bordó meticulosamente con hilo de oro las palabras en arameo del padrenuestro y el avemaría en la estola púrpura que colgará del cuello del papa Francisco en su histórica visita a Irak. 

Sobre la tela bordó las tres cruces que los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) destruyeron metódicamente cuando entraron en Qaraqosh en junio de 2014 en camionetas con su bandera negra.

El domingo, allí donde estos hombres sembraron terror y muerte, el Papa acudirá como "un peregrino de la paz" para "implorar al Señor perdón y reconciliación", dijo en un mensaje a los iraquíes y, especialmente, a los cristianos de Qaraqosh. 

Cinco costureros y bordadores confeccionaron durante dos meses esta pieza de 2 metros de largo y 70 centímetros de ancho, en un tejido tradicional de la región, explica.

Sus bordados "al estilo de Qaraqosh" representan muchos símbolos cristianos, agrega el sacerdote de esta iglesia, que logró recuperar recientemente todos sus colores después que los yihadistas la incendiaran por completo.

 

REPRODUCCIÓN DEL VÍA CRUCIS

 

El papa Francisco recibió este viernes un pequeño trozo de Irak: una copia de un vía crucis estilizado, obra de un escultor musulmán, uno de los más conocidos del país, incrustado en las paredes de una iglesia de Bagdad.

Al inicio de esta visita histórica, el presidente iraquí, Barham Saleh, entregó al Pontífice una pequeña placa de bronce como regalo de bienvenida, especialmente realizada para el primer papa que visita este país de Medio Oriente.

Yaser Hikmat, hijo del escultor iraquí Mohammed Ghani Hikmat -fallecido en 2011-, supervisó personalmente desde Beirut la realización de esta reproducción de la sexta estación, "Verónica limpia el rostro de Jesús", en el mayor de los secretos.

"Es muy simbólico de Irak, mi padre era un artista musulmán que contó en escultura la Pasión de Cristo, eso encarna el hecho de que no hay discriminación entre los diferentes componentes de Irak", declaró a la AFP.

Esta obra es cuatro veces menos grande que la original que, como las 14 estaciones del vía crucis de Hikmat, tiene 2 metros de altura por 1 metro de ancho.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Sábado 06 Marzo, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA