Lunes 01, Marzo 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Doble discurso en Turismo

Editorial

El Gobierno tiene la particularidad de empeñarse por vender la idea a los turistas de que visiten Costa Rica y eso está muy bien, aprovechar la imagen de un paraíso tropical como el nuestro, donde hay playas y montañas por doquier, resulta excelente. 

Sin embargo, el Ejecutivo se enfoca tanto en proyectar la imagen de nuestro país al exterior que no dimensiona o quizá se hace de la vista gorda con respecto a los principales problemas a nivel local que enfrenta el sector y a la fecha nadie tiene explicaciones de nada. 

El pomposo anuncio de que Costa Rica podría albergar, para finales de 2021 o inicios de 2022, al conocido concurso de belleza Miss Universo, el más importante a nivel internacional, contrasta con los cientos de familias que se mueren de hambre producto de la falta de empleo, y quienes carecen de un techo bajo el cual vivir. 

Decenas de personas dependen de la actividad turística y desde que se dio el cierre de fronteras en marzo hasta finales de julio del año anterior, muchos perdieron el ingreso clave para mantener a sus familias. Incluso ante la imposibilidad de practicar actividades turísticas y con los locales cerrados, sitios como Limón y Puntarenas lucieron prácticamente como un desierto.

Ciertamente la pandemia llegó a causar estragos y nos tomó por sorpresa, pero también desnudó la incapacidad gubernamental para conseguir una solución con miras a atraer la actividad turística de regreso o de generar formas para ganarse el sustento a quienes perdieron su “machete” o vieron reducida su jornada laboral. 

El Ejecutivo, ingenuamente, creyó que un simple bono Proteger de ¢125 mil para algunos de los afectados bastaría para subsanar la problemática y en realidad eso no debió ser así. Hicieron falta acciones como impulsar emprendimientos y de apoyar a los pequeños y medianos comercios, los cuales prácticamente se ahogaron en el intento.

El transportista de turismo se vio afectado por el proceso de renovación de los permisos a tal punto que debieron acampar durante casi dos semanas a finales de noviembre e inicios de diciembre para que el Ministerio considerara sus posibilidades de volver a dejarlos trabajar. Como siempre, la gente debe tirarse a la calle para que el Gobierno recuerde que el pueblo existe y tiene hambre.

Los guías turísticos destacan como otro grupo golpeado. Reclaman un completo abandono por parte del Ejecutivo y hasta ahora nadie les daba la cara ni mucho menos les brindaba respuestas.

Se trata de 3 mil familias que dependen de esta actividad para sus ingresos económicos y no es de recibo que no se les otorgue la atención que corresponde con miras a seguir impulsando el desarrollo de sus economías hogareñas. 

El ICT salió a responder que el caso estaba en análisis. Esperamos que ese estudio no signifique otro saludo a la bandera u otra receta de atolillo con el dedo por parte del Ejecutivo.

Como prueba de la falta de interés para acometer en materia de turismo, un reciente informe elaborado por la Contraloría General de la República (CGR) detalla que hay un recorte de ¢95.125 millones al sector.

Ese fue el monto menos reportado por las instituciones públicas ligadas al sector económico en los presupuestos por ejecutar para 2021.

La estructura de financiamiento del ICT en el plan de gastos para este año tuvo una variación respecto de los periodos anteriores debido a que la disminución en los ingresos ordinarios hizo que la entidad, a partir de la promulgación del Decreto 42746-H, financiara con superávit el 46,9% del presupuesto total.

El plan de gastos actuales del ICT es el más bajo en los últimos 12 años, lo que demuestra el poco interés de las autoridades por reactivar la economía desde esa trinchera. Pero claro, otros proyectos insignia como el tren eléctrico van viento en popa.

Esas medidas, en conjunto con las restricciones sanitarias impuestas a mansalva generaron desconfianza y un desincentivo hacia la gallina de los huevos de oro de la economía nacional.

Alarma que la Contraloría diga que será hasta 2024 cuando el ICT se normalice respecto al mismo monto en ingresos que obtuvo el año anterior. 

También preocupa que durante 2020 solo visitaran el país alrededor de 1 millón de turistas, cifra que desde 1998 no se veía.

Si queremos proyectar una buena imagen de Costa Rica a nivel internacional, debemos empezar primero por ordenar la casa y dejar de lado ese bendito doble discurso que en nada contribuye al desarrollo económico.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Martes 23 Febrero, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA