Lunes 29, Noviembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Un salto adelante en Educación

Prof. Daniel Hernández Leitón

Con la introducción de la educación a distancia en el sistema de educativo público y privado en Costa Rica, a consecuencia de la pandemia de Covid-19, han sido muchas las adaptaciones en muy corto plazo a los que se han tenido que enfrentar todos los actores dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje. En 2020 cada docente, discente y padres de familia experimentó un proceso de autorreflexión para llevar a la práctica su quehacer de manera exitosa y continua en razón de dar respuesta a cada desafío.
Como nunca antes, los cambios adaptados en la transición de la mediación pedagógica hacia la virtualización rompieron en la posibilidad real de creación de conocimiento disruptivo; es decir, en el tanto los actores del sistema experimentaron encontrar la nueva sintonía a través de sus dispositivos informáticos, adquirieron una serie de experiencias novedosas, potenciaron habilidades hasta entonces desconocidas y se enfrentaron a nuevos procesos mentales de acomodación y asimilación de la información hacia la resolución de problemas.
En este sentido, el gran salto educativo en nuestro país a partir de la virtualización de la mediación pedagógica fue aprender a la hacer las cosas de forma diferente; encontrar incluso mediante el error, la posibilidad de buscar la opción para responder a los desafíos presentados. Entonces, el eje de esta “nueva” educación paso de estar concentrado en el contenido curricular para migrar hacia la experiencia de aprender haciendo.
Si se observa con detenimiento, el interés del Ministerio de Educación Pública durante el curso lectivo 2020 en sus diversas directrices no fue precisamente generar una transformación profunda en los contenidos de los planes de estudio, (cierto que los simplificó en los llamados “Aprendizaje Base”) sino dar prioridad en la posibilidad a maestros y estudiantes de explorarse a sí mismos en procesos de autoconocimiento, autogestión del currículo y autoevaluación. Por su parte, Los maestros y profesores generaron materiales nuevos, crearon recursos audiovisuales donde eran ellos sus propios protagonistas, desarrollaron procesos distintos de gestión y generación de la información y datos de sus estudiantes entre otros.
Al otro lado, los estudiantes tuvieron la posibilidad de establecer sus propias reglas de hábitos de estudio gestionando su tiempo y espacio propio; atendiendo a procesos de desarrollo de destrezas como la búsqueda de información, o bien socializando con sus familias las temáticas de cada Guía de Aprendizaje Autónomo, construyendo así sus propias experiencias de aprendizaje y generando habilidades en el uso de las tecnologías comunicacionales.
Entonces, estamos ante una generación de docentes y estudiantes que están aprendiendo a relacionarse, a construir procesos de diálogo y pensar de forma diferente; así como se construyen productos materiales e intelectuales generados de dichas relaciones nacidas de un proceso de transición tecnológica, también serán rediseñadores de cómo percibimos hoy nuestra realidad. Por consiguiente, vendrá la necesidad de plantarse transformaciones dentro del sistema educativo formal.
La primera de ella es la mediación. Esta no se limita a dar paso hacia la virtualidad entendida como una relación plana receptor-emisor. El maestro de hoy tiene la responsabilidad de desarrollar las destrezas y el conocimiento necesario para generar sus propios recursos informáticos y audiovisuales, así como gestionar los ya existentes con los que la mediación pedagógica le resulte la más provechosa a quienes enseña y aprende. Además, tiene el compromiso de generar metodologías que le permitan al aprendiente a provocar aprender a pensar a través de una mayor estimulación de la lógica, el análisis, la observación descriptiva, la validación de resultados y tesis entre muchos otros.
El segundo aspecto por modificar es sin duda la evaluación. Dentro de los procesos de autogestión de conocimiento y de proceso de enseñanza-aprendizajes mediados por la virtualidad, es preciso repensar: Quien evalúa, cuando se evalúa y para qué se evalúa. En términos generales toda evaluación conlleva hacia la idoneidad o la calidad de lo que se mide en un momento específico. En necesario entonces una legislación que permita modelos más flexibles para la coevaluación, la autoevaluación tanto de procesos y de productos en entornos virtuales y bimodales.
Y un tercer elemento no menos importante es la incorporación del padre de familia y encargados legales en los dos procesos anteriores. Hasta ahora a los padres se les ha endosado la responsabilidad de que los niños y jóvenes asistan con regularidad al sistema educativo. En algunos casos los padres han malentendido el acompañamiento necesario de su hijo en el proceso educativo hasta el punto de terminar haciendo las tareas de sus hijos o en otros casos, delegar toda la responsabilidad educativa de sus hijos e hijas a los maestros.
Como nunca antes, en el marco de la introducción de la virtualidad en el sistema educativo, los centros escolares han tenido la posibilidad de acercarse más a los padres de familia y encargados legales, para conocerlos más a profundidad, abordar temas de interés para la comunidad educativa, tratar necesidades educativas especiales o simplemente difundir los logros de la comunidad educativa. En fin, la variedad de posibilidades que propone la virtualidad para convertir el centro educativo de calidad, son tantas como los deseos de compromiso por el éxito de los participantes.
Frente a todo ello es importante reconocer que la virtualización de la mediación pedagógica llegó para quedarse dentro del sistema; es un gran salto cualitativo y una necesidad a los desafíos del futuro inmediato. Una vez llegado el momento de volver a la modalidad presencial dentro del sistema educativo, la virtualidad debe se seguir generando posibilidades y ofertas de promoción y alcance de la calidad en los procesos de enseñanza.

*Master Docencia Universitaria

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 13 Enero, 2021

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Prof. Daniel Hernández Leitón*

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA