Miércoles 21, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

VIH y adultez mayor

Editorial

Cuando se cumple cierta edad, bien podría decirse que, sobrepasando los 50 años, hay quienes consideran que la vida sexual comienza en un descenso inevitable, algo así como si se tratara de una montaña rusa. 

Se ha preconcebido la idea que conforme avanzan los años, el deseo sexual se apaga, pero esto no es del todo cierto, hay estudios médicos y sociológicos los cuales destacan que solo disminuye la frecuencia. 

Pero en lo que muchos llaman el renacer de la vida sexual, hay quienes olvidan un factor sumamente importante, la protección en cada relación. 

Lo anterior no es únicamente una mera recomendación, pues las cifras revelan que en la población adulta mayor aumentó la incidencia de SIDA. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), dentro de unos 30 años habrá más de mil millones de mujeres en el mundo con 50 o más años, el triple que en 1990. Un gran número de estas mujeres tendría una larga vida por delante, pero podrán verse afectadas por las enfermedades asociadas al síndrome. 

En nuestro país los registros del Ministerio de Salud documentan más de 100 casos de sida (VIH) en mujeres entre 45 y 49 años; 77 féminas entre 50 y 54 años; 51 entre 55 y 59 años; 44 más entre 60 y 64 años. Además 29 casos entre los 65 y 69 años; 4 entre los 70 y 74 años y 5 en mujeres mayores a los 75 años; para un total de 310 mujeres afectadas entre los años 2002 -2014.

Las últimas revelaciones del Ministerio de Salud sobre la población adulta mayor infectadas de VIH-SIDA no se pueden pasar por alto. Sin ser alarmistas, estamos frente a una situación que urge de control inmediato y refleja la realidad sobre el mal manejo de la sexualidad que por años ha caracterizado a nuestra sociedad. 

Sobre este tema hay poca información, pues como se mencionó, hay resistencia a creer que los adultos mayores son activos sexualmente. 

Estos datos sobre adultos mayores de nuestro país encienden la alerta y definitivamente tiene que llevar a las entidades rectoras en materia de salud a generar estrategias efectivas de comunicación e información en torno a un tema tan sensible, pero además tan ignorado. 

El VIH-SIDA no es un padecimiento nuevo o ajeno, data de casi cuatro décadas. En nuestro país se desconoce la cantidad exacta de infectados, pues no existe un registro minucioso de los pacientes a menos que reciban control médico del Seguro Social, debido a que muchos prefieren mantener la información reservada para no exponerse al escrutinio público de seres queridos, compañeros de trabajo y la sociedad general.

Este elemento dificulta la labor de los encargados del control de enfermedades. Sin embargo, es justo y necesario agregar que la información, comunicación, y capacitación en el citado tema son casi nulos en el sistema de salud y apenas retocados en los salones de clases. En los hogares ni qué decir. 

No se trata solo de decirle a los adultos mayores que usen condón, es necesario generar mejores relaciones de comunicación y control médico para advertirles los riesgos. De esta manera también mejorar el tratamiento que debe darse aunado a otros por su condición y edad, como es diabetes, presión alta, cambio hormonal, etc. 

Controlar las relaciones sexuales en adultos de edades avanzadas no es una posibilidad, entonces se hace necesario intensificar las charlas acerca de la sexualidad, las enfermedades venéreas y las consecuencias de una mala decisión en un momento cúspide en la vida.  

Más aún cuando la mayoría de las campañas y los presupuestos institucionales siguen enfocados en la sexualidad joven, sin antes detenerse a pensar que los adultos también se exponen y deben saberse responsables primero de su salud y su vida. Es un asunto de autoestima, amor y respeto personal.   

Posiblemente si recordamos a nuestros abuelos que tener relaciones sexuales con precaución es ser responsables en plenitud; entiéndase en un entorno óptimo donde impere el amor, la dignidad e integridad y haciendo uso del condón como debe ser, evitaríamos una muerte más temprana.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Sábado 17 Octubre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA