Jueves 29, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Cuide su vejiga: ¡no aguante!

Aguantar las ganas de orinar es una costumbre muy generalizada, especialmente entre las mujeres, quienes muchas veces, por pereza de dejar lo que están haciendo para ir un momentito al baño, prefieren esperarse a “más tarde”. Todos debemos orinar varias veces al día, y aunque no siempre podamos hacerlo en el mismo momento en el que sentimos esa necesidad, sin duda lo ideal sería no aguantarse.
También se puede posponer esa visita por asco a los baños públicos, por vergüenza a pedir prestado el sanitario o para evitarse el dejar malos olores frente a alguna persona en especial… la verdad es que pueden ser muchos los motivos.
De todas formas, aplazar ir al baño voluntariamente es más común en las mujeres porque sus vejigas son diferentes y acaban esperando tanto que cuando finalmente lo hacen llegan casi a los saltos con una vejiga a punto de explotar.
Los conocedores del tema afirman que postergar la hora de orinar no es dañino en la gran mayoría de los casos. Por ejemplo, si una mujer joven que está trabajando o haciendo las tareas de su hogar aguanta para ir al baño no le pasa nada porque esto no produce una infección urinaria.
No obstante, si la paciente ya tiene una enfermedad y una patología de infecciones urinarias a repetición, vejigas hipoactivas por cuestiones neurológicas o por diabetes, ese es otro tema, y ya si su organismo le permite estar 12 o 14 horas sin orinar tomando líquido es porque es una vejiga anormal: algo le pasa a ese paciente.
Se estima que la vejiga tiene una capacidad natural que le permite almacenar de 500 a 600 mililitros de líquido. Aunque dicha capacidad puede aumentar en casos de extrema necesidad y dilatarse, permitiendo que se acumulen hasta 2 o 3 litros, cantidad que se considera su límite extremo de almacenamiento.

INCONTINENCIA

Lo habitual es comenzar a sentir ganas de orinar cuando se han acumulado entre 250 y 350 mililitros de líquido. A partir de ese momento la retención de la orina en su interior es posible gracias a la acción de dos músculos: el esfínter, que se contrae para evitar la salida de la orina, y el detrusor.
En principio, la acción de dichos músculos se regula de forma inconsciente, pero conforme va aumentando la cantidad de líquido almacenada es necesario hacer un mayor esfuerzo para favorecer su retención.
Finalmente, cuando por fin se quiere liberarlo, o la capacidad de retención ha llegado al máximo, el esfínter se relaja y el músculo detrusor se contrae, una acción combinada que permite la salida de la orina.
Al estirarse y aguantar más líquido, la vejiga pesa más y tiende a caerse, lo cual provoca incontinencia urinaria, que particularmente se hace evidente con el esfuerzo.
Los doctores recomiendan orinar por lo menos cada tres o cuatro horas, lo que al final del día se traduce en seis o siete idas al baño, para no forzarla tanto.
El tiempo que tarda la vejiga en llenarse de orina depende mucho de la cantidad de veces que se ingiera líquidos. Lo habitual es que en dos horas se alcance esa cantidad de 250 o 350 mililitros, a partir de la cual nuestro organismo empieza a enviarnos señales de que va siendo hora de ir al cuarto de baño.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 17 Septiembre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA