Martes 20, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Con el agua hasta el cuello

EDITORIAL

Todos los años los costarricenses sabemos que en algún lugar de este pequeño país alguien va a dormir mojado cuando la estación lluviosa azota. 

Sin embargo, de igual manera cada año vemos cómo cuesta tomar medidas anticipadas y prepararse para los desastres propios de dicha estación.

Con las lluvias de estos días se vieron las calles inundadas, el paso vehicular y peatonal por algunos sitios fue misión imposible este lunes y martes por la tarde.

Se reportaron afectaciones principalmente en San José, Tibás, Guadalupe, Moravia, La Uruca, Sabanilla, Mercedes de Montes de Oca, Goicochea, León 13, Desamparados, Bajo Los Ledezma y en Cartago donde el agua cubrió las vías, afectó algunas viviendas y hubo sitios en los cuales se deterioró parte de la capa asfáltica. 

A esto se suma el cierre del paso en algunas de estas zonas. Los puentes que no están en muy buen estado son un riesgo latente para conductores y peatones pues el agua de las quebradas se rebalsa. 

Para estos meses siempre ocurre lo mismo, las precipitaciones nos ponen a correr porque no hay nadie que esté listo para el invierno, pese a lo repetitivo de la situación, parece que las autoridades aún no han aprendido a prevenir, incluso con obras de contención que a veces no requieren de una alta inversión. 

A escala casera, como buenos ticos dejamos todo para último momento y hasta que tenemos el agua al cuello buscamos soluciones. Comenzamos a poner tarros en la sala, los pasillos y los baños. Las goteras avisan que algo no está bien, pero jamás en los meses del verano le dimos mente a algo tan sencillo como sellar con tapagoteras, limpiarlas canoas o reemplazar alguna lámina de zinc.

También cuando escuchamos los primeros rayos nos entra la preocupación por los ríos y las alcantarillas de nuestra vecindad, propensos a desbordarse, pero no nunca sacamos un ratito para retirar los desechos al menos frente a la casa. 

¿Por qué sucede esto cada año? Las respuestas están a la vista. La basura y demás desperdicios de muchas casas irresponsablemente terminan en los cauces de los ríos, provocando las tragedias. Los causantes somos los ciudadanos, nadie más.

Dejar los desechos en media calle, lanzarlos a los ríos, enterrarlos y tirarlos en los lotes baldíos, así como la tala de árboles y el uso de suelos para actividades no indicadas en montañas y laderas u orillas de quebradas son situaciones que acaban provocando un caos. 

Basta con echar un vistazo a las interminables pozas que se forman en montones de barrios de San José y otras provincias. Eso está por venir, esta semana vimos los primeros impactos de dos días de tardes pasadas por agua y aún nos esperan los meses más lluviosos.  

Los caños están repletos de botellas, paquetes de galletas, bolsas plásticas e incluso prendas de vestir, formando presas monstruosas que estallan cuando las primeras gotas caen. 

A esa despreocupación por el medio ambiente debemos sumar un factor de gran incidencia como es la ausencia de planificación de las construcciones, pues sin importar los criterios técnicos u obviándolos se levantan casas con un mínimo espacio, se edifican comercios y asentamientos sin las previsiones mínimas, en laderas, en las márgenes de algunos ríos y acequias, que en la época lluviosa son peligrosos vecinos.

Se sabe que tarde o temprano las construcciones descontroladas en comunidades ya conocidas como vulnerables darán problemas, pero estos pueden solucionarse, lo grave es que se ponen vidas humanas en riesgo. 

Ahora nos preguntamos por los responsables de fiscalizar este tema. A pesar de que la ley lo exige, algunas municipalidades ni siquiera tienen plan regulador y otorgan permisos de construcción sin estudios de suelo. Es decir, muchas construcciones se hacen a diestra y siniestra, sin supervisión alguna. 

Las condiciones anteriores son factores determinantes al momento de un evento de la naturaleza e impiden tomar decisiones y dar soluciones, pero la mala planificación es un riesgo en sí mismo que muchos ayuntamientos promueven. 

Esa mala planificación urbana y el deseo incesante de los seres humanos de retar a la naturaleza han causado grades desgracias, lo peor es que una buena cantidad de gobiernos locales visan planos sin acordarse de los reglamentos ni las leyes que regulan las construcciones y mucho menos de la afectación ambiental.

Sería irresponsable culpar únicamente a las autoridades, también deberíamos acordarnos que cuando botamos la basura y obstruimos las alcantarillas perjudicamos al ambiente. A mediano o largo plazo esas conductas nocivas nos pasarán la factura.

No hacemos nada con las inversiones millonarias de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias si los ciudadanos no tomamos conciencia. Debemos comprender que la prevención es nuestra mejor aliada y es responsabilidad de todos.

Nada, absolutamente nada, justifica poner en riesgo la vida. Es mejor prevenir que lamentar. 

Planificar y organizarse no cuesta nada. En su casa o su lugar de trabajo haga un plan ante emergencias, detalle cuáles son los riesgos y determine posibles soluciones, pero hágalo ya, aún hay tiempo antes de que las lluvias se intensifiquen.

Participe activamente en la limpieza de los parques, las alamedas y las aceras de su comunidad, que por lo general están repletos de basura. No saque desechos cuando no corresponde, pues van a dar al caño o a la calle.

Hable con sus vecinos y coordinen un plan general, de esa manera será más fácil hacer frente a la tragedia cuando ocurra o bien permitirá prevenirla. Busque la supervisión de las autoridades, que saben cómo, cuándo y dónde reaccionar en el momento en que las lluvias apremian.

No espere, sea un ciudadano activo y positivo por su bien, el de su familia y el de su comunidad.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Miércoles 16 Septiembre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA