Jueves 29, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

Endeudamiento precariza la economía costarricense

Ante actual crisis, según Contraloría

Gerardo Corrales / Economista

El constante y alto crecimiento de la deuda estatal coloca a Costa Rica en una situación crítica y vulnerable para enfrentar la crisis económica global debido a la pandemia, según un estudio de la Contraloría General de la República.

“Los serios niveles de déficit y endeudamiento que el país alcanza en estos años incrementan el grado de vulnerabilidad al que estamos sujetos en un contexto económico internacional también desfavorable”, se lee en el documento de análisis.

De acuerdo con el ente contralor, de cara a la aprobación del presupuesto nacional se debe establecer una serie de ajustes estructurales para dar mayor estabilidad.

“Realizar los ajustes estructurales que nos lleven a la búsqueda de la senda de la sostenibilidad y la eficiencia es imperativo para dar credibilidad y confianza y proteger el bienestar ciudadano de esta y las próximas generaciones”, añade.

Precisamente el gasto en intereses a este año supera los ¢1,6 billones, sin embargo el plan de gastos para el ejercicio económico de 2021 indica que ese gasto será de ¢1,8 billones; es decir, casi un 6% del Producto Interno Bruto (PIB).

 

DE PICADA

 

La caída en los ingresos profundizó el aumento del déficit primario; es decir, la diferencia entre los gastos corrientes del Estado y la recaudación de impuestos, el cual hasta julio era de ¢1.157.704 millones.

“Dado que los ingresos tardarán en recuperarse, es fundamental el control del gasto primario y del gasto de intereses, conforme a una estrategia de financiamiento apropiada”, explica la Contraloría.

El gasto primario, es decir, los desembolsos del sector públicos sin tomar en cuenta los intereses, comisiones y otros pagos por deuda, corresponde a ¢6.255.887 millones, mientras que los ingresos se contabilizaban en ¢5.089.182 millones hasta julio de este año.

“Es perentorio que el país recobre el sano financiamiento del gasto corriente y evite el recurso de la deuda en forma prácticamente ilimitada, como ha estado ocurriendo, a pesar de los esfuerzos realizados”, recomienda el ente dirigido por la contralora Marta Acosta.

Sin embargo se prevé una mejora de cerca del 8% en la recaudación del próximo año, en comparación con el presupuesto original de 2020. Si se compara con el peor escenario pandémico, la mejora puede ascender hasta un 19,8%, así lo explica el economista Gerardo Corrales.

“Lo que se puede ver es que va a haber una recuperación de ingresos debido a que se estima una mejora en la recaudación, producto del aumento en la actividad comercial”, aseguró.

La Contraloría comprende la necesidad del financiamiento en momentos de crisis, pero advierte que esta medida debe tomarse solo de forma temporal para que el financiamiento del presupuesto nacional sea equilibrado.

“Es importante que se haga una reingeniería de esa deuda porque la mayoría es interna y un porcentaje importante está en manos del sector público, entonces no tiene sentido que las mismas entidades pongan contra la pared”, agregó el experto.

 

ÓRGANOS DESCONCENTRADOS

 

El ente contralor destaca que para el presupuesto nacional se incorpore a los órganos desconcentrados, aquellas instituciones del Estado que no tienen autonomía y están sujetas a una dependencia.

“Los resultados de esta integración se esperan en una gestión más eficiente del proceso de control presupuestario y una mayor capacidad del Poder Legislativo para incidir de una manera más directa y oportuna en aspectos como la priorización de metas, la programación del trabajo y el uso eficiente de los recursos, entre otros”, analiza la Contraloría.

También hace un llamado a que si la estrategia funciona, en un mediano plazo habría ahorros en las áreas administrativas y operativas, así como mejoras en la eficiencia de los servicios que brindan estos órganos.

El presupuesto nacional para el ejercicio económico 2021 asciende a ¢11.448.570 millones; es decir, casi un 31,9% del PIB. De ese total se estima que ¢5.158.719 millones sean por ingresos tributarios y ¢6.282.965 provengan de fuentes de financiamiento.

 

Gerardo Corrales / Economista

“La presión que ejerce el gobierno, dado que los ingresos corrientes solo cubren el 45% del total de gastos, hace que piense en más impuestos y que la gente tenga menos flujo de caja. Si la Asamblea no aprueba el paquete de créditos externos, el gobierno tendría que venir al mercado interno a financiarse y subirían las tasas de interés de los préstamos, resintiéndolo aún más las familias costarricenses”.

 

PERIODISTA: Mario Taboada

EMAIL: [email protected]oextra.com

Miércoles 16 Septiembre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA