Domingo 24, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

El país merece un diálogo social transparente

Mons. José Rafael Quirós

Como si fuera poco, a la gran preocupación por las graves consecuencias de la pandemia del Covid-19 en nuestro país, en particular, por la muerte de contagiados y el inmenso dolor que experimentan sus familias, la eventual saturación de los servicios hospitalarios, la creciente tasa de desempleo y el oscuro panorama económico que enfrentamos, debemos sumar las fracturas sociales que requieren de un serio proceso de sanación.

No es el momento de dinamitar puentes, ni de atrincherarse en ideologías, tampoco de abonar al recurso de la descalificación mutua que, hasta hoy, solo ha servido para bloquear medios y relegar iniciativas que podrían favorecer la paz y la justicia social.

Cuando las circunstancias desafían la convivencia armónica y hasta nuestro Estado de derecho, es necesario que la totalidad de los actores, por encima de los enfrentamientos mezquinos o los cálculos políticos o electoralistas, mediante el diálogo nacional, responsable, sincero y transparente, diseñen medidas que se encaminen a enfrentar la crítica situación que nos aflige teniendo como meta la búsqueda del bien común.

Por ello, como expresamos los obispos, al final de nuestra reciente Asamblea Ordinaria: “Se hace necesaria, pues, la apertura extraordinaria de una ‘mesa de concertación’ dispuesta a dialogar y confrontar posibles soluciones.” 

No podemos ignorar que, en estos últimos tiempos, los costarricenses demostramos tener poca capacidad para unir esfuerzos en torno a un proyecto común, excepto por la agilidad en la aprobación de determinadas agendas políticas al interno de la Asamblea Legislativa. 

Debemos superar las políticas centradas en la contingencia y la imposición de lecturas parciales de la realidad, pues, como recordaba mi predecesor, Monseñor Hugo Barrantes, en su homilía del 2 de agosto de 2005: “Existen varias Costa Rica. Una, impenetrable, de grandes mansiones y lujo, de personas que viven casi como en otro mundo. Otra, la de gente sencilla, accesible, con raíz y estirpe campesina, gente pobre pero dispuesta siempre a colaborar. Hay aún otra Costa Rica, la que vive en precarios, en cuevas, hacinada, sumida en la extrema pobreza, excluida de los bienes y servicios que el país ha logrado; esta es la Costa Rica desconocida; es la OTRA COSTA RICA”.

Aunque muchos y diversos actores estén dispuestos a ese diálogo constructivo, el Gobierno de la República debe dar señales claras de escucha, reflexión y pasos efectivos a partir de una agenda consensuada y un itinerario social que, con visión de país, se encamine a hacer frente a estos grandes y legítimos temas de fondo en aras del bien común. Creo que hay compatriotas con mucho conocimiento, capacidad y visión, que estarían dispuestos a colaborar en el diseño del camino a recorrer.

Pido al Señor que anime las voluntades para que se deponga toda actitud egoísta y se honre el diálogo para suscitar medidas sustantivas que eviten un estallido social en este pueblo, tradicionalmente amante de la paz.

PERIODISTA:

EMAIL:

Lunes 24 Agosto, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA