Miércoles 23, Septiembre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

¿Conoce el síndrome del marido jubilado?

Es más común de lo que cree

  • Las probabilidades son mayores si no tienen actividades para invertir el tiempo

  • Esto afecta sobre todo a las esposas, que sufren las consecuencias de la desocupación de sus maridos

El síndrome del marido retirado o jubilado es una enfermedad psicosomática asociada con el estrés y la depresión en que una mujer de manera progresiva muestra signos de enfermedad física y cuadros depresivos mientras su esposo se aproxima al retiro laboral o está en la jubilación.
Este síndrome fue reconocido oficialmente en 1991, en Japón. Se estima que hasta el 60% de la población japonesa femenina de la tercera edad padece este extraño síndrome, sin embargo Latinoamérica no se escapa.
Según el Diario el País, los expertos advierten de que el síndrome puede dispararse en varias partes del mundo, aunque ni siquiera sepan por qué lo padecen. Los japoneses presumen de ser los más longevos de la Tierra, pero los hombres de más edad se aferran a la idea de que sus mujeres son criadas a su servicio, por lo que muchas de ellas consideran esa longevidad más una maldición que una fortuna.
El miedo a los maridos que vuelven a casa para quedarse se ha convertido en un tema de moda en Japón. Las librerías están abarrotadas de manuales de autoayuda para las mujeres mayores que intentan salir adelante con unos maridos convertidos en sodaigomi, “basura que estorba”.
En 1984, un investigador estadounidense llamado Charles Johnson recolectó diversos testimonios que evidenciaban la presencia de este síndrome, y describió los síntomas generados, como estrés, dolor de cabeza, palpitaciones e insomnio.
Entre los testimonios, los que coincidían siempre, eran: ‘Me estoy volviendo loca’, ‘Quiero gritar’, ‘Anda todo el día detrás mío,’ ‘Estoy nerviosa’, y ‘No puedo dormir’.
“Es muy normal que al cerrar diferentes etapas de la vida pueda verse afectado emocional y psicológicamente cualquier ser humano. Pero al llegar a la etapa de jubilación se acumulan sentimientos e ideas como “ya no sirvo para nada”, “estoy viejo”, “no sé qué hacer” por eso es fundamental antes de caer en una depresión buscar actividades para invertir el tiempo libre”, explicó Julio Elizondo, psicoanalista.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Sábado 08 Agosto, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA