Viernes 14, Agosto 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Dar palos de ciego

Alan Alberto Escalante Sánchez*

El reciente plan de medidas para el mes de agosto, presentado por el Gobierno de la República el pasado 29 de agosto, nos vuelve a generar interrogantes a los ciudadanos respecto al rumbo económico del país. Rescato los esfuerzos del Ministerio de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social por disminuir el impacto de la pandemia pero la salud pública debe ir de la mano con una reactivación económica bien pensada, ambas deben ser directamente proporcionales, nunca una en detrimento de otra, ya que necesitamos trabajadores saludables para hacer crecer la economía y necesitamos una economía saludable para contratar más trabajadores.

El plan de impulsar dos aperturas, una del 1° al 9 y otra del 22 al 30 combinado con una fase de cierre del 10 al día 21 denota una visión de muy corto plazo, por no llamarla como nuestros abuelos, “pa’ salir del paso”. El equipo económico del Gobierno pudo haber sacado provecho y recuperar credibilidad económica si hubiera preparado un proyecto por lo menos para los siguientes tres meses calendario.

Los números del Ministerio de Hacienda indican que durante 2019 agosto fue uno de los mejores tres meses en ingresos tributarios con una variación interanual de 20,5% y solo detrás de enero y octubre. La oportunidad de haberle vuelto a dar pulso económico al país se perdió. Este año nadie podrá “hacer su agosto” como ha sido la regla en esta época. Esta intermitencia entre aperturas y cierres no permite tener seguridad ni confianza a los empresarios y sigue generando incertidumbre entre la fuerza laboral activa que con probabilidad estén pensando en la prolongación de sus recortes de jornada y la gran cantidad de trabajadores desempleados o caídos en informalidad que ven aún más lejana la opción de emplearse.

Ganarse la posibilidad de seguir abiertos no es algo negociable. Es aplicar el sentido común puro y dejar de lado las teorías de los libros para aplicar lo práctico. ¿Cuál es el fundamento científico para definir qué es y no esencial para declarar un cierre? Un paciente que está en recuperación y que está saliendo del hospital necesita prioritariamente una silla de ruedas quizá o una muleta para desplazarse. Las necesidades esenciales cambian en función del contexto de la persona, razón que fundamenta la libre elección en una economía abierta.

Algunos grupos sociales han comenzado a externar sus preocupaciones y a alzar la voz. Pero no veo aún acción de otras entidades que deberían velar por que se garantice el dinamismo económico y laboral bajo el marco sanitario establecido por las autoridades. Mientras no se constriña la relación salud y economía, seguiremos dando palos de ciego cada mes. Urge una visión de mediano y largo plazo, urge escuchar a todos los sectores y de una vez por todas sacar la mejor versión país que podamos.

 

*Periodista

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 01 Agosto, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA