Sábado 15, Agosto 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“Los bancos están desangrando a la gente”

Neftalí Fernández Morales:

  • Neftalí Fernández Morales, director de la Defensoría del Deudor; conversó con Iary Gómez Quesada, gerente general de Grupo Extra

  • Si no ha llegado a los tribunales, nosotros buscamos la fórmula para establecer un arreglo con el acreedor

  • La usura ha venido operando desde siempre en nuestro sistema, es decir a los deudores ahora se les llama para que se acerquen a los acreedores y pueden ser objeto de trampas

Neftalí Fernández Morales, abogado, notario y director de la empresa privada Defensoría del Deudor, visitó DIARIO EXTRA para dar a conocer la labor que desarrollan en protección de los deudores frente a la usura. También se refirió a los cambios que conlleva la modificación a la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, más conocida como la Ley de Usura.

Fernández conversó con Iary Gómez Quesada, gerente general del Grupo Extra.

 

¿Cómo nace la Defensoría del Deudor?

- Nació hace 34 años como una estrategia para defender a los deudores. 

¿Qué planes tienen ahora?

- Estamos conformando con México, República Dominicana, Panamá y Argentina, la Defensoría del Deudor Internacional. Estamos terminando de consolidar esa estructura.

¿Cuál es la idea?

- Ayudar a la gente. Lo que pasa en Costa Rica es un reflejo de lo que sucede en el mundo. Es importante determinar como las experiencias de México pueden ayudarnos con lo que se está dando con los bancos. Ellos vivieron algo similar.

¿Cualquier persona puede acudir a la Defendería del Deudor?

- El fuerte de la empresa es la parte legal, pero también tenemos una parte financiera y de bienes raíces. Por ejemplo, si una persona tiene una situación de agobio, se le puede generar una estructura financiera que le ayude a evolucionar.

¿En el caso de la estructura de bienes raíces?

- Es para aquellas personas que están en una situación de cobro judicial, ya sea una venta de la propiedad o buscar alguna negociación.

¿Cómo funciona el departamento legal de la empresa?

- Lo que hacemos es un estudio de los casos que nos llegan, sea antes de que haya un cobro judicial, que en esa parte de México lleva mucho recorrido. También hacemos la parte choque. Por ejemplo, el caso de una persona que le estén embargando el salario por una tarjeta de crédito, le van a quitar el carro por una prenda, o la casa por una hipoteca, entonces nosotros abordamos el tema.

¿Cómo se aborda?

- Si no ha llegado a los tribunales, nosotros buscamos la fórmula para establecer un arreglo con el acreedor. Algo importante es que, en el caso nuestro, los bancos y los jueces ya nos conocen, o sea saben que nosotros hacemos algo serio y muy formal, es decir no hacemos prácticas dilatorias.

¿Cómo se le explica a la gente ese concepto?

- Es decir, nosotros no atrasamos los procesos, sino que conocemos todos los derechos que tienen los deudores. Nosotros los hemos analizado, estudiado, porque lamentablemente el enfoque que le da el país en beneficio a gente que tiene dinero, es para proteger a los bancos y a los acreedores. Entonces la ley viene dándole más y más beneficios a los acreedores.

¿Cuál es el escenario al que ustedes se enfrentan?

- En 1994 se promulgó la Ley de la competencia y defensa efectiva del consumidor, pero esa ley fue un saludo a la bandera, porque habla de las cláusulas abusivas, que no permiten que una parte se abuse de la otra, pero no hay ninguna sanción. Entonces los bancos seguían haciendo lo que querían y no se marcó la cancha correctamente. En lo que tiene que ver específicamente con las tarjetas de crédito, se decía que las cláusulas abusivas no se ponen, pero como no había una sanción, los acreedores ponían intereses de hasta el 60%, entonces sobre una deuda de ¢20 millones, al año se podían pagar hasta ¢12 millones en intereses, si eso se le suma los cobros que hacen por gestión administrativa, las deudas son impagables.

¿Cambió el panorama con la conocida Ley contra la Usura?

- Sí, ahora, en el mes de junio viene una reforma a esa ley, que es una enmienda y nos establece ahora sí las reglas del juego con relación a los intereses. Entonces modifica esa posición ilimitada de cobrar intereses. La ley establece fórmula que fija el Banco Central para que los intereses no excedan. Hoy está en un 38 %.

¿Cómo se le puede explicar eso a la gente?

- Hoy sí una persona suscribe un documento con un banco sobre una tarjeta de crédito no le pueden cobrar en intereses arriba de ese 38 %, cuando anteriormente le podían cobrar hasta un 60 %.

¿Qué otros beneficios se establecieron para los deudores?

- Otro límite que se establece es que antes si usted se atrasaba lo llamaban por teléfono, le mandaban correos, eso tenía un cargo adicional al monto que usted tenía que pagar, que era excesivo. Una llamada podía costar $10 o más, entonces si se sumaba los intereses que se cobraban, más los gastos administrativos, le daba a algunos bancos y algunas empresas la capacidad para mantener cientos de empleados y para además tener una ganancia adicional, no solamente con el monto del incremento del interés, sino también con el incremento de los gastos administrativos.

¿Por eso algunas deudas eran impagables?

- Sí, porque era demasiado dinero, de tal manera que las personas no logran pagar sus deudas nunca, porque sus deudas se les está sumando los intereses sobre intereses sobre intereses y gastos, entonces la gente cree que está pagando, que está abonando, pero en realidad no lo está haciendo, simplemente es pagar los intereses moratorios o los intereses corrientes y los gastos administrativos. Muchos creen que están pagando la tarjeta de crédito, pero nunca la logra pagar. En palabras sencillas, los bancos estaban y algunos aún están desangrando a los deudores.

¿Qué debe tomar en cuenta ahora la gente?

-Con los cambios hay muchas cuentas pendientes de tarjetas de créditos que puede que se vayan a perder los acreedores, porque muchos bancos no las van a recuperar, entonces cómo las van a recuperar, los van a llamar para que se acerquen a la entidad para buscar un arreglo con las personas. Hay que tener cuidado.

¿Por qué?

-La mayoría de esas cuentas están prescritas, sea en cuanto a los intereses o el principal.

Entonces, ¿cómo recuperarían ese dinero?

-Les pueden tender una trampa. Hoy con la entrada en vigor de esta ley se reconoce públicamente esta práctica como ilegal, viene a darle fuerza y ejecutar una conducta vieja que regula el Código Penal en su artículo 243. La usura ha venido operando desde siempre en nuestro sistema, es decir a los deudores ahora se les llama para que se acerquen a los acreedores y pueden ser objeto de trampas para que, mediante pagos, arreglos de pago, firma de documentos o mediante notario público les notifiquen y con ello se interrumpa la prescripción de los intereses, incluso del principal. Antes los deudores trataban de hacer arreglos y ni siquiera los atendían, ahora se invierten los papeles.

Pero ¿cómo son esas trampas?

- Ya se están generando dos trampas puntales: la primera invitando a los deudores para que se acerquen a los Juzgados de Cobro Judicial, supuestamente para hacer arreglos lo cual no solo es ilegal, sino que además imposible, pero igualmente, la falta de asesoría de las personas colmó de deudores a los juzgados gasta que se pronunciaron por los medios para indicar que no deben de acudir a ese llamado falso, malintencionado.

¿Cuál es la otra trampa?

- La otra trampa puede ser acercarse a los acreedores (bancos, mutuales, cooperativas, financieras, prestamistas) sin una asesoría legal adecuada, porque los deudores podrían estar reconociendo o pagando deudas que legalmente no tienen que pagar, porque están prescritas. Con la entrada en vigencia de la ley los acreedores están desesperados viendo como recogen algo de lo que saben pueden perder, pero ahora todos sabemos que no se deben pagar porque esas cuentas se sustentan en cláusulas abusivas e intereses de usura.

Algún ejemplo de cláusulas abusivas…

- Por ejemplo, algunos acreedores establecían que podían tomar posesión del inmueble en caso de estar desocupado, o el compromiso de no vender o alquilar la propiedad. También multas por no actualizar la información o autorización de hacerle cobros administrativos por teléfono, por correo y otros.

¿Qué dice la nueva ley sobre esto?

- Establece un tope por gestión de cobranza administrativa, cobro después de día 5, cobro solo una vez al mes.

Y si persiste, ¿qué se puede hacer?

- Si se trata de una cláusula abusiva correspondiente a servicios de telecomunicaciones, el asunto debe de presentarse directamente ante la Sutel. Para la anulación de una cláusula abusiva propiamente en sí, la misma debe tramitarse en la vía judicial. Se debe interponer una demanda de nulidad de la cláusula o de las cláusulas abusivas del contrato. La nulidad la determinarán los tribunales ordinarios de acuerdo con la legislación existente.

¿Qué pasa con las compras que se hagan ahora, aunque sea de tarjetas que se emitieron antes de la ley de usura?

- En nuestro criterio las compras que se realicen por medio de tarjetas de crédito deben de cancelar los intereses que regula esta ley de usura, los actuales, independientemente de la fecha en que se haya firmado el contrato, pues cada compra constituye un nuevo crédito, de tal manera que las empresas que otorgan este tipo de créditos tienen que hacer el esfuerzo importante en readecuar todos los créditos nuevos, que son cada compra que se efectúe con una tarjeta de crédito. Obvio que los nuevos contratos se rigen definitivamente por la nueva regulación, un poco más justa.

¿Qué opina de la opción de los microcréditos?

-Esta puede ser una solución para los acreedores, pero nunca una carga para los deudores, a los cuales ahora se les va a negar los créditos ordinarios para darles microcréditos con intereses del 53,18 % en colones y 42.99 en dólares. O sea, las entidades financieras pueden seguir aprovechándose de la necesidad de los deudores aprobándoles y otorgándoles estos créditos con un tipo de interés que, aunque sea legal, es de usura. Recordemos que las personas que van a pretender estos microcréditos serán las mismas personas de escasos recursos que no tienen acceso a otros créditos, pero estos intereses sin duda les podrán nuevamente en disyuntiva de pagar o comer. En nuestro modesto criterio esta tasa de interés de alguna manera confabula con los acreedores, para que sigan su negocio.

¿Dónde lo puede localizar la gente que tiene problemas con las deudas?

- Pueden contactarnos a nuestros teléfonos 2234-2356, 2234-2998, al WhatsApp 6401-5672 al Facebook Defensoría del Deudor o en nuestras oficinas en Zapote detrás del Colegio de Abogados de Costa Rica.

PERIODISTA: Marco Antonio González

CRÉDITOS: Foto: Mauricio Aguilar

EMAIL: [email protected]

Lunes 13 Julio, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA