Viernes 25, Septiembre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Mitos del contagio sexual

Conozca más sobre las ETS

  • Las enfermedades de transmisión sexual no tienen necesariamente relación con la higiene.

  • El ciclo menstrual tampoco favorece una infección.

La sexualidad ha sido practicada y entendida de modo muy distinto por hombres y mujeres a lo largo de la historia de la humanidad.
Quizá se trate de la actividad humana que más condicionantes, tabúes y normas ha generado en todas las épocas, pero lo cierto es que, independientemente de la cantidad de males y castigos en torno a la práctica del sexo, el contacto físico tan íntimo en el que se desarrolla puede ser una vía segura de transmisión de enfermedades en caso de no ejercerse con la debida inteligencia y responsabilidad.
Aun así, no podemos negar que también existen numerosos mitos relacionados con la sexualidad y con el contagio de enfermedades por esta vía. Los hay muy arraigados y muy novedosos.
Uno de los más extendidos es pensar que solo son enfermedades de transmisión sexual (ETS) las infecciones típicas que producen lesiones genitales evidentes (herpes, gonorrea, sífilis, infecciones por hongos...), lo cual no es del todo cierto.
Médicamente hablando, también se consideran ETS muchos padecimientos que, no teniendo una repercusión exclusiva sobre los genitales externos, tienen en la vía sexual una forma principal de contagio. En este caso se encuentran por ejemplo el sida, la hepatitis B o el cáncer de cérvix, tumor maligno del cuello uterino que se ha asociado de modo claro con la infección por determinados tipos de virus del papiloma humano (VPH). Este tipo de patógeno se ha relacionado también con el cáncer de vagina, vulva y pene.
Otro mito también muy corriente es pensar que las ETS solo se pueden adquirir por contacto con personas poco higiénicas, de estrato social bajo o que ejercen la prostitución. Si bien es cierto en estas poblaciones es más probable que existan enfermedades por sus malos hábitos de vida y el escaso cuidado de su salud o la gran exposición a riesgos de contagio, más cierto aún lo es el hecho de que pueden ser portadas por cualquier tipo de persona, con aspecto perfectamente sano y sin ninguna señal aparente.

DIVERSAS MANIFESTACIONES

Algunas de las enfermedades consideradas de transmisión sexual no se manifiestan del mismo modo en cada sexo ni en cada persona, de tal manera que el germen puede estar presente en alguien asintomático, sin ninguna lesión genital ni de otro tipo, y mostrarse con toda su virulencia en la pareja infectada.
Existen más mitos como el de pensar que las enfermedades venéreas solo se contagian cuando existe el coito vaginal. No obstante, la gonorrea, por ejemplo, es un tipo de infección que puede producir típicamente una faringitis exudativa y bastante dolorosa en las personas que practican sexo oral con otras que estén infectadas genitalmente por esta bacteria (gonococo).
También existe el ejemplo de los condilomas acuminados perianales, lesiones que se producen alrededor del ano por acción del papiloma virus debido a la penetración anal por parte de una persona portadora del virus en el pene.
Un mito más, bastante arraigado, es aquel que da por hecho que una persona con lesiones cutáneas de cualquier tipo, sobre todo si se ubican en la región genital, es foco probable de contagio de enfermedades. Existen muchas enfermedades de la piel que pueden dar lesiones muy llamativas (psoriasis, eccema, urticaria, etc.) que no son contagiosas y por tanto no se transmiten a otras personas por ninguna vía, y menos aún por el contacto sexual.
Hay muchos más mitos o creencias populares que vinculan el riesgo de contagio sexual a determinados hábitos alimentarios o circunstancias de diverso tipo, como aquel que dice que la menstruación favorece la infección y el contagio genital u otros.
Nada de ello tiene fundamento lógico alguno y afortunadamente dicho tipo de creencia tiende a ir desapareciendo a medida que las personas van adquiriendo una mayor y mejor información sobre la sexualidad y la salud.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 09 Julio, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA