Sábado 08, Agosto 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Brazaletes de nuevo proveedor son vulnerables

1.700 privados de libertad podrían quedar sin monitoreo

  • El equipo de DIARIO EXTRA hizo la prueba de cortar el brazalete brasileño con una tijera convencional, y cuando nos aprestábamos a solicitar lo mismo con el nuevo dispositivo, el técnico de ESPH confi

  • Daniel Vargas, encargado del proyecto por la ESPH, sostuvo que todos los dispositivos –incluidos los del nuevo proveedor- son vulnerables y pueden romperse

La tan esperada conferencia de prensa para hablar sobre el nuevo proveedor de la tecnología de monitoreo electrónico para el Ministerio de Justicia, dejó muchas dudas.

Lo que más llamó la atención fue la declaración de Daniel Vargas, encargado del proyecto de Brazaletes para la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), al señalar que cualquier dispositivo (tobillera), es vulnerable.

Vargas dio tal declaración luego que el Diario de más Venta en Costa Rica le consultó sobre la seguridad que tenía el nuevo dispositivo ofrecido por el nuevo proveedor, la empresa inglesa Buddi Limited.

 

DIARIO EXTRA CORTÓ BRAZALETE

 

Precisamente en el 2016 cuando comenzó el sistema de monitoreo electrónico con los dispositivos brasileños de Synergye, las constantes quejas eran que la faja del brazalete era tan endeble que hasta con una tijera sin puntas de las que usa un niño de kínder la podía cortar.

Por ello pasaron a los actuales brazaletes suizos de la empresa Geosatis, que son distribuidos en el país por el Grupo CESA, los cuales son más robustos y al privado de libertad le es mucho más difícil de cortar.

Nuestro equipo periodístico llevó unas tijeras para comprobar si efectivamente la nueva tobillera no se cortaba tan fácilmente como lo demostramos con el dispositivo brasileño.

Pero no fue necesario cortar el brazalete de Buddi, pues Vargas adelantó que cualquier dispositivo era vulnerable.

Al parecer, lejos de avanzar en ese punto, las autoridades de la cartera de Justicia y su proveedor la ESPH retrocedieron al contratar los brazaletes de Buddi Limited, pues en palabras propias de Vargas, todas las tobilleras, incluidas las del proveedor inglés que arranca operaciones a partir de la medianoche de este domingo, son vulnerables y los 1.700 reos que se encuentran en el sistema de monitoreo las pueden romper.

“Lo que quiero aclarar y la experiencia nos ha permitido aprender, es que cualquier dispositivo puede llegar a ser vulnerado de una u otra forma”, sentenció Vargas.

 

OFICIO YA LO ADVERTÍA

 

El Periódico del Pueblo tuvo acceso al oficio DG-ME-708-2017, del 23 de agosto del 2017, del exjefe de la Unidad de Monitoreo del Ministerio de Justicia y Paz, Manuel Delgado, dirigido a don Edgar Allan Benavides, gerente general de la ESPH donde le manifiesta, la necesidad de un cambio en el dispositivo, entonces a cargo de la empresa brasileña, por uno de mayor robustez para evitar que lo corten los privados de libertad.     

“…solicitamos un dispositivo que ofrezca más y mejores condiciones de resistencia, mejor comunicación entre operadoras, un mecanismo de apertura más resistente, con soporte a fuerzas superiores a 120 kg, el cual no pueda cortarse con tijeras o cuchillo convencional y de ocurrir el desprendimiento del cuerpo de la persona monitoreada la robustez permita poder analizar si es debido a un mal uso intencional del beneficiario…” consigna el oficio.

Desde entonces se advertía de las carencias, por eso cambiaron a los brazaletes de la empresa suiza Geosatis que cumplía con todas las características solicitadas. No obstante, en la presentación que hacen este viernes Justicia y Paz y la ESPH, en nada avanzó la escogencia del hardware si las mismas palabras de Daniel Vargas descalifican el producto que compraron y los devuelve como si se tratara de los brazaletes brasileños que se cortaban fácilmente

 

PRECIO MÁS BARATO

 

Otro punto que dejó una estela de duda es el precio cotizado por la empresa ESPH que, según la ministra, les permite un ahorro de poco más de ¢1.500 millones, ya que cabe señalar que el actual brazalete cuesta $17 (precio por día), contra $12,5 que cuesta el ofrecido por Buddi a ESPH, explicó la ministra Salazar.

“Trabajamos por la seguridad de los ciudadanos, y también queremos decirle al país que esta mejora por su seguridad es equivalente a una mejora en las finanzas, es equivalente a un ahorro que le estamos ofreciendo al país a los usos alternativos que tengamos de todos esos recursos”, adujo.

William Villalobos, abogado de la ESPH, advirtió que ellos presentaron un estudio de mercado al Ministerio de Justicia y Paz el 23 de enero del 2020, donde se presentaban las ventajas del proveedor inglés, entre ellas el mejor precio cotizado entre las empresas estudiadas.

Pero una vez más DIARIO EXTRA tuvo acceso a los papelitos que mejor hablan, donde el 13 de enero del 2020, el Grupo CESA a través de su gerente general, Juan David Rothe le hizo llegar a Johann Montero y Daniel Vargas, director de Tecnologías y encargado del proyecto de tobilleras de la ESPH, respectivamente, una mejor oferta económica, más barata que la presentada por Buddi a la ESPH, nótese que 10 días antes que Villalobos presentara el estudio hecho por la ESPH a Justicia, pero pese al mejor precio ofrecido por CESA, Villalobos no aceptó la oferta.

En el documento de la propuesta de CESA se recalca, “adicionalmente podemos aplicar una reducción proporcional precio/día por el uso de los dispositivos manteniendo el margen de distribución entre las partes, que actualmente están en un 80% / 20% y los precios están por debajo de los 12 dólares.    

Incluso CESA le dijo a la ESPH que escogiera el precio que deseaban, pero el abogado se negó, al argumentar que no era la ESPH la que debía poner el precio, sino el oferente, Grupo CESA.

“…yo como oferente no le puedo decir a la administración ponga el precio que usted quiera y ese precio yo lo acepto, así no se juega, cuando todas las demás empresas estaban determinando un precio cierto y estructurado”, replicó Villalobos.

Mientras que la titular de Justicia salió al paso contradiciendo que al final no fue el precio el que influyó, sino la mejora tecnológica, como si la plata de los costarricenses no contara.

“Esa empresa que usted menciona (CESA) no cumplió con los requisitos técnicos, entonces al final de cuenta lo que le interesaba a la administración era la mejora tecnológica, no la mejora económica per se, nosotros pedimos una mejora tecnológica y eso fue lo que valuó la ESPH y eso fue lo que avaló la Unidad de Monitoreo Electrónico del Ministerio”, explicó la ministra.

ESTUDIO DE MERCADO

 

Igualmente quedó la incertidumbre en el aire si el mencionado estudio de mercado hecho por ESPH para la escogencia del proveedor, efectivamente fue contrastado por los técnicos de Justicia y Paz, ya que tantas inconsistencias hacen creer que esto no fue así y solo se limitaron a avalar lo que presentó la empresa herediana.

Por tal motivo le solicitamos a la ministra Salazar dicho estudio y mencionó que la fecha de entrega fue el 30 de enero del 2020, pero tras nuestra insistencia para que nos lo hiciera llegar y corroborar que este existe, cambió el rumbo del tema y salió con que al haber hechos confidenciales de las partes debía consultarle al departamento legal.

“Ministra: Vea, tiene fecha 30 de enero para su información

Periodista: me lo podría facilitar

Ministra: si es información confidencial no podría, voy a preguntar a ver si es algo que yo pudiera compartir, pero le puedo asegurar que yo lo tengo aquí y tiene fecha 30 de enero”, advirtió la jerarca.

Nuevamente este medio de comunicación tuvo acceso a un documento fechado 30 de enero de los corrientes donde la Msc. Rebeca Herrera Padilla, jefa de la Unidad de Monitoreo, menciona a la exministra Marcia González haber revisado los documentos del estudio técnico enviados por Daniel Vargas de la ESPH, más nunca revela que los contrastó contra el estudio técnico realizado por ellos desde el Ministerio de Justicia y Paz.

Por ahora CESA dejara de operar el sábado a las 11:59 minutos de la noche, para que Buddi asuma como proveedor de los brazaletes de la ESPH, durante los próximos 8 meses mientras el Ministerio de Justicia y Paz lanza la licitación internacional que no dijo cuando vera la luz pública.

PERIODISTA: Alexander Méndez

CRÉDITOS: Fotos: David Barrantes

EMAIL: [email protected]

Sábado 23 Mayo, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA