Lunes 13, Julio 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Es hora de facilitar la producción, no de impuestos a las empresas

Miguel Ángel Rodríguez E.* / Alternativas

A la par del grave problema sanitario sufrimos un verdadero terremoto económico. Por eso debemos proteger nuestro aparato productivo. Debemos actuar hoy de manera que mañana la producción, el empleo y los ingresos de las familias se puedan recuperar con la mayor rapidez posible. 

El cataclismo económico que se nos presenta es de magnitud inusual por la muy precaria situación fiscal, el alto endeudamiento público, el muy lento crecimiento económico y los crecientes  alto desempleo e informalidad con los que arrancamos el año. Ello requiere un manejo muy cuidadoso de todas las acciones que ahora se toman, para evitar aún mayores costos sociales. Según las estimaciones del BCCR después del crecimiento proyectado para el año entrante, a finales de 2021 tendríamos un PIB per cápita menor en 3,4% al del año pasado.

Tengo claro el orden de las prioridades, primero salud y vida, luego asistencia a las familias con mayores necesidades, y en tercer lugar desde ya prever y actuar en favor de la reconstrucción de la economía. Pero no por ocupar el tercer lugar se puede desatender este aspecto. Ello crearía gravísimas consecuencias sociales e incluso podría llegar a generar dificultades políticas y a enturbiar nuestra paz, haciendo aún más difícil la recuperación. 

Las políticas redistributivas se deben aplicar sobre los ingresos y el consumo de las personas físicas sin afectar negativamente la eficiente utilización de los recursos por el sistema productivo. Las empresas no son consumidores. En la muy grave contracción económica que vivimos es de justicia que todos participemos del empobrecimiento y que para ello se puedan redistribuir las cargas entre las personas afectando a quienes tenemos mayores ingresos. Pero no hay justificación alguna para afectar negativamente las posibilidades de producción. 

Más bien es necesario que el sistema crediticio sea lo más eficiente posible para movilizar recursos a las empresas que requerirán capital de trabajo e inversión física para aprovechar la apertura de las actividades productivas. Por eso es importante el anuncio de la Sra. Ministra de Planificación del programa de 900 mil millones de colones de créditos para que la liquidez del sistema bancario se utilice con esos fines. Y sería muy conveniente que se le diera apoyo a la idea de Edgar Robles de usar recursos del ROP mediante fideicomisos para financiar pequeñas y medianas empresas con garantía de la banca para el desarrollo. Esa garantía daría seguridad a los recursos que deben proveer sustento a las pensiones de los trabajadores. 

En la misma línea de promover la reincorporación a la producción de las empresas que por la epidemia han cerrado, sería muy conveniente que la reforma que se viene estudiando del ICE se ponga en práctica y se logre una importante reducción de las tarifas eléctricas para los sectores de manufacturas y servicios. Igualmente, es urgente facilitar la formalización de quienes trabajan por cuenta propia bajando los costos.

La eliminación de trámites y de trabas a la producción que hasta ahora no se ha concretado, adquiere mayor urgencia y es de esperar que ahora sí se materialicen.

Por nuestra muy frágil situación fiscal Costa Rica no ha podido, como lo han hecho otras naciones, dedicar recursos de la hacienda pública a apoyar empresas para limitar el aumento del desempleo. Por eso es aún más importante tener claro que no se deben poner nuevas cargas y la Planificación de la Ruta Económica Post Covid-19 anunciada por doña Pilar debe concretarse lo antes posible en medidas concretas.

Si los empresarios, los inversionistas y los ahorrantes no adquieren confianza en la reapertura del apartado productivo, no van a solicitar los créditos para relanzar sus operaciones. Para asegurar esa confianza hace falta de que se les convenza de que no solo para este año, sino principalmente para el entrante se contará con financiamiento para el déficit fiscal y el adecuado servicio puntual de la deuda, y se actuará sin pusilanimidad en realizar los cambios estructurales para ello necesarios.

 

*Expresidente de la República

PERIODISTA:

EMAIL:

Lunes 11 Mayo, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA