Lunes 01, Junio 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

¿Tendrá un lado amable el confinamiento?

Todos consideramos que estar encerrados es lo peor que nos podría suceder. 

Cuando se piensa en confinamiento involuntario las personas lo asocian con tratamientos crueles, cárceles, enfermedad terminal y muchas situaciones negativas. 

Para muestra, los significados de las palabras que se relacionan o son similares al confinamiento son: relegar, desterrar, encierro y reclusión.  

Esto es entendible, si bien el ser humano a veces pasa periodos recluido en su hogar, lo cierto es que casi nunca tiene una restricción absoluta para salir. 

Hay quienes disfrutan estar en la comodidad de la casa, pero una cosa es pasar unas horas o un par de días descansando y otra no poder asomar la nariz al exterior, para decirlo de alguna forma. 

Esto de la pandemia nos tiene a la mayor parte de los habitantes del mundo, cerca de 3 mil millones, según estimaciones hechas en medio de la crisis por organizaciones, gobiernos y expertos, con las puertas cerradas, con el núcleo familiar primario a poca distancia y en medio de la incertidumbre, pues el virus parece no detenerse. 

Pero este confinamiento no puede verse solo desde el punto de vista negativo, supone que, de esta emergencia, que ha tocado a la mayor parte de países, debe surgir una nueva sociedad. 

Es cierto que apenas en pocos meses esta generación que pudo entrar al 2020 verá el fuerte impacto que causa una enfermedad en la economía, el desplome empresarial, el desempleo abismal y con ello un disparo en los índices de pobreza. 

Pero hay quienes consideran que tras la tormenta vendrá la calma y habrá que alinearse, reinventarse y cambiar el chip de la sociedad material, física y dependiente. 

Las relaciones personales es lo primero que está variando y puede ser en ambas vías, hay quienes en medio del cautiverio tratan de buscar formas u estrategias para conciliar con aquellos que, aún siendo sus familiares, mantienen desacuerdos. 

Las técnicas de comunicación, la tolerancia y el respeto están resurgiendo, los valores tienen una nueva oportunidad de asomarse en una sociedad que parecía tan fría como un iceberg y tan distante como un satélite en la estratósfera. 

Claro, hay quienes no han podido llegar a esos puntos de encuentro, para nadie es un secreto que el confinamiento podría y es seguro, estar provocando más agresiones hacia adultos mayores, mujeres y niños. Ni qué decir de quienes ya no tienen trabajo y encima afrontan deudas que no han podido arreglar. 

Pero aún así, la mayor parte de los que están respirando el mismo aire en dos, tres o cuatro metros cuadrados han entendido el poder de un gracias, un abrazo o tan solo un rato de juegos, conversaciones amenas o de descanso. 

El Covid 19 abrió lo que faltaba de las ventanas del ciberespacio. El mundo quedó enlazado a un solo click, claro con los defectos de la tecnología, pero eso se irá saldando. 

Hay que ver la infinidad de aprendizaje tecnológico que este encierro ha traído, o aprendes para sobrevivir en este confinamiento que no sabremos cuando acaba o quedas incomunicado. 

Un hábito tarda en promedio 21 días en adquirirse y esto de usar plataformas digitales para seguir viviendo en cuanto al trabajo, intercambios comerciales, transacciones bancarias y hasta gobernar es un hecho que todos tenemos frente a los ojos. 

La naturaleza está dando las primeras señales de alivio, el ser humano está encerrado, el mundo de alguna forma se detuvo, pero con esto no se puede pensar siquiera en más muertes, ese drama es injustificable e irreparable. 

Las calles están vacías, las playas también, los ríos desolados, las montañas más verdes que nunca, la tierra descansa de las pisadas, las máquinas varadas y el aire es más limpio.

Las fábricas se detuvieron, los autos y los aviones también, hay menos emisiones contaminantes.  Hay quienes han mostrado que el cielo luce más azul, el agua de mares y lagos está más limpia. 

Como pocas veces en la historia de la humanidad, la inmensa mayoría de los animales está libre y mientras los humanos permanecemos en cautiverio. 

El resultado de este Covid 19 sobre el ambiente podría verse en este momento y en un futuro muy corto como positivo. Se habla de menos emisiones de gas invernadero, menos monóxido y dióxido de carbono en la atmósfera, menos basura derramada, pero para que el planeta revierta el daño causado en cientos de años, pasará un tanto igual o más, no basta con este virus y el claustro de algunos meses.

Es más, si no repensamos que sucederá cuando todos de nuevo estemos en libertad y esto sea solo un mal recuerdo, el efecto rebote de la pandemia será muy fuerte, habrá un impacto ambiental e interpersonal, aunado al golpe económico y político que podría ser devastador.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 26 Marzo, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA