Viernes 03, Abril 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

“Yo la amaba, creía que eran celos normales”

Marvin Brenes, sentenciado por femicidio, habló con DIARIO EXTRA:

  • El condenado a 50 años cárcel por matar a su esposa habló con El Periódico de Más Venta en Costa Rica

  • El privado de libertad asegura que su pecado fue jalarla y sacarla del baño

I PARTE

 

Marvin Alonso Brenes Oviedo, condenado a 50 años de prisión por asesinar a su esposa Andrea Fernández Vallejo el 29 de marzo del 2018, habló con DIARIO EXTRA en la cárcel de San Sebastián, donde aseguró que la muerte de su cónyuge es un misterio.

“Ha sido un proceso complicado por la presión de los medios, había pruebas que comprobaron que no era como ellos quisieron ver todo, tengo 19 meses de estar preso, 17 meses en Guápiles y dos en San Sebastián, donde estoy en preferencial. Estoy tranquilo, hago ejercicio, soy cercano a Dios, lo que me ayuda a tomarme una condena tan alta.

En Guápiles no estuve en un pabellón preferencial y permanecí en tres diferentes, la gente habla sin estar preso, siempre me cuidé para no delinquir, pero caí en una cárcel donde en un año tuve una riña a puñal con otro reo y por dicha no resulté herido y me arrollaron del pabellón”, recordó.

Brenes agregó que viene de una familia que ama la publicidad y asegura que nunca se metió en problemas.

“No me imaginé estar preso, antes trabajaba y ahora estoy en una prueba que Dios me da. En la cárcel Virilla no pude entrar, venía marcado y nunca supe el motivo. Desde el primer día lo vi como una pesadilla, he sido sincero con los que me han preguntado.

Los cuatro abogados que estuvieron conmigo me dijeron que fuera sincero, que me iban a ayudar. Sigo siendo inocente a pesar de que tengo una condena de 50 años encima, por presión de los medios mucha gente está presa siendo inocente, algunos periodistas se abrazaban con la familia de Andrea, sacan lo que les interesaba, nunca salió publicada la agresión que yo vivía”, recalcó.

 

AMOR EN ETAPAS

 

Brenes relata que conoció a Andrea en 2011 cuando estaba en quinto año del colegio y ella en sétimo.

“Me la presentaron y cuando me la topaba la saludaba, así fue la época del cole y cuando salí en el 2015 me la topé, empezamos hablar. La primera vez que fui a la casa de los papás fue una Navidad.

En el 2016 la presento a mis papás como mi novia, notaba que era celosa, empezó a controlarme el teléfono, si me escribía un mensaje y no le contestaba era un problema, me tenía controlada la hora en que llegaba a casa”, añadió.

Algo relajado y moviendo las manos, el recluso afirma que su suegra sabía cómo era Andrea y lo que le había pasado cuando niña.

“Me decía que tranquilo, que era inmadura, que con el tiempo se le iba a quitar. La primera agresión se dio porque no le di la contraseña del celular, no quería bajarse del carro, se enojó y me pegó una cachetada, me sentí mal y le dije que se bajara, duramos una semana sin hablar y la bloqueé de las redes sociales.

A las 10 p.m. me sonó el teléfono y era mi hermana, cuando contesté era Andrea para decirme que la disculpara. Yo la amaba con todo mi corazón, era hermosa, me encantaba, creía que los celos eran normales. Luego antes de cumplir un año de novios quedó embarazada”, recordó.

 

PLEITO EN LA BODA

 

Brenes, mientras se confesaba con DIARIO EXTRA era vigilado por un policía penitenciario, y tras recordar varios pasajes manifestó que el día de la boda tuvo un problema con la muchacha.

“Después que terminó la ceremonia una de sus amigas me pidió más repostería, le di y cuando se iba llegó Andrea, empezó a gritarme que si me gustaba ella, la suegra se metió y le dijo que no hiciera el papel en la boda. En la luna de miel pasamos cuatro días en la habitación porque si salíamos me decía que yo veía mujeres, preferí quedarme, todo lo pedíamos al cuarto.

Cuando me fui a vivir a la casa de ella fue un infierno, le mandó un audio a mi jefa y casi me despiden del trabajo, le dije a la mamá que me ayudara, como reaccionaba no era normal, estaba empeorando, me decía que esperara”, adujo.

Este privado de libertad, quien no se ve cumpliendo la totalidad de la condena, asegura que no aguantaba más.

“En abril 2017 salgo de la casa, me graba las conversaciones y yo no sabía, me decía que no podía dormir sin hacer el amor y me indisponía. Se me mandaba a arañarme y golpearme, se me tiraba encima, yo la agarraba las manos para detener el golpe y como era tan blanca le quedaba marcado, agarraba el teléfono, se tomaba fotos de las marcas. 

Me decía que se iba a cagar en mi vida, se golpeaba, hacía que lloraba y las mandaba al grupo de WhatsApp que tenía con sus amigas, se llamaba Maniaticas, me dio gracia”, rememoró.

 

“NACIMIENTO NOS UNIÓ”

 

Brenes dice que una vez iba para un partido de fútbol con Andrea y ella de pronto le dijo que no porque había mujeres.

“Estuve en el parto, fue la alegría más grande cuando nació la bebé, eso nos unió, nos acercamos y mientras los papás de Andrea no estaban en la casa iba a dormir con ellas. Cuando íbamos llegando a la casa vimos ese montón de gente, se veía una neblina de pura marihuana, yo consumía y Andrea también, pero cuando nació le bajamos por la bebé. La hermana tenía un fiestón.

Los problemas nunca dejaron de pasar, empezó a decirme que estaba gorda, que se veía fea, que tenía estrías, que viera la panza que le quedó, le dije que era lo que habíamos decidido”, puntualizó. 

El sentenciado reitera que su ex quería morirse, por lo cual les mencionó a los padres de Andrea que le buscaran un psicólogo.

“Me decían que no pasaba nada, pero el 25 de diciembre, por el que me metieron 25 años por la tentativa de femicidio, me dijo que me dejaba ver a la bebé, pero en la casa de ella, yo estaba donde mis abuelos y cuando llegué con los regalos me dijo que con cuál mujer andaba y los regalos los tiró al suelo.

La bebé estaba dormida, me dejó entrar, le di un beso y cuando me iba me dijo que era un mal padre, se montó al carro y no quería bajarse, me dijo que tenía que hablar, fuimos a la sala de la casa, cerró la puerta, me puso cara de loca y me mandó un derechazo, me tiró una patada por los testículos y se me tira encima”, expresó.

 

INVENTARON NOVELA

 

Brenes añade que la agarró para que no se fuera y con una imagen de la Santa Cena ella le pegó en la frente.

“El golpe me mareó, empezó a bajar sangre, llamé al 9-1-1, bajaron los suegros y me ven lleno de sangre. Andrea se agarra la muñeca y el papá me dice que era un irresponsable.

Cuando me voy llaman a Fuerza Pública y dijeron que la agarré del pelo, que la tiré al suelo, que la arrastré, que le arranqué las extensiones, que le pegué y en el hospital dice que presentaba únicamente enrojecimiento en las muñecas, no tiene marcas en el cuello”, recalcó. 

El recluso aduce que hicieron un precedente y señalaron que acostumbraba a agarrarla por el cuello, pero no hay nada reportado.

“Vamos a los Tribunales de Heredia, donde 2 meses después iba a estar preso por la muerte de Andrea, me dijo que intentó quitar la demanda, que no quería que me llevaran preso, me dijeron que la dejara porque me iba a poner tras las rejas. A pesar de eso le mencioné a mi mamá que iba a quitar la demanda, fui y pedí que la archivaran.

Sentada en la cama empezó a llorar, me dijo que el papá la violó a los 6 años, me enojé y le cuestioné cómo me decía eso hasta ahora, me duele. Siempre me decía que la mamá sabía, me pidió que no la abandonara, no quería estar más en la casa de la mamá”, afirmó.

El hombre amplía diciendo que al día siguiente se reunió con sus padres y les manifestó que se sentía como una basura.

“Buscamos un apartamento, una amiga de Andrea nos dijo que había una cabaña muy linda, por lo que fuimos a ver, dimos el enganche, el adelanto, nos pasamos y estuvimos 15 días.

Cuando estuvimos separados de diciembre a febrero me enredé con otra persona y reconozco el error, Andrea se dio cuenta. Le pedí perdón, le sugerí que empezáramos de cero, que no sacáramos nada en cara y me dijo que no podía sacarse eso de la cabeza”, indicó.

 

LE BOTÉ LA PUERTA

 

Este joven recuerda que cuando le expresó a su pareja que era más maduro que ella, la joven se enfureció y se puso triste.

“Podés imaginarte el fuego que desató, se me tiró encima mientras estaba sentado, caímos los dos al suelo, me arañó el cuello. Se levanta y coge 30 pastillas, un jarabe para la tos de la bebé, una caja de plaquitas para matar zancudos, se mete al cuarto y se encierra diciendo que se iba a matar. 

No podía abrir la puerta, le dije que abriera pero no quiso, me echo para atrás y le pegué una patada a la puerta, despedacé las venillas, estaba por tomarse las pastillas, le agarré todo, salí, boté las pastillas, llamé a la mamá y le conté lo sucedido”, relató.

Brenes apuntó que luego de cortar la llamada sintió un golpe seguido de un reclamo diciéndole que no metiera a sus padres en estos problemas.

“Me fui al cuarto a sacar a la bebé de la cuna, Andrea estaba en la puerta con una piedra, lo mío es como la novela la Rosa de Guadalupe, con cara de loca me dice que ponga a la bebé en el suelo, mientras le pedía que botara la piedra.

Tapé a la niña, pasé la puerta y me dio otro golpe por la espalda, pongo a la bebé en la silla de comer, forcejeamos, le quito la piedra, en eso llegaron los papás, tenía mi cuello en carne viva, les enseñé lo que se iba a tomar”, aseguró.

“El 28 de marzo hubo una fiesta, grabé el último Instagram con ella, ese miércoles nos fuimos en la noche, recogimos a la bebé en la casa de mis papás, llegamos a la casa y el 29 de marzo de 2018 a las 6 a.m. la beba pegaba unos gritillos que nos despertó.

Bajamos a desayunar, hizo panqueques, ella se metió a bañar a la bebé y yo lavaba lo del desayuno, me siento en la sala con el teléfono, puse una canción de Bad Bunny, que no le gustó y ella puso música de Dios, nunca había puesto eso”, recordó.

Lea mañana la segunda parte de la entrevista donde Marvin Brenes asegura que Andrea intentó suicidarse con pastillas y otros temas sobre su convivencia.

PERIODISTA: Manuel Estrada

CRÉDITOS: Fotos: Herbert Arley

EMAIL: [email protected]

Jueves 20 Febrero, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA