Lunes 30, Marzo 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

16 años cárcel a guarda por matar a turista

Lo condenan por homicidio simple, Pavas

  • Bismarck en ningún momento se inmutó o mostró arrepentimiento. Junto a él su abogado Guido Núñez, quien apelará el fallo.

  • Carlos Caicedo, padre de la occisa, atacó al OIJ por la pobre investigación que hizo.

El Tribunal de Pavas le impuso 16 años de prisión por el delito de homicidio simple al vigilante nicaragüense Bismarck Espinoza Martínez tras encontrarlo culpable de la muerte de la turista venezolano-estadounidense Carla Lucía Stefaniak.

El tribunal compuesto por los jueces Eduardo Rojas, Simón Guillen y José Vargas el veredicto en el que fueron enfáticos que su decisión se tomó de forma unánima.

“(…) se acuerda declarar a Bismarck Espinoza Martínez autor responsable del delito de homicidio simple en perjuicio de Carla Lucia Stefaniak y se le impone como sanción 16 años de prisión”, concluyeron.

Sin embargo lo absolvieron de los delitos de robo agravado y tentativa de violación. Además se declaró parcialmente con lugar la acción civil resarcitoria contra Espinoza e Inversiones Géminis, interpuesta por 

“Se condena a los demandados al pago en forma solidaria únicamente por daño moral a la suma de 30 millones de colones”, sostuvieron.

 

CUERPO QUEDÓ EN EL LUGAR

 

Los jueces explicaron por qué llegaron a dichas conclusiones en donde dieron por cierto que el homicidio ocurrió en Villas Le Mas, donde apareció el cuerpo.

Según la explicación del tribunal no quedó duda que Bismarck era el guarda la noche del crimen, tenía acceso a todos los mecanismos de seguridad, limpieza de la bodega, situación que ni los dueños ni los huéspedes podían.

Para el tribunal el pinolero le mintió a la policía y el vehículo Uber que él señaló fue a recoger a Carla pasadas las 5 a.m. del 28 de noviembre nunca llegó al sitio, es decir la víctima no salió de las villas.

Igualmente, el ahora sentenciado tenía un conocimiento total de la topografía y podía ocultar el cadáver. Les dijo a las autoridades que vio una luz encenderse a las 4 a.m. el día en que Carla debía irse, pero nunca habló con nadie o ubicó persona alguna.

De hecho, lo anterior rompe el molde de comportamiento, pues todos lo catalogaban como bueno y amable, pero el día en que presuntamente Carla tomó el Uber, ni siquiera le ayudó a cargar las maletas.

También mintió al describirle a un allegado que estaba estresado por haberle disparado a un huésped, cuando en realidad fue por lo que había hecho contra la venezolana. 

Incluso tuvo tiempo de desaparecer los rastros de sangre y lanzar el cuerpo al guindo, pues según la forense la lesión que mató a la víctima no permitía que votara mucha sangre y la que dejó el nicaragüense la limpió.

 

NO CALIFICADO

 

Los jueces también ahondaron en la calificación del delito, pues alegaron que no encontraron elementos para tomarlo como homicidio calificado, tampoco se justificó el robo agravado, como pretendían los abogados querellantes.

Lo que sí se dio por demostrado es la responsabilidad civil de los dueños de las Villas, Jorge Espinoza y Raymond Simmons, en cuanto a su vínculo con Bismarck, quien prestaba servicios de seguridad, limpieza. 

Encontraron una relación laboral, aunque los propietarios le dieran el hospedaje.

Para la ley es claro que los guardas recibían a los huéspedes, acataban órdenes de Espinoza y Simmons. Los jueces calcularon en ¢30 millones el daño moral.

 

DESILUSIONADO

 

Al final del debate el abogado de Villas Le Mas, Alejandro Rojas del bufete BLP, sostuvo que no se referiría al caso hasta no tener la sentencia integral en sus manos, pero adelantó que apelarían.

Lo mismo adujo Guido Núñez, abogado de Bismarck, al explicar que apelaría porque sigue considerando a su cliente inocente y el tribunal no valoró bien “elementos de transferencia entre él y la víctima, pues de forma científica no se pudo delimitar eso”.

Sin embargo, quien se sintió completamente desilusionado fue Carlos Caicedo, padre de la occisa. 

“Este caso comenzó mal y lo que mal comienza mal termina, el OIJ hizo un trabajo muy pobre, continuó pobre y terminó muy pobre, o sea el OIJ a mi manera de ver las cosas es una pobre institución”, sentenció.

Lo anterior provoca que David Hernández y Josep Rivera vayan a apelar la recalificación del delito.

“Hay que revisar los argumentos, el tribunal ya nos adelantó algunos, vamos a esperar el fallo integral y analizarlo, de ser necesario usaremos los recursos e ir al Tribunal de Apelaciones para buscar la justicia que merece don Carlos”, explicaron.

Bismarck pasará 6 meses más en prisión preventiva en tanto queda en firme la sentencia.

PERIODISTA: Alexander Méndez

EMAIL: [email protected]

Martes 18 Febrero, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA