Viernes 03, Abril 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Agente OIJ balea auto con hombre y niña

En discusión por hecho de tránsito, San José

  • La chiquita fue la que se llevó el mayor susto al escuchar los plomazos.

  • Las balas quedaron en el búmper y la llanta trasera izquierda.

  • El agente involucrado tiene 12 años laborando en el Poder Judicial.

  • En la escena quedaron los casquillos del arma del agente.

Eric Araya y su hijita de 4 años se llevaron un gran susto, luego de que un agente de la Sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) disparara dos veces contra el carro en que viajaban por Barrio Los Ángeles en el centro de San José.

El uniformado se apellida Campos y, según informaron en la oficina de prensa del OIJ, tiene 12 años laborando para la institución. En ese tiempo el agente ya enfrentó una causa disciplinaria, pero no detallaron el motivo ni el año debido a que son procesos privados.

Aparentemente, minutos antes de que se escucharan las dos detonaciones Araya y Campos tuvieron una discusión debido a que este último habría irrespetado una señal de alto acción que casi los hace chocar.

Afortunadamente, dicho ataque no tuvo consecuencias fatales, pues padre e hija resultaron ilesos gracias a que uno de los plomazos estalló la llanta del lado izquierdo y el otro pegó en el búmper trasero.

 

SEÑAL DE ALTO

 

Según contó Eric Araya a DIARIO EXTRA, a eso de las 8 a.m. salió de su casa junto con su esposa Alma Herrán Sánchez y su pequeña de 4 años. Todos se trasladaban en su carro Toyota Yaris, color plateado con las placas BFG-928.

Lo primero que hizo Araya fue ir a dejar a su cónyuge al trabajo, el cual queda cerca del Hospital Clínica Bíblica, posteriormente siguió su camino hasta la guardería donde tenía que dejar a su chiquita.

Sin embargo, cuando pasaba por Barrio Los Ángeles en el centro de la capital se encontró con Campos que viajaba con un compañero. Al parecer, el uniformado irrespetó una señal de alto en mientras conducía un Toyota Corolla azul que tiene la placa BRV-780 y pertenece al Poder Judicial. Esto provocó que ambos automotores quedaran a pocos centímetros de distancia, cerca de chocar.

“Se brincó el alto, él tenía la mitad del carro salido entonces yo frené el carro, yo vengo despacio porque traigo una niña de 4 años en la silla, cuando yo llego ahí le digo al señor (a Campos) que va en la ventana: ‘Mae, pero usted tiene el alto, usted tenía el alto y debió haberse esperado”, contó Araya.

Ahí fue cuando se dio el intercambio de palabras entre los dos hombres, siendo que. en determinado momento y en apariencia, Campos le atravesó el carro a Araya y su hija.

“De ventana a ventana él solo me dice que es policía, pero yo solo lo veo con una camisa blanca porque estaba sentado manejando, él me dice que es policía y atraviesa el carro, le pongo seguro al mío entonces él se baja y hace a abrirme la puerta, pero ahí es donde yo subo las ventanas porque no me iba bajar del carro. Como hay un espacio hago a irme y en eso me disparó dos veces. ¿Por qué? Si yo vengo con mi hija de 4 años. Él no tenía que haber hecho eso, yo debo nada, no tengo nada”, cuestionó el afectado.

 

MAMÁ CORRIÓ

 

De acuerdo con Araya, luego de que los proyectiles impactaron su carro la primera en reaccionar fue su hija de 4 años, pues ella estaba en la silla de seguridad sentada en la parte trasera del carro, justamente del lado izquierdo donde el agente disparó.

La chiquita comenzó a pegar gritos y a llorar desconsolada debido a que no entendía qué era lo que estaba ocurriendo.

Aunque intentó ayudarla, Araya asegura que al bajarse de su carro Campos lo llevó contra una pared para esposarlo y lo único que le permitió hacer fue llamar a su esposa para decirle que viniera a auxiliar a la pequeña.

Alma Herrán Sánchez, esposa de Araya y madre de la menor de edad, manifestó que al recibir la llamada de su pareja salió corriendo del negocio donde trabaja hasta llegar al lugar de los hechos.

“Yo me vine corriendo desde la Clínica Bíblica, llegué ahogada y lo primero que hice fue buscar a mi hija para ver que no tuviera nada, a mi esposo lo detuvieron y dejaron esposado, aunque él no ha hecho nada, no tiene drogas, no tiene antecedentes, ni nada”, aseguró.

Herrán añadió que en el lugar encontró a su chiquita temblando del miedo, en medio de un llanto incontrolable y comiéndose las uñas, siendo que del susto la niña hasta se arrancó parte de la carne que rodea la uña y comenzó a sangrar.

 

OIJ ALEGA HUIDA

 

Una vez que recibieron la alerta sobre el tiroteo, agentes de la Sección de Delitos Varios, de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios, así como de Asuntos Internos se movilizaron hasta Barrio Los Ángeles para entrevistar a las partes y buscar evidencia que ayude a esclarecer lo ocurrido.

Walter Espinoza, director del OIJ, explicó que en la escena se confirmó que ocurrió una discusión motivada por un hecho de tránsito entre los funcionarios de la Policía Judicial y Araya que conducía su automóvil por la zona.

Además, aseguró que Campos accionó su arma de reglamento porque para ellos aparentemente Araya intentó darse a la fuga.

“Como consecuencia de esta circunstancia los compañeros nuestros pretendieron identificar a la persona que conducía el automotor y eso provocó que este último intentara huir de manera intempestiva del sitio. Esta circunstancia provocó que uno de los compañeros nuestros extrajera su arma de fuego e impactara en dos oportunidades el automotor al que hice referencia”, detalló.

Cabe destacar que tras revisar el vehículo de los afectados, los agentes judiciales no encontraron armas de fuego ni ningún otro objeto que levantara sospechas hacia Araya.

 

INVESTIGAN

 

Espinoza manifestó que debido a esta situación se decidió iniciar las pesquisas en dos vías. Una de ellas es la de carácter penal, que implicará presentar un reporte ante la Fiscalía para que ahí valoren si hay o no una circunstancia de orden delictivo. 

Mientras que la segunda línea es la disciplinaria administrativa. “Nosotros enviamos a los compañeros que se encargan de valorar e investigar comportamientos que eventualmente pueden ser inconvenientes e irregulares para al mismo tiempo generar informes que permitan a los órganos que se encargan de la disciplina a lo interno del Poder Judicial emitir un criterio respecto si la conducta fue adecuada o inadecuada”, sostuvo.

PERIODISTA: Mónica Matarrita Mora

EMAIL: [email protected]

Martes 21 Enero, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA