Lunes 28, Septiembre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

El síndrome del oso Yogui

Cuando no puedo disfrutar la Navidad

El síndrome del oso Yogui

Cuentan Joseph Barbera y William Hanna que el oso Yogui nunca pudo vivir la Navidad, porque los osos hibernan durante el fin de año, de manera que, mientras el Niñito Dios deja los regalos, duerme de manera profunda.

Curiosamente, desde el punto de vista psicológico, muchas personas nunca han vivido una Navidad, nunca han disfrutado de la ilusión, el regocijo, la unión y la festividad que encierra la venida del Niñito Dios. Por eso, se habla del síndrome del oso Yogui para designar a esas personas que en la infancia no pudieron tener esa vivencia navideña y, por diversas razones, ya siendo adultos no han tenido la capacidad de recrear y disfrutar de esta fiesta.

Sin lugar a dudas, la Navidad es la época más lúdica del año. Esta festividad se inicia desde el primer día de diciembre y se va acabando ya entrado el nuevo año. Es decir, es más de un mes de celebraciones, jolgorio y alegría.

El árbol del Hospital de Niños, las bombetas del 8 de diciembre, el delirio de los chiquillos mientras esperan a Santa o al Niñito con sus cartas y pedidos; las actividades hogareñas de hacer el árbol y el portal, los tamales y el queque, así como preparar las cenas del 24 y del 31. Todo eso imprime a esta fecha un enorme significado de cohesión familiar.

Los días feriados como que paran el tiempo, los apuros del año, las carreras laborales, y las tensiones cotidianas dan una tregua que permite el regocijo y la unión con la pareja. El amor hace fiesta. La ternura florece. El tiempo por única vez en el año está a disposición de los amantes.

Como si fuera poco, las celebraciones se extienden al ambiente laboral; en fábricas, centros y oficinas se llevan a cabo festejos, decoraciones e intercambio de regalos. Además, las fiestas inundan las calles, y las familias se divierten con el Tope, las fiestas de Zapote, el Carnaval, el Festival de la Luz. Sobran los escenarios para vivir intensamente estos días. 

Aun así, algunas personas no gozan este mes. Están aquellos amargados que no disfrutan ninguna actividad en el año y ven en estas festividades una simple actividad creada por los comerciantes para sacar dinero. Refunfuñan, dictan cátedra y enarbolan a los cuatro vientos mil sofismas sobre la falsedad de la Navidad. Les amarga la alegría circundante y opacan las actividades en las que participan. 

Otros se comportan como si la Navidad fuera una pachanga festiva y no una celebración en familia. Introducen el licor, el cigarro y las drogas en la escena hogareña y borran el verdadero deleite navideño, más aún cuando sus actitudes desentonan y degeneran en violencia física y verbal, con lo cual tiñen de dolor y llanto estos días. Otros se han dado por vencidos. Viven una vida emocional ingrata, sea en soledad, o sea porque tienen vínculos caóticos, desvitalizados o conflictivos, y los hastían estas celebraciones. Pareciera como que mentalmente se dicen: qué linda es la vida y qué fea es mi vida. El 24 y el 31 muchos se acuestan temprano para pasar durmiendo la Noche Buena y el Año Nuevo. 

Por eso, se debe recordar que la Navidad es fantasía, o al menos puede serlo. Es el momento en que “los chicos son grandes y los grandes son chicos”, y esto debemos recordarlo a lo largo de este mes. Es el momento propicio para disfrutar, con los hijos, los sobrinos, los amigos de nuestros hijos y los demás miembros de la familia. Divertirse en familia con los regalos que trajo el Niño Dios. Es hora de ponerse con los chiquillos a jugar bola, a correr detrás de un frisbee, brincar suiza, encumbrar un papelote o andar en bicicleta. Hay que disfrutar al máximo esta época; sacar al niño que llevamos dentro y ponerlo en contacto con nuestros niños. Ser un chiquillo más es la máxima en Navidad.

Por eso, estos días no se pierda la Navidad, no sufra el síndrome del oso Yogui. Entre tamales, cafecito, juguetes y risotadas con la familia y su pareja, disfrute de estos aires navideños.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández / Sexólogo

EMAIL: [email protected]

Lunes 09 Diciembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA