Miércoles 21, Febrero 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Ni totalitarismo ni capitalismo

Juan Carlos Colmenares*

Costa Rica atraviesa un momento importante de su historia donde en la palestra política se manejan cambios profundamente impopulares y desafiantes. Este es el caso de los impuestos con sus reglas fiscales y acomodos en la legislación tica, los que más han generado escollo en la administración Alvarado-Quesada. Y esto ha pesado, sin duda, en la aceptación del Gobierno dentro de la sociedad. Aunque cuestionables y discutibles hayan sido las propuestas fiscales del Ejecutivo en el país (hoy ya respaldadas por la asamblea legislativa), no se puede argumentar bajo una dialéctica insinuante, provocadora y sin fundamentos lógicos y reales, que el país se dirige -o de alguna manera cohabita- hacia el autoritarismo. Afirmar que en Costa Rica “están dedicados a pasar el primer estadio de degeneración de una democracia representativa, cual es instaurar el autoritarismo”, según opinión del sindicalista Albino Vargas en su artículo: “Democracia-autoritarismo-totalitarismo-dictadura” del día 11 de setiembre del presente año, es falso e impreciso.

El hacer una relación entre el Gobierno de Carlos Alvarado y el capitalismo, como si este tuviera una línea liberal, es lo más parecido a la dialéctica de izquierda que busca la demeritar a la economía de mercado para distraer a la ciudadanía, culpando a terceros de sus propios errores. La economía tica es un claro ejemplo de que el capitalismo solo se ha ensayado -y si acaso- en las aulas de la Facultad de Economía de las universidades. ¿Cómo se habla de fracaso del capitalismo en Costa Rica, donde nunca se ha implementado?

Esas afirmaciones crean desconfianza no solo en el modelo económico liberal, sino también en las instituciones del Estado. Situación que empuja, por lo menos en lo retórico, a un coste político desfavorable para el país. Ciertamente la democracia tica mantiene imperfecciones al igual que su economía progresista de izquierda (en contraposición al capitalismo), pero aseverar que existe un acercamiento a la dictadura es desconocer profundamente, sin tener ninguna experiencia (ni cercana), de lo que representa una dictadura verdaderamente.

Según F. A. Hayek, el sindicalismo es compatible con la economía de mercado mientras este no ejerza un control de poder monopolístico de ningún tipo. Sin embargo, en el caso tico la utilización de los sindicatos han sido una herramienta de desestabilización y monopolización de sus ideas e intereses, y eso es lo más parecido a ideas totalitarias; trayendo como consecuencia, bajo el uso de la persuasión política, que las masas se vuelquen contra el Estado sin importar si los argumentos utilizados por estos movimientos son verdaderos. 

No es complicado notar que los sindicatos apuestan por el populismo aferrándose a sus imposibilidades económicas para ejercer presión en los Estados libres para luego hacer de ellos administraciones ineficientes.

Para el pensador Jean-Jacques Rousseau, las repúblicas de gobiernos representativos vislumbraban un problema para la sociedad posterior, ya que esta enajenaba derechos y oportunidades fundamentales de los ciudadanos; frente a esa visión prefería enaltecer a la democracia donde los individuos participaban de manera activa, y cuyo sistema estuvo vigente por 200 años en la Atenas antigua. Costa Rica, al igual que los países libres, implementa las repúblicas representativas, sin embargo, esta es custodiada por eslabones importantes de la democracia ateniense: la separación de poderes y el sufragio. Es este último al que el mandatario Alvarado tuvo que someterse, dejando claro desde su campaña su estilo de gobierno y políticas a implementar. Ahora el sindicalismo reclama lo que se presentó a priori. Los cambios reales no vendrán usando la fuerza y mecanismos de desestabilización, sino, en la apropiación verdadera de la libertad y las ideas. Ciertamente habrá quienes denunciemos las facetas del socialismo en el mundo.

 

*Comunicador social

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 17 Septiembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA