Lunes 16, Septiembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Niño de 5 años muere por golpiza con pesa

Detienen a padres de la víctima, Alajuela

  • El padrastro tiene antecedentes por violencia intrafamiliar

  • Los vecinos sospechaban sobre la agresión al menor

  • Agentes del OIJ recolectaron evidencias que aporten al caso

  • Los lugareños quedaron impactados con la noticia

Un niño de apenas 5 años falleció aparentemente tras una serie de agresiones por parte de sus propios padres.

A las 6 a.m. de este jueves, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) hicieron el levantamiento del cuerpo del pequeñito, quien habría fallecido por una hemorragia intestinal provocada por un golpe, al parecer, con una pesa.

Esta lamentable situación impactó a los vecinos de la comunidad de Caracha, en Los Ángeles de Sabanilla, Alajuela, donde habitaba el menor junto con su madre, identificada como Wendy Liseth Marroquín Alas, de 22 años, y su padrastro Sahir Pérez López, de 25, ambos de nacionalidad salvadoreña.

Según versiones preliminares que manejan las autoridades, el menor tenía entre cuatro y ocho horas de haber muerto para cuando le hicieron la declaratoria la Cruz Roja. Aparentemente la lesión que le provocó la muerte provino de un golpe con una pesa que recibió la noche anterior. Sus padres no lo llevaron para que recibiera atención hospitalaria y falleció horas después.

De hecho, que el reporte judicial de la causa de muerte brindada por el OIJ indica una lesión en el abdomen que le causó una hemorragia en el intestino, además tenía lesiones antiguas en las costillas y fémur.

 

GOLPES Y QUEMADURAS

 

Agentes de la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios (Siori) acompañados por una patóloga, llegaron al sitio para iniciar las investigaciones. Se conoció que el menor vivía en pésimas condiciones.

“En esencia podemos decir que el menor tenía desnutrición severa, presentaba alopecia, tiene algunos golpes, escoriaciones, moretes y algunas heridas de carácter crónico, lo cual nos da un panorama no muy halagüeño de lo que pudo haber sucedido y de alguna nos acerca al síndrome del niño agredido”, explicó Walter Espinoza, director de la Policía Judicial. Una mujer, quien prefirió no revelar su identidad, conversó con DIARIO EXTRA y reveló que ella ya había notado las heridas en el menor.

“Nosotros llamamos al 9-1-1 denunciando que el bebé había sido agredido porque tenía muchos golpes en la boca, en el ojo y en los hombros. Eran muchos moretes. Yo le pregunté al chiquito qué le pasaba y él me dijo que se había caído con su perro”, indicó.

 

OCULTABA HERIDAS

 

Agregó que en otra ocasión observó que el menor tenía golpes notorios en el rostro, hasta con sangrado evidente en el labio, además de quemaduras en las manos; incluso lo sacaban de la casa con camisas que le quedaban muy grandes para que le cubrieran los brazos, lo mismo con los pantalones.

“Un mes después lo volví a ver y otra vez le observé muchos moretes. Yo le pregunté si se había caído, pero él volvió a ver a su mamá para que me indicara qué tenía que decirme. Enseguida la muchacha me dijo que se había caído con el perro. Ella no dejaba que el bebé hablara, tenía que pedirle permiso para hablar y él hablaba con miedo”, asegura la vecina.

Ella asegura que esta muerte se pudo evitar de haber sido atendida por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), pues desde tiempo atrás dio los avisos del caso.

“Una semana antes de Semana Santa se puso otra denuncia, pero ellos ni siquiera llegaron a revisar”, dijo la vecina.

 

EN LA PERRERA

 

Tras varias horas dentro del recinto, los agentes hicieron el levantamiento del cuerpo y procedieron a arrestar a ambos padres. Sorprendió a los vecinos observar como ellos iban saliendo muy tranquilos hacia el vehículo de transporte de detenidos conocido como perrera, además la mujer está embarazada.

La Fiscalía del Ministerio Público confirmó que le siguen la pista a este caso y están trabajando para solicitar medidas cautelares contra los sospechosos, los cuales fueron remitidos de inmediato a las celdas del OIJ y tuvieron su indagatoria este jueves. A ellos se les vincula con el delito de homicidio calificado.

“Vamos a hacer un esfuerzo en el menor tiempo posible por compilar todos los datos que podamos obtener para efectos de que cuando el Ministerio Público resuelva este tema, tenga posibilidades amplias de transmitir a los jueces la situación real”, apuntó Walter Espinoza.

 

INCERTIDUMBRE

 

La vivienda donde ocurrieron los hechos de supuesta violencia está dentro de una propiedad donde hay cuatro casas más, todas son de alquiler. Los salvadoreños estaban allí desde setiembre ya que estaban en el país en condición de refugiados.

Según los vecinos, los veían muy poco, pues su casa es de las últimas en ese lote y al niño lo mantenían casi siempre dentro de la vivienda.

El OIJ agregó que el padrastro del menor, presenta antecedentes por violencia intrafamiliar en El Salvador.

 

 

CONSTERNACIÓN EN BARRIO

 

Maribel Rojas

 

“Los conocí poco, tal vez de hola y adiós, es más, al señor ni siquiera lo había visto. Ellos no eran gente muy conocida en el barrio”.

 

Jonathan Jiménez

 

“Estaba en la casa cuando me llegó la información, es algo que jamás uno se imagina”.

 

Sara García

 

“Me sorprende porque ellos viven a la par de mi casa, nunca escuché gritos ni pleitos”.

 

Raúl Rodríguez

 

“Uno no se espera escuchar una noticia de esas y menos de un niño, la verdad duele mucho”.

 

 

• Omitió protocolo

PANI tarda 5 días en atender caso

 

Luego de las denuncias hechas por los vecinos de Los Ángeles de Sabanilla de Alajuela sobre presuntas agresiones al niño ahora fallecido, la presidenta ejecutiva del Patronato Nacional de la Infancia, Patricia Vega, reconoció que hubo errores en el protocolo aplicado para esta atención.

De acuerdo con Vega, el sábado cuatro de mayo recibieron un reporte de violencia en perjuicio del pequeño, posteriormente fue revisada hasta el lunes seis de mayo y se le dio atención prioritaria al caso que debía ser atendido en un plazo de 24 horas.

No obstante, no se atendió en ese periodo y se hizo hasta el ocho de mayo, pero la trabajadora social nunca ubicó la casa.

“La funcionaria va al lugar y con la dirección que consta en la denuncia que pusieron ese sábado no encuentra la casa, ella consulta con los vecinos, con el pulpero, toca puertas, se meten en unas calles y no encuentra la casa”, indicó Vega.

Posteriormente se fue hacia la escuela de la localidad, pero el niño tenía cinco años y no había entrado al sistema educativo, por lo que no había rastro de él.

“Al no encontrarla, la funcionaria se devuelve a la oficina y luego se recibe el incidente de hoy en la mañana donde para las 7:07 a.m. se determina que el niño había fallecido”, agregó la jerarca. Los vecinos que interpusieron la denuncia afirmaron que esto se pudo evitar de haber tenido una atención oportuna y eso los mantiene muy afligidos. 

Lo que queda es investigar qué pasó porque tenemos varias partes aquí donde el PANI participa, tanto en la recepción del 9-1-1, luego la asignación de la denuncia y enseguida la atención de esta”, dijo Vega.

Personal de la Organización Unbound Costa Rica también estuvo dándole seguimiento al caso mediante la entrega de víveres y aparentemente notaron las anomalías en este caso y lo habrían comunicado al ente respectivo, desde el 2 de mayo. En el PANI aseguran que irán hasta el fondo de la situación para averiguar bien lo que pasó en este caso, aunque eso no devolverá a la vida a este niño.

 

• Afirma ser la única persona cercana a él

Vecina quiere sepultar al menor

 

Martha Arróliga es una de las vecinas en la comunidad de Caracha, ella está muy dolida por la pérdida del niño de cinco años que murió por agresión y está tratando de buscar la fórmula para que las autoridades forenses le remitan el cuerpo del menor para darle sepultura.

Ella afirma ser cercana al niño, pues dice que siempre trató de vigilarlo porque notaba que sus condiciones no eran las mejores, está triste porque no se pudo actuar a tiempo, por lo que ahora pide que le den el cuerpecito del fallecido para darle el último adiós.

“Él bebé no tiene familia y yo lo quería mucho, quiero que nos den el cuerpecito para enterrarlo”, manifestó.

Arróliga asegura que ella le tenía gran aprecio y que incluso la madre, ahora sospechosa de la muerte del menor, le insinuó que le iba a regalar el bebé que está esperando. “Yo le había dicho al bebé que yo era su abuelita, entonces ella me decía que ‘si quiere le regalo a este también’ pero así seguramente vacilando y yo le respondí que me gustaría adoptarlo”, concluyó.

PERIODISTA: Alejandro Monge

CRÉDITOS: Fotos: Carlos Barquero y Róger Soto, corresponsales

EMAIL: [email protected]

Viernes 10 Mayo, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA