Domingo 26, Mayo 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Nacionales

JCB pidió $150 mil para desparecer expediente de Patey

Según dijo el empresario a DIARIO EXTRA, plata era para Celso Gamboa

El presidente del Club Sport Herediano, David Patey, concedió una entrevista a Iary Gómez, gerente general de Grupo Extra, y a Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA, en la que contó la historia c

El empresario del cemento chino Juan Carlos Bolaños habría pedido al presidente del Club Sport Herediano, David Patey, que le diera $150 mil para una supuesta hipoteca de su amigo Celso Gamboa y a cambio este desaparecería un expediente en su contra. 

Según Patey, Bolaños le hizo la propuesta a sabiendas de que las autoridades lo estaban vinculando con el narcotráfico.

Todo esto ocurrió en el Hotel Sheraton de Escazú, a plena luz del día, luego que el empresario del cemento citara en tres ocasiones consecutivas a Patey para hablarle de la distribución del producto chino. Fue en la última de las reuniones que, de acuerdo con el “gringo”, se abordó el tema.

Patey concedió una entrevista a Iary Gómez, gerente general de Grupo Extra, y a Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA, donde habló sin tapujos de su comparecencia ante los diputados y del cobro a cambio de borrar los rastros de las diligencias policiales en su contra. 

Si bien el empresario ya había adelantado en la comisión del Cementazo que Bolaños había pedido dinero para Gamboa, no específico para qué era esa plata. 

Al parecer, el diputado Ottón Solís conocía de toda la historia del dirigente deportivo, pues ambos hablaron por varias horas en un lugar fuera del congreso de previo a la comparecencia. 

Para Patey, el legislador consideró más atinado que se reservaran esos datos y se realizara una denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), en lugar de ventilar el caso en la Asamblea Legislativa. 

 

EL ENCUENTRO 

 

De acuerdo con el presidente del Herediano, “Bolaños y Gamboa se toparon en un hotel, es después de eso que Juan Carlos llega a la cita conmigo y me hace el planteamiento de desaparecer el expediente que existía  en mi contra y que, según dijo, era porque yo tenía dos rusos en mi planilla y asuntos del narco”.

El empresario del cemento chino le dijo: “Parte del problema es que en las llamadas telefónicas suyas aparezco yo”.

De este modo, la idea -a criterio Patey- era desaparecer el expediente y no afectar así a Bolaños y su negocio cementero, el emergente Sinocem. 

Esto por cuanto el dirigente habría participado de la compra del cemento chino para un negocio propio y constantemente hablaba con JCB. 

No obstante, Patey aseguró a DIARIO EXTRA no haber aceptado la oferta y enfatizó en que no es narcotraficante, así como en que no tiene rusos trabajando para él, lo cual lo atribuye a un invento de un excolaborador.

 “Él (Bolaños), me dijo: ‘David no te estoy diciendo que tengo problemas, simplemente te estoy diciendo que tenés que aceptar…’ Yo le digo: ‘No, no soy narco’”.

Es entonces que Bolaños le recomienda que busque un abogado y le da el contacto de un defensor privado de apellido Acuña.  

Este es un extracto de la entrevista en la que el empresario deportivo confirma la forma en que JCB quiso sacarle dinero y las razones que lo llevaron a omitir esos datos en la comisión legislativa.

¿Por qué se liga al lavado de dinero? ¿Es el fútbol un mal negocio?

- Entrando a un banco un guarda me dice: “¿No hay lavado de dinero con el Herediano? Usted dice que no hace plata con el Herediano. Entonces ¿cuál es el negocio?”. Yo le respondí: “El fútbol es una máquina de mercadeo, es un negocio para abrir puertas”. 

¿La Ponderosa fue vinculada con el tema de las drogas?

-Yo fui investigado por lavado de dinero y por narcotráfico. En el 2015, yo pasé en Liberia, conozco a un señor que me ha hecho mucho daño. Voy a contarles la historia…

¿Quién es esa persona?

- Berkeley Gutiérrez, quien resulta, creemos, ser alguien que ha estafado y robado a muchas personas. 

¿Cómo se conocen?

- Inicia cuando me comunican que hubo un secuestro y que robaron todos los muebles, platos y tenedores de una casa en Liberia. Encontraron un carro abandonado. Me llaman y me preguntan: “¿Cómo se llama el señor que manejaba el carro negro?”. Les digo: “Berkeley Gutiérrez, trabajaba para mí”. 

¿Qué pasa luego?

- En La Ponderosa me llama un man del OIJ y me dice: “Tengo deudas, sé que usted es un narcotraficante”. Eso es en mayo de 2016, me pidió llamarlo de un número fijo y no de un celular. Me dice: “Alguien está tratando de hacerle daño, quiero venderle información de su investigación a cambio de que me ayude a pagar mis deudas”. 

¿Se presenta como alguien del OIJ?

- Sí. 

¿Usted qué le responde?

- No le digo que voy a pagar cosas, solo le digo: “Vení y hablamos”. Entonces yo le dije: “No soy narcotraficante, yo no me presto para chanchadas, pero me interesa saber lo que tiene”. 

¿Qué hizo él?

- Me trae una lista con diferentes nombres y otros clientes míos de otros lados, hasta conversaciones mías de días anteriores. Me dice: “Su teléfono está intervenido”. Y para probarlo me hace saber con claridad que yo estaba siendo investigado, hasta los temas de las conversaciones. Él me dice: “Págueme una plata, no puedo quitarle los problemas de encima, pero con mucho gusto yo podría darle pistas de cómo curarse en salud”. 

¿Y qué hizo?

- Le dije: “Vea papi, yo soy un empresario con deudas, tengo una hipoteca de mi casa. Yo lucho por pagar mi planilla, yo he debido plata al Banco Promerica todos los años que llevo aquí, yo pago impuestos aquí y en Estados Unidos, he perdido más plata de la que he ganado”. Entonces él me dice: “Usted tiene que moverse porque tiene cinco miembros del OIJ asignados a su caso”. 

¿Qué tiene que ver Berkeley en esto? 

- Él vino a mi oficina y me dijo: “David, tengo tres hijos, usted conoce a mi mamá y mi esposa, yo me encargo de devolver todas las cosas de la casa, si usted a cambio me quita la denuncia”. Yo creo en las segundas oportunidades, devolvieron todas las cosas, yo quito la denuncia y me arrepiento de haberlo hecho hasta la fecha. 

¿Pero cuál es el papel de él?

- Cuando yo preguntó al man del OIJ: “¿Cómo pueden probar que yo soy narcotraficante?”. Me dice: “Yo no sé quién, pero un empleado suyo (Berkeley), que es de Liberia, dice tener conocimiento de los movimientos de droga, que se guarda en La Ponderosa, donde tiene sus reuniones y él supuestamente tiene conocimiento de que iba a hacer una transacción o una reunión de las grandes”.

¿Dónde aparecen los rusos?

- Me dijo (el man del OIJ): “Este señor Berkley dijo que usted tiene dos rusos en la planilla”, y que ellos tienen tecnología para intervención de llamadas en tiempo real y dice que un abogado de la Embajada Americana advierte que los rusos con capacidad de … y están haciendo inversiones. Todo ese tema de rusos, hasta que tenía gente de Siria. 

¿Y era Berkeley?

- Él llegó a decir todo eso y el OIJ dijo: “tengo que investigarlo”. Entonces en este tema, este man me dice a mí: “Yo recomiendo que usted hable de sus deudas en el teléfono para que los escuchas sepan”. 

¿Lo hizo?

- El mismo día llamé a Allan Cordero, subdirector del OIJ, le dije: “¿Se recuerda de mí?, ¿se recuerda de que aquel man Gutiérrez?” Y me dice: “ah pasó algo otra vez…” porque en días anteriores, una señora en Liberia y tengo todo documentado en la Fiscalía, que este Berkeley Gutiérrez dijo que era asistente mío y que quería comprar una propiedad con efectivo y yo nunca he tenido nada que ver en esto. Yo le conté todo esto a Ottón Solís, van a ver que aquí hay alguien involucrado en una cosa brava. 

¿Luego qué más hizo?

- Entonces llamo a mi contador y le digo que me cuente las deudas, sabiendo que hay escuchas y me cuenta todas mis deudas. Sí yo he tenido que luchar, que despedir gente, he tenido atrasos. Todo para que se grabe en las intervenciones. 

¿Qué pasa con Berkeley?

- Él vino aquí a Chepe a decir que yo soy el jefe del cartel de Sinaloa, bajo el Chapo Guzmán y yo manejo todo lo del cartel Sinaloa en Costa Rica. Según el man, me tiene pintado, como que me agarraron de todo. 

¿Cómo entra en escena Juan Carlos Bolaños?

- Juan Carlos Bolaños me cita a mí, a las 6:30 a.m. en Sheraton un martes, quiere hablar conmigo. El hotel de Escazú. Típica reunión, hablamos de todo un poco, me cita otra vez el miércoles para ver si puedo moverme más en la compra del cemento, me lleva otra vez el jueves, yo tratando de ver qué es lo que pasa. 

¿Qué ocurre ese día?

- Me dice: “Mire David, hay un tema que nosotros vamos a tener que ver cómo lo vamos a manejar. No sé cómo entrarle al tema…”, pero me dice: “David, sé de sus dos rusos y el problema que tiene con ellos. Hijuepucha más arrecho…” me dice: “David, si usted tiene problemas, yo tengo problemas, porque en sus conversaciones de intervenciones usted conversa conmigo y mi nombre salió en su expediente y necesitamos que este tema muera. Que son sus negocios narcotráfico no puedo creerlo, porque usted no pinta”. 

¿Qué más le dice JCB?

- Me dice: “David, cuando usted durmió en Tempate con mi familia y estamos comiendo un pinto, yo viéndote, pensé di cualquiera puede ser un narco. Eso me dijo Juan Carlos”. 

¿Y existen o no los rusos en la planilla?

- Jamás. Eso es un invento. 

¿Pero cómo dice usted que el OIJ lo investiga por narco?

- Berkeley inició esto. Él trabajo 22 días para mí. Yo iba a prestar $80 mil, me llevan para ver la casa en garantía, lo que yo me di cuenta después es que él dice que yo iba a comprarla en $2,4 millones, y que Berkeley es un puro estafador. Él estaba haciendo una comisión. 

¿Qué interés tiene él en hacerle daño a usted?

- Le di dinero adelantado por crédito y un carro para moverse, es un hp. Llega este muchacho que dice que él sabe los movimientos de mi empresa, quitándose una bronca de él, está documentado en la Fiscalía. ¿Qué haría usted si fuera el OIJ y este muchacho me pinta como un maleante? 

¿Qué pasó con Juan Carlos?

- Me dice a mí: “Pagando una hipoteca de unos $150 mil a un amigo mío podemos desaparecer este caso, siendo narcotraficante, y ese amigo es Celso” (Gamboa). 

¿Celso Gamboa el magistrado?

- Juan Carlos me dijo a mí que Celso lo buscó, se toparon en un hotel, en una habitación y Juan Carlos me cuenta. Le digo: “Juan Carlos no voy a pagarle la hipoteca y tampoco soy narcotraficante”, y le cuento toda la historia de Berkeley. Me dice: “David usted no necesita un papá, necesita un abogado”, levanta el teléfono y llama a un señor que es abogado de apellido Acuña. 

¿Usted le contó esto al diputado Ottón Solís?

- (Ottón) me dijo: “No te conviene hablar en la comparecencia (legislativa) del tema del narcotráfico, el tema del otro, el tema este”. No es que nos pusimos de acuerdo, él sabía qué preguntarme. 

¿Qué le dijo usted a Juan Carlos Bolaños?

- “No soy narco, Juan Carlos”. Él me dijo: “David, no te estoy diciendo que tengo problema, simplemente te estoy diciendo que tenés que aceptar…” y le digo: “No, no soy narco”. Voy a la oficina de Acuña, y le cuento todo el tema, y me dice: “Yo necesito, David, que usted ya me dé toda esta información que me está contando y yo la voy a llevar a la Fiscalía y presentarla”, pero el muchacho del OIJ me dice: “David el caso cerró y lo pasan a legitimación”. 

¿Entonces?

- El muchacho del OIJ reaparece la semana pasada. Hace dos semanas me contacta, me dice: “Alguien está tratando de hacerle daño”. (Lea mañana la segunda parte)

PERIODISTA: María Siu Lanzas

CRÉDITOS: Foto: Herbert Arley

EMAIL: [email protected]

Miércoles 22 Noviembre, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA