Martes 29, Noviembre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

El tema del cemento se debe esclarecer

Editorial

Desde que se abrió el mercado del cemento en el 2015, se sabía que se avecinaba una fuerte guerra entre quienes controlaron por años las ventas y el nuevo competidor. 

Es entonces cuando asomaba un joven empresario, hasta ahora desconocido por todos, y que de pronto estaría en los titulares de prensa. 

Las primeras noticias cuestionaban al Ministerio de Economía, Industria y Comercio por permitir la importación, luego se pidió probar la resistencia del producto extranjero.

Posteriormente, empiezan las dudas sobre cómo se financió el negocio de la cementera china y finalmente salen a relucir los supuestos nexos políticos y financieros del emprendedor. 

Este mismo empresario, de nombre Juan Carlos Bolaños, reconoce que no sabe cómo ha logrado sobrevivir en medio de este conflicto. 

Es entonces, cuando aparece en escena otro empresario. Un reconocido abogado ligado a la cementera Holcim, Alberto Raven. Ahí es cuando surge la verdadera guerra. 

El famoso audio donde se supone se traza un supuesto plan para no pagar un crédito por $20 millones al BCR, aparentaba ser solo la punta del iceberg. 

Para muchos este caso es casi novelesco, pero deja en evidencia que el negocio del cemento mueve miles de millones al año y que, por alguna extraña razón, hay muchos interesados en la actividad.  

¿Cómo es que el mismo presidente Luis Guillermo Solís, se toma la molestia de recibir a un empresario para oír sus quejas? ¿Es acaso que recibe a cualquiera que diga sentirse víctima de una persecución comercial? ¿Qué tenía en particular el señor Bolaños para entrar por la puerta grande en Casa Presidencial? 

Estas son preguntas que solo el mandatario puede responder. En un episodio de autodefensa, sale de previo a denunciar que a su administración le quieren montar un escándalo y tenía razón, es un señor escándalo. 

Sin embargo, no solo salpicaba al Partido Acción Ciudadana, sino a otras agrupaciones políticas. 

Hay diputados que reconocen que hablaron con el empresario sobre su situación, de modo que no es tan descabellado pensar que pudo haber alguna cercanía en las donaciones de campaña. 

A través de redes sociales, se denuncia una especie de red donde participan no solo empresarios, sino políticos y banqueros.

Al tiempo que, aparecen fotos que dan fe de que uno de los distribuidores principales del producto, anda en un Maserati valorado en ₵59 millones, al mejor estilo de “Rápidos y Furiosos”. 

Sin ninguna duda, se debe llegar hasta las últimas consecuencias en este caso, pero cómo, si hasta el propio Ministerio Público, se dio a la tarea de pedir el archivo de las denuncias, para después desestimarlas.  

¿Cómo es posible que ahora estén pensando en reabrir el caso en la fiscalía? ¿Será que no hicieron bien su trabajo desde un inicio? ¿Por qué hasta que trascienden serias dudas de presunta corrupción en la prensa es que actúan?

¿No se debería investigar al fiscal que ordenó archivar las causas y hasta a los magistrados que avalaron esa decisión? ¿Hasta dónde llega esta supuesta red de “amigos” de la cementera?

Son demasiadas coincidencias que pasan a vista y paciencia de todo el mundo, y es de esperar no se queden en el colectivo. 

No se trata de que un ministro de la Presidencia salga a decir que todo es una invención mediática. Acaso, no fue este gobierno el que habló de cero tolerancia a la corrupción y ser un baluarte de la transparencia. 

No señor Sergio Alfaro, los costarricenses merecen respuestas y que cada una de estas nebulosas se aclaren, o es que esperan un mayor escándalo en la prensa que justifique las acciones, o más bien como se dice en el argot popular, que esto sea flor de un día. 

¿Dónde está la Caja Costarricense del Seguro Social, el Instituto Costarricense sobre Drogas y la Dirección General de Tributación? 

El caso de la cementera china no puede pasar al olvido, más allá de eso, se debería investigar también si hay otros casos ligados a la actividad cementera y bancaria, que por intereses propios, quizá no han trascendido a la prensa con la misma fuerza que Sinocem-BCR, empezando por quiénes están detrás del famoso audio, las publicaciones y de la supuesta red de “amigos”.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 06 Julio, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA