Lunes 27, Septiembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“A la Constitución ya se le han hecho muchos parches”

Walter Coto, vocero Movimiento Ciudadano por nueva Carta Magna:

El exdiputado Walter Coto conversó con Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA

El exdiputado y empresario hotelero Walter Coto impulsa junto al abogado Alex Solís, y un grupo ciudadano denominado Movimiento Nueva Constitución Costa Rica, la creación de una Carta Magna que modernice lo establecido en 1949. 

Solís y Coto ya han escrito dos propuestas de Constitución Política, pero el movimiento pretende que se convoque a una Asamblea Constituyente vía referéndum y que sea en ese espacio de discusión donde se formule el documento, con los nuevos derechos y deberes que regirán al país. 

Coto explica cuáles son esos cambios urgentes.

Usted había presentado una propuesta de nueva Constitución Política. ¿Cómo se vincula a este movimiento? 

-En el año 2000 presenté ante Rina Contreras, que era la presidenta de la Asamblea Legislativa, una propuesta de Constitución Política. No porque crea que esa Constitución es la que debe hacerse, sino como un insumo para un debate nacional. He escrito 35 artículos sobre la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente. Establecí un grupo en Turrialba que se llama Ciudadanos para Reformas Políticas Profundas. En el 2016 cuando empecé a ver que Alex Solís y un grupo de estudiantes universitarios estaban planteando un tema también de la Asamblea Nacional Constituyente, me pareció que lo más adecuado es que uniéramos esfuerzos. 

Necesitan 170 mil firmas para que se convoque al referéndum de una Asamblea Constituyente. ¿Cómo va el proceso? 

-Empezamos con la propuesta que le hicimos el año pasado al Tribunal Supremo de Elecciones, donde firman más de 200 personas de distintos partidos y sectores, incluso el expresidente Luis Alberto Monge (q.d.D.g.), es el primero que aparece en esas firmas y fue constituyente a sus 18 años. El 23 de diciembre del año pasado, el Tribunal dijo claramente que el pueblo estaba en todo su derecho de decidir por la vía del referéndum si quería ir a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, y nos autorizó para recoger las firmas que se necesitan para que se fije la fecha para el referéndum, que son más o menos 167 mil. Es el 5% del padrón electoral. Se tienen 9 meses para recoger las firmas. 

Los intentos de hacerlo vía ley han fracasado… 

-En Costa Rica hay dos maneras para ir a una Asamblea Nacional Constituyente, puede ser convocada por la Asamblea Legislativa o puede ser en este caso por la vía del referéndum ciudadano. En la Asamblea Legislativa hay 20 proyectos de convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. El último fue el que presentó doña Maureen Clarke. Eso quiere decir que la clase política de alguna manera ha entendido que es necesario revisar a fondo la Constitución que tenemos, sin embargo, no se han puesto de acuerdo ni se podrán poner de acuerdo. Si la Asamblea Legislativa hubiera convocado a una Asamblea Nacional Constituyente, si algún presidente de la República hubiera convocado a una Asamblea, el pueblo no tendría en este momento la necesidad de tomar esa decisión. Pero como hemos carecido de esas convocatorias, por falta de ponerse de acuerdo en muchas grandes cosas, en el país no hay opción más que decirle al pueblo que tome una decisión. 

Hay quienes señalan un riesgo muy grande de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. ¿Qué opina? 

-No hay argumentos sólidos para sostener eso. Primero porque este país políticamente hablando es un país que tiene muy consolidadas las garantías individuales, las libertades empresariales, los derechos y garantías sociales, las garantías ambientales que han sido cosas que se han venido conquistando a lo largo de muchos años. Nada de eso va a ser sustituido, sino que más bien por las características de nuestra sociedad que busca los equilibrios y por la defensa de los derechos humanos que siempre Costa Rica ha proclamado, aquel que busque por ejemplo eliminar la propiedad privada… esas cosas así descabelladas no sucederían. Hay dos referendos, primero para convocar a la Asamblea Constituyente y el segundo es cuando ya está redactada la nueva Constitución. Entonces le pregunta al pueblo es: ¿Esta Constitución la aprueban ustedes? ¿Sí o no? Si ahí vinieran cosas descabelladas, entonces sencillamente el pueblo diría: “No aprobamos esa Constitución”. De manera que no hay ningún caos. Chile está haciendo una constitución y el gobierno de Chile está trabajando normalmente. 

¿Por qué se requieren cambios urgentes en la Constitución? 

-Cuando se creó la Constitución de 1949 Costa Rica tenía menos de 900 mil habitantes, las mujeres no votaban, la mujer no votó sino hasta 1953. No había problemas ambientales como los que tenemos hoy en día; no había crimen organizado, el tráfico de drogas no era realmente un problema. Costa Rica era muy rural, hoy el 60% de la población vive en el área metropolitana. Nadie hablaba de fertilización in vitro, era una sociedad muy machista. La realidad es que la Constitución que se creó en 1949 es muy distinta de la realidad que tenemos hoy en día. Premisa: para una nueva realidad, es necesaria una nueva legalidad. En segundo lugar, que a la Constitución actual ya se le han hecho muchos parches. 

¿Cuántos considera usted?

-De 1949 hasta el 2017 la Constitución vigente ha sido reformada 62 veces, o sea una tercera parte porque la Constitución tiene 197 artículos y eso ha impactado 93 artículos. La pregunta es: ¿Estamos mejor a pesar de las 62 reformas que se le han hecho a la Constitución Política? Pareciera que la respuesta es no. Entonces ha habido una parchología, mucho remiendo. Y cuando a una camisa uno la empieza a remendar y remendar al final dejó de ser camisa, lo que uno tiene es un conjunto de remiendos. La Constitución de 1949 ya no da la talla por diferentes razones, tiene que ver con competencia de los recursos humanos, con la organización, la integración, el funcionamiento. Entonces hay un deterioro constitucional que ha hecho que se produzcan dos cosas graves en el país. 

¿Qué tipo de modificaciones? 

-Por ejemplo, la primera pregunta que hay que hacerse es: ¿Qué tipo de Estado? Si seguimos con el Estado que tenemos o si somos capaces de construir un tipo de Estado diferente que le sirva más a la gente, a las comunidades, que les sirva más a los sectores productivos. ¿Qué tipo de sistema político? ¿Continuamos con el presidencialismo disfuncional y enfermizo o damos un paso al parlamentarismo o hacemos un híbrido? ¿Debemos seguir con el sistema tributario que tenemos, que es injusto, regresivo, sumamente complejo, que tiene más de 100 impuestos, o debe avanzar hacia un sistema tributario simple, ojalá de no más de 10 impuestos?

¿Cómo funciona una Asamblea Nacional Constituyente?

-Es la Asamblea nombrada directamente a través del voto popular que realiza el pueblo, con el encargo de que quienes la componen elaboren y aprueben una nueva Constitución Política.

¿Cómo funciona la elección de los constituyentes? 

-Serían 61, en 1949 fueron 45 miembros, porque la población ha crecido y además porque en la propuesta que 31 serían nombrados a nivel nacional, y 30 por lista territorial. Es una elección nacional, donde los partidos políticos proponen los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, la gente va y vota en sus territorios y a nivel nacional. La mitad serán mujeres y los otros hombres. Será la primera vez en la historia que estará compuesta por mujeres, lo cual garantiza una Constitución que va a tener igualad de género. 

El movimiento extendió una invitación que la ciudadanía cree su propio partido provincial… 

-Nosotros cuando presentamos la solitud al TSE pusimos en el proyecto que nos autorizara para que no solo los partidos propusieran para la Asamblea Nacional Constituyente, que pudieran hacerlo por movimientos y sectores, que los empresarios propusieran, que pudieran hacerlo los trabajadores, los cooperativistas, solidaritas. Pero el TSE no aceptó eso porque dijo que en Costa Rica la única manera de llevar representación popular es a través de los partidos políticos. En una Asamblea Nacional Constituyente podría definirse si en el futuro el sistema se abre y se rompe el monopolio de los partidos. 

Hay cambios polémicos, que de forma separada se han intentado poner a discusión y no se ha logrado. ¿Qué viabilidad hay de que se llegue a un acuerdo?

-La Asamblea Nacional Constituyente tiene la ventaja de que responderá nada más que al pueblo, sería a través de los partidos, pero van a hacer una Constituyente para el pueblo. Yo esperaría que los medios de prensa ayuden mucho para insistir que las propuestas a los partidos políticos sean los mejores mujeres y hombres que puedan ofrecer. Hay un tema que una Constitución Política no es simplemente 90 artículos, 200 artículos. Es mucho más que eso. La gente hoy está desencantada, ha perdido confianza, no tiene fe en el futuro, hay un valeverguismo. ¿Cómo romper eso? Eso no lo va a romper el nuevo presidente que salga electo, no tienen fe, la Constitución Política no es simplemente un conjunto de normas, tiene efectos psicológicos, es un nuevo punto de partida para crear nuevos usos, nuevas ilusiones. 

¿Cómo van a impulsar a la población a firmar? 

-Tenemos un programa de visitas muy agresivo a las municipalidades de todo el país. Nos propusimos en mes y medio visitar los 81 concejos municipales y sacar acuerdos de esos concejos favorables a la Asamblea Constituyente, ya hemos ido a 20 y pico y la gente entiende. 

¿Cuál es el paso siguiente una vez que consigan las firmas? 

-Llevamos las firmas al Tribunal, queremos tener en los próximos cuatro meses las 167 mil firmas, el Tribunal examina las firmas y fija una fecha para el referéndum. Nueve personas notables, mujeres y hombres para que escriban un proyecto de Constitución; esos nueve cuando ya terminan eso se lo entregan al Tribunal, los recibe y convoca al pueblo a elegir los constituyentes. 

¿Quién paga esos salarios?

-El Tribunal Supremo de Elecciones. En estos que se escogen directamente por el pueblo. Pero también sería muy bonito que en la Asamblea Nacional Constituyente hubiera un grupo importante de muchachos y muchachas jóvenes. Luis Alberto fue constituyente muy joven. Yo en el movimiento ciudadano he visto jóvenes muy valiosos.

 

MOVIMIENTO CIUDADANO NUEVA CONSTITUCIÓN 

 

Mario Alberto Broutin (ingeniero)

Patricia Pérez (exdiputada, administradora) 

José Antonio Benavides (consultor)

Juan Marcos Fernández (consultor)

William Hayden (economista)

Francisco Barahona (politólogo)

Eduardo Izaguirre (politólogo)

Felipe Castro (administrador de negocios)

Miguel Pastor (publicista)

Emily Reyes (abogada) 

Jeffrey Chinchilla (abogado) 

Fernanda Roldán (abogada) 

Lucía Carro (abogada) 

Walter Coto Molina (abogado) 

Alex Solís Fallas (abogado) 

Benigna Baltodano (estudiante de derecho)

Kimberly Castillo (estudiante de derecho) 

 

EXTRADIRECTO 

 

• Asamblea Constituyente: Para vivir mejor 

• Constitución Política: A construir entre todos

• Partidos políticos: Podrían tener sus días contados

• Referéndum: Instrumento para que el pueblo tome decisiones

• Sistema presidencialista: Se encuentra enfermo y paralizado 

• Estado: Debe recuperar la naturaleza pública del poder

• Presidentes: Para cuatro años

• Participación ciudadana: Necesaria para construir entre todos

• Alcaldes: Autoridades para servir

• Constituyentes: Instrumento popular para diseñar la nueva arquitectura 

 

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Foto: Stephanie Sánchez

EMAIL:

Lunes 13 Febrero, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA