Jueves 04, Junio 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Las preguntas que no respondió el Fiscal General de la República

Fernando Cruz Castro*

En la sesión de Corte Plena del veintisiete de junio pasado, se conocieron los informes de labores del Fiscal General correspondientes a los años 2014 y 2015. Ante la variedad de datos que expuso don Jorge Chavarría, consideré oportuno plantearle interrogantes sobre algunos casos que se han denunciado y que tienen un alto impacto social y político. Se trata de asuntos que tienen más de dos años de estar en investigación, algunos de ellos hasta cuatro años, sin que la Fiscalía haya adoptado alguna decisión, ya sea formulando una acusación o planteando una desestimación. 

Las preguntas no pretendían cuestionar los criterios jurídicos y políticos que adopta el Fiscal sobre la pertinencia o no de la indagación penal. Tenía esa inquietud desde el momento en que se reeligió como Fiscal General a don Jorge Chavarría.

En la sesión de Corte del seis de octubre del 2014 en que fue reelecto el Fiscal General, propuse a Corte que se convocara a sesión a don Jorge, para plantearle algunas preguntas sobre las dificultades que ha tenido con algunos casos importantes y que han tenido un largo período de investigación. Esta propuesta fue rechazada por los compañeros de Corte y don Jorge fue reelecto sin que se le hiciera ninguna pregunta sobre la gestión que había concluido. Consideré que una persona no puede ser reelecta si no hace una exposición sobre los objetivos de su gestión, con la posibilidad de que se le interrogue sobre asuntos que son importantes para el país y para la Fiscalía. 

En febrero de este año, volví a proponer a la Corte que se le preguntara al Fiscal General sobre una denuncia presentada por don Daniel Muñoz ante la Fiscalía desde mayo del 2012. Se trataba de hechos muy importantes para las finanzas de la Caja cuya tardanza habían denunciado los medios de prensa. Consideré que sin lesionar la autonomía de la Fiscalía, la Corte podía pedirle al Fiscal que expusiera las razones por las que esa denuncia no se había podido definir durante casi cuatro años. Ante esta petición, la mayoría de la Corte estimó que no era conveniente preguntarle al Fiscal sobre un caso en particular, pero se sugirió que con ocasión de la presentación del informe del Fiscal General, se le podría interrogar sobre las razones por las que un hecho denunciado desde el 2012 no se había podido iniciar con una investigación o con una desestimación.

En la presentación del informe el pasado veintisiete, consideré que podía preguntarle al señor Fiscal General sobre una serie de casos en los que la Fiscalía no había planteado ninguna acusación o desestimación, a pesar que habían transcurrido, en algunos casos, más de tres o cuatro años. Todos los casos son asuntos que la prensa ha destacado y que tienen, sin duda alguna, trascendencia social y política. Casi todos esos asuntos tienen que ver con probidad y transparencia en el ejercicio del cargo. Los asuntos sobre los que le pregunté al Fiscal General, son los siguientes: 1- la Trocha; 2-La Concesión de Caldera; 3-Caso de la Refinería, que según informe de prensa fue denunciado desde julio 2013; 4-Denuncia sobre la carretera a San Ramón, que recién fue desestimado; 5-El asunto de la Caja, denunciado desde mayo del 2012, según mencioné; 6- Denuncia sobre la Ruta 27; 7- Caso denominado Procesos; 8- El asunto Soresco; 9- Caso del expresidente Rodríguez respecto de unos reaseguros del INS. Quizás en este caso existe acusación, pero es una investigación cuyo trámite puede haber tardado cinco o seis años; 10-Caso de la ex defensora Ofelia Tailtelbaun.

No pretendía que don Jorge se refiriera a pruebas o detalles judiciales sobre ningún caso, solo que explicara las razones por las que en estas indagaciones se requería tanto tiempo para poder definir si se abría el procedimiento o se desestimaba. La tardanza en la investigación es a veces inevitable, pero siempre se debe analizar, en cada caso, la tardanza, tema que interesa mucho a la víctima, al sospechoso y a la sociedad. Respecto de estas investigaciones, el Fiscal General consideró que mis interrogantes lesionaban su independencia y se negó a responder. 

Consideró don Jorge que la tardanza no es un tema sobre el que pueda ser interrogado por la Corte. Respeté tal decisión, pero las preguntas siguen sin responderse. Me parece que en casos importantes, vinculados con la probidad, la Fiscalía tiene que brindar una explicación. Don Jorge, persona a la que he estimado siempre y que apoyé en las dos elecciones que se ha presentado, no quiso responderme, pero no fue a mí al que le negó las respuestas, es a la ciudadanía a la que no se le dieron explicaciones.

Sobre un caso que ya fue desestimado, el caso Crucitas, en que se estimó que no había responsabilidad del expresidente Óscar Arias Sánchez, le pregunté al Fiscal General su opinión sobre lo que se expresa en dicha desestimación, en la que se afirma: “...Es así como, a pesar de las diligencias efectuadas por ésta representación (se refiere al Ministerio Público) con respecto a la Asistencia Penal Internacional, no fue posible lograr obtener la información requerida con el Gobierno de Canadá, a efectos de investigación y descartar por completo si efectivamente esa donación al aquí investigado, fue enviada por la Fundación Norlie a la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano..” ( ver escrito de desestimación del 16 de setiembre del 2014). En esta desestimación se reconoce que no se contó con la colaboración internacional de las autoridades canadienses, que es la regla que impera cuando se investiga el trasiego internacional de fondos. Deseaba conocer el criterio del Fiscal General sobre la ruptura de un principio tan importante como es la asistencia y colaboración entre autoridades cuando se trata de darle seguimiento al trasiego de fondos. Sobre este interrogante el Fiscal General no quiso exponer las dificultades enfrentadas en esta investigación, así como la falta de colaboración de las autoridades canadienses. Consideré importante que don Jorge se refiriera a la falta de colaboración de otras autoridades, tanto en este caso, como en general. A pesar de la desestimación, don Jorge afirmó que no podía ampliar sobre las circunstancias que rodearon esta decisión.

Respeto el silencio del señor Fiscal, no pregunté nada en particular sobre los casos, solo pretendía que el jerarca del órgano de la acusación explicara las dificultades que se enfrenta en casos de relevancia y que impiden definir su rumbo dentro de un plazo razonable. Su silencio lo respeto, no es a mí al que no le contestó, en realidad no respondió a la ciudadanía. Su silencio puede abrir interrogantes innecesarios sobre la transparencia que debe imperar en la actuación de todos los funcionarios públicos. Creo que el informe del Fiscal General debe difundirse, exponiendo sus hallazgos, dificultades y disfunciones a la ciudadanía y a las organizaciones sociales. Tengo buen concepto del Fiscal General, pero no basta lo que yo piense, es necesario que una función tan importante, que representa a todos los ciudadanos, brinde las explicaciones que justifiquen sus decisiones y sus omisiones.

 

*Juez de la Sala Constitucional

 

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 13 Julio, 2016

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA