Jueves 21, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Saquemos las drogas de las aulas y de nuestros barrios

Editorial

Cada vez es más común ver en los barrios a grupos de jóvenes sentados a la orilla de la calle conversando cómo estuvo el día, cómo ven la vida, hablando de asuntos amorosos y hasta de lo obstinados por las cosas que suceden en su entorno, pues muchos de ellos vienen de hogares disfuncionales, donde la violencia doméstica y la falta de comida son la tónica.

Sin embargo no podemos obviar que en la mayoría de los casos estas tertulias están acompañadas de licor, cigarros o hasta alguna droga, casi siempre marihuana, pues es una manera de salirse por un tiempo de la realidad que los envuelve o porque creen que de esa forma se ven más interesantes.

Muchos de los que hacen esto es porque alguien les dio a probar, algunos otros lo vieron en sus casas, así que para ellos es lo más normal del mundo, y otro tanto tan solo porque creen que se ven muy cool ante el resto de integrantes de la barra de amigos.

Lo peor de todo es que casi ninguno toma en cuenta el daño que le están haciendo a su organismo, no solo a nivel físico sino también intelectual porque aunque no lo crean consumir este tipo de sustancias mata las neuronas, además una sobredosis los puede dejar como un vegetal o matarlos.

Sacamos a relucir este tema porque según los resultados del último estudio realizado por el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), la edad de consumo de marihuana entre los jóvenes va en descenso. 

Cada vez tienen menos edad quienes deciden dar esa primera probada y prueba de ello fue la lamentable historia que se dio a conocer en las páginas de DIARIO EXTRA, donde un niño de tan solo 10 años ya tenía 5 de estar consumiendo marihuana, sin que hasta el momento nadie haya podido quitarle el vicio.

Para 2012 el consumo alguna vez se presentó en el 14,6% de los jóvenes, en tanto que para 2015 esta cifra aumentó al 15,1%. El consumo reciente y el consumo activo de cannabis presentan una leve reducción en 2012 del 9,7% al 9,4% en el primero y del 5,1% a 4,9% en el segundo.

Para quienes tenemos hijos y aquellos que desean tenerlos leer este tipo de noticias es demasiado desalentador porque no sabemos en qué mundo les tocará vivir a nuestros retoños, pues nuestro país al igual que muchos otros se acerca a Sodoma y Gomorra, donde los actos ilícitos e inmorales son los que prevalecen y se extinguen los valores.

A pesar de que el consumo de licor y de cigarro ha disminuido, a todos nos queda una labor muy grande: debemos terminar de sacar las drogas de las aulas y de nuestros barrios porque nuestros niños y jóvenes merecen vivir la vida como antes, cuando la mayor preocupación era jugar y estudiar, y no como ahora, cuando ven de dónde sacan dinero para pagar el vicio.

En comparación con los datos de 2012, el alcohol disminuyó en 4 puntos porcentuales, ya que del 53,7% ese año bajó al 49,7% en 2015.

El tabaco es la sustancia que más disminución presentó en el transcurso de tres años. La cifra de aquellos que consumieron alguna vez en la vida se redujo en 8 puntos del 23,1% en 2012 al 15,2% en 2015.

Lo malo es que ahora vivimos en un mundo donde lo que importa son las apariencias, donde muchos toman, fuman y consumen drogas solo porque es lo que está de moda y en otros casos porque es lo que hacen los amigos. Debemos enseñar a niños y jóvenes a tener criterio y fuerza de voluntad para ser capaces de decir no cuando les ofrezcan esa primera probada.

Debemos procurar que nuestros hijos, sobrinos o nietos busquen diferenciarse del resto por hacer cosas positivas, por ser líderes de los que quieren tener un mejor país y no de aquellos que contribuyen a llevarlo hacia la degradación.

Recordemos que el deber de educar a nuestros hijos es de los padres y no como muchos piensan, que son los maestros, ellos lo que deben es reforzar las buenas costumbres que se traen del hogar. No deleguemos un trabajo que es solo nuestro y de nadie más, de esta manera nos evitaremos lamentos y llantos posteriores.

PERIODISTA:

EMAIL:

Lunes 18 Abril, 2016

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA