Miércoles 07, Diciembre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Deportes

La campeona de Chirraca de Acosta

Diana Brenes vence obstáculos para triunfar en judo

  • Diana Brenes se ve en lo más alto del judo

  • La orgullosa madre, Marjorie Fallas, posa con su hija Diana

La atleta Diana Brenes no conoce de imposibles. Su vida como deportista ha estado ligada a vencer obstáculos.

Su pasión es el judo, disciplina a la que ingresó a los 7 años gracias a su tío Jorge Fallas, quien abrió una academia por aquellos años en Chirraca de Acosta.

En esa oportunidad se topó con el primer obstáculo. Su tío no quería dejarla ingresar a la academia, cuenta su madre Marjorie. Pero ella le insistió tanto que terminó cediendo, y Diana pudo entrenarse al lado de tres primeros con los que jugaba siempre.

“Diana era muy fogosa, entonces me decían qué iba a hacer cuando entrara a la escuela porque quizás me la iban a expulsar. En eso se abrió una iniciación de judo, por cierto fue don Henry Núñez (presidente del CON) quien la abrió, y mi hermano es el Sensei. Era de 8 años en adelante y Diana tenía 7, le dije a mi hermano que me la aceptara porque ella quería hacer lo mismo que sus primeros varones. Me decía que no porque estaba muy joven y era mujer, le insistí que por favor me la aceptara, que éramos familia”, recuerda doña Marjorie con una sonrisa dibujada en su rostro.

Hoy se alegra de haberle rogarle a Jorge, porque la pequeña Diana sorprendió con la habilidad para el judo. Siguió entrenando fuerte y a los 11 años representó por primera vez al país en un evento internacional. Dos años más tarde ganó en Panamá el Campeonato Panamericano de Judo en Sub 15, también ganó el oro en el Panamericano en 2014 en las categorías Sub 18 y Sub 21 en El Salvador.

El segundo obstáculo fue sortear la parte económica. La familia Brenes Fallas es de bajos recursos y vivían con lo justo. Ronald Enrique Brenes, padre de la judoca, es chofer de bus en la zona de Acosta y doña Marjorie ama de casa, se dedicó de lleno a velar por sus hijas Diana y Viviana.

“La parte económica ha sido demasiado duro, porque somos una familia de escasos recursos, mi esposo no es una persona que gane mucho dinero, yo no trabajo porque decidí cuidar a mis hijas. Económicamente teníamos para el diario, ha sido muy duro, pero hemos experimentado la multiplicación de los panes porque siempre ha sido así, no ha faltado la platita para que ella (Diana) fuera a entrenar, de alguna manera salía”, cuenta la orgullosa madre al Periódico de Más Venta en Costa Rica.

La niña creció, ahora tiene 19 años y es toda una campeona del judo nacional, y además es la campeona de Chirraca. Para ella los imposibles no existen, por eso sueña con llegar lejos en el deporte.

“A ella lo único que le ha interesado es la plata para ir a entrenar, no le interesaba nunca ni andar la cartera llena de dinero, ni lujos ni nada. Ella lo que quería era lo necesario para ir a entrenar y eso nos ayudó mucho, que ella no exige nada”, señala Marjorie.

 

EXPERIENCIA EN ESPAÑA

 

El año pasado ganó el título de campeonato de la Comunidad de Valencia en España, otro de los logros que acumula. Por año y medio fue la número uno en el ranking mundial de judo entre casi 200 judocas.

Ahora cambió de categoría, compite en los -78kg y se mantiene en la tercera casilla del ranking en la categoría Junior.

El Comité Olímpico Nacional le consiguió una beca para que se entrene en la Escuela de Judo de Alicante “De Frutos”, comandada por el español Carlos Montero. Ahí entrena al lado de la subcampeona del mundo, María Bernabéu.

Regresó el lunes al país tras 5 meses en territorio ibérico pensando en el Preolímpico de Judo en Argentina, donde intentará ganarse un lugar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

“Ha sido un cambio enorme, el clima, la comida, la gente, la forma de vivir, pero al mismo tiempo ha sido muy fácil porque la gente con la que estoy me ayuda mucho, entreno con una subcampeona mundial que se ha vuelto un ejemplo para mí tanto en su vida normal como deportista”, cuenta Diana Brenes.

Para cerrar, doña Marjorie señaló: “En el pueblo es muy admirada, siempre la hemos apoyado y con las uñas ha trabajado y ha logrado muchas cosas solita, por sus propios méritos, con la ayuda de los entrenadores y del Comité Olímpico”.

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 02 Marzo, 2016

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA