Jueves 23, Mayo 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Inversión en educación superior pública

Hace varias semanas se acordó un monto de ₡410 mil millones como presupuesto destinado a las universidades públicas para el año 2015, lo cual significa un crecimiento porcentual del 14.16% del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) con respecto al 2014.


Esto permitirá a las universidades estatales fortalecer áreas estratégicas y urgentes como son una mejor admisión, ampliar su oferta académica, ampliar su sistema de becas y garantizar la inversión en sus demás áreas sustanciales.


Sin embargo, en días pasados algunos diputados presentaron diversas mociones para recortar el FEES acordado para el 2015, recortes que afectarían profundamente las finanzas de las universidades públicas. Muchos sectores parecen haber olvidado que la educación superior pública debe estar al servicio de la sociedad y no del mercado, es un motor de desarrollo económico y social, así como pilar en la reducción de la pobreza y desigualdad social.


En el caso de la UCR, los puestos de excelencia que esta ostenta a nivel mundial, un sistema de becas que permite que más del 50% de su población sea becada, su contribución al análisis de la realidad nacional y su importante aporte a la investigación, acción social y docencia, no son producto de la casualidad, son evidencia de sus más altos compromisos con Costa Rica. En el caso particular del sistema de becas, estudios han demostrado su importancia para garantizar la graduación de estudiantes que de otra forma no habrían podido acceder a la educación superior, incidiendo directamente en una mayor movilidad social.


El Dr. Gutiérrez-Saxe, exdirector del Programa Estado de la Nación, cuestiona en un artículo de opinión la afirmación que se ha hecho con respecto a que la proporción del PIB que “el país dedica a la educación es muy elevada”, principal tesis de las políticas neoliberales, y recuerda como tales argumentos llevaron al país a tomar decisiones erróneas “[...] al contraer el gasto en educación y abandonar la prioridad que había venido teniendo en el país. [...] Así quedaron instalados un núcleo duro de pobreza y un origen de la desigualdad.”


Debemos recordar además que el compromiso con la educación pública por parte del Estado era llegar al 8% del PIB en el 2015, de igual forma en el FEES 2011-2015 el gobierno se comprometía a alcanzar el 1.5% del PIB para la educación superior al finalizar dicho convenio, metas cruciales que aún no se han alcanzado, ya que a pesar de que el crecimiento de un 14.16% con respecto al FEES acordado para el año anterior es importante, este solo representa el 1.38% del PIB.


En este punto quisiera destacar otro de los elementos subrayados por el Dr. Gutiérrez-Saxe, quien afirma que “[...] decir que Costa Rica gasta en educación como país desarrollado es una afirmación, en el mejor de los casos, bastante ligera. Esta se sustenta en que se gasta en educación una proporción del PIB [...], y que este porcentaje es mayor que el promedio de lo que gastan los países de la OCDE [...] En promedio, los países de la OCDE gastan $8.511 [...] por estudiante en la educación primaria y secundaria, y $11.342 [...] por estudiante universitario. […] En Costa Rica se gastó en el 2012, en promedio de todos los niveles, $2.798, una cifra muy inferior al promedio de la OCDE.”


La U Pública debe velar por un mayor acceso, permanencia y graduación de sus estudiantes, debe mejorar permanentemente sus condiciones de estudio y de trabajo, así como debe continuar siendo un actor que incida en los distintos ámbitos de nuestra sociedad. Cualquier recorte pondría en riesgo la posibilidad de fortalecer la regionalización, nuestra oferta educativa, la inversión en infraestructura, la acción social y la investigación.


Ya bien lo señalaba Boaventura de Sousa Santos: “es en este ámbito que ocurre la transformación del conocimiento de bien público en bien privado o privatizable, es decir, transable en el mercado. La universidad es presionada para transformar el conocimiento y sus recursos humanos en productos que deben ser explotados comercialmente [...]”


Como comunidad universitaria garantizaremos la adecuada inversión de los recursos que la sociedad costarricense nos confía, pero de igual forma, defendemos de manera contundente que el presupuesto para la educación superior pública debe fortalecerse, así como el 8% del PIB para la educación debe cumplirse cuanto antes.
Defenderemos una educación para la justicia social y de calidad para el pueblo costarricense, no para la explotación comercial y el lucro con la educación.

 

* Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 15 Noviembre, 2014

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Por: Tamara Gómez Marín / [email protected]

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA