Lunes 15, Abril 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

¿Piña para China o moratoria?

Recientemente se ha revelado el interés del gobierno chino de abrir las condiciones necesarias para la exportación de piña desde Costa Rica a este país oriental. Con el interés de inspeccionar las condiciones fitosanitarias, que garanticen la calidad del producto, se realizaron giras a algunas empresas dedicadas a este cultivo.


En campaña política el PAC aseguró que “Debe establecerse una moratoria a la expansión de la producción piñera de acuerdo al principio precautorio, hasta que se establezcan los mecanismos y controles adecuados por parte de las instituciones estatales con competencia en la materia” (ver http://www.feconcr.org/doc/PACtoambiental).


Sin embargo tanto el Ministerio de Agricultura y Ganadería como la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña valoran al mercado chino, por sus dimensiones, como una oportunidad para la agroindustria costarricense.


Frente a la posibilidad de que esta negociación se traduzca en una expansión mayor de este cultivo, es relevante hacer algunos recordatorios a las autoridades que tengan la responsabilidad (o descaro) de aprobar esta nueva apertura comercial.


En junio pasado se inició la recolección de datos del nuevo censo agropecuario del país. El anterior tiene ya treinta años de antigüedad, de tal manera que no existe un registro detallado de la expansión de este monocultivo (u otros) y su proceso de producción (técnicas e insumos) en el país. CANAPEP ha reportado 45 mil hectáreas, no obstante estos datos no parecen corresponder con el crecimiento de las exportaciones al menos los últimos años y lo que viven cotidianamente las comunidades rurales con nuevas fincas piñeras.


No hay regulaciones desde los planes de ordenamiento territorial (aquellos pocos existentes y aprobados en los 81 cantones del país) en los que se delimite el cultivo por productos.


A la delimitación de las zonas por actividad supone que el área designada para agroindustria podría ser dedicada al monocultivo de piña por completo y esto no sería un problema legal, aunque efectivamente es un grave problema a nivel de soberanía y seguridad alimentaria así como de impacto en la salud humana.


Los dos puntos anteriores hacen pensar: ¿es sostenible pretender la ampliación de la zona de cultivo de piña?


Desde el 2003 en la zona del Caribe se ha dado una lucha liderada por las comunidades de Siquirres, Pococí y Guácimo en la que se ha exigido a los consejos municipales correspondientes la implementación de moratorias municipales a este monocultivo presentando datos sobre vulnerabilidad de acuíferos, zonas de recarga hídrica, desforestación, desplazamiento de comunidades, afectaciones a la salud y a otras actividades productivas como la ganadería.


Como respuesta y en atención principio precautorio, han aprobado diferentes moratorias temporales al cultivo, expresando su imposibilidad de declarar moratorias indefinidas.


Estudios de la Universidad Nacional y la Universidad de Costa Rica han revelado presencia de agroquímicos en los principales ríos de la zona, afectaciones en fauna, presencia de agroquímicos en los hogares, vulnerabilidad de los acuíferos del Caribe y de humedades de la zona norte.


En la zona norte se ha denunciado también la afectación de sitios protegidos como el emblemático Sitio Ramsar Caño Negro o el Río Celeste, las afectaciones a escuelas, hospitales, hogares de personas adultas mayores y pozos en comunidades aledañas a plantaciones piñeras.


Las experiencias de pequeños y mediamos productores de la zona norte en este mercado, mostraron la fragilidad de estos empresarios incipientes al enfrentar los fluctuantes precios internacionales a los que se expone la exportación de este tipo de productos de lujo. A esto se suma que empresarios ganaderos han denunciado los impactos que las plagas de moscas provocan en su producción y han exigido la intervención de las instancias correspondientes.


Las organizaciones comunitarias en reuniones, asambleas, talleres, encuentros comunitarios, regionales e interregionales, múltiples movilizaciones de la ciudadanía en los cantones del norte, Caribe, Pacífico norte , así como mediante el uso de vías jurídicas y administrativas han expresado la exigencia de estas comunidades: ¡NO MÁS PIÑA! en la ruta 32 y en los centros cantonales de Upala, Los Chiles, Guatuso, con visitas multitudinarias y señalamiento de propuestas de revisión conjunta; las personas afectadas por este nefasto impacto del monocultivo ya se han expresado y dejan claro que desean hacer ejercicio de su derecho a un medio ambiente sano y a condiciones de salud óptimas.


Ante todo esto, cabe que todas las entidades responsables de abrir un nuevo mercado para la piña se pregunten: ¿En más de 30 años de producción y exportación de piña en Costa Rica, quiénes se han beneficiado? ¿Cuál es el balance socio ambiental después de convertirnos en los principales exportadores de piña en el mundo? ¿Vale la pena extender la condena de nuestra economía de enclave?


Las comunidades ya saben la respuesta, no ahora sino desde tiempo atrás, y exigen una respuesta a su propuesta: ¡Moratoria nacional al cultivo de piña!

 

* Docente UCR

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 20 Septiembre, 2014

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Por: Geanina Amaya Rodríguez / [email protected]

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA