Sábado 17, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Deportes

“No me avergüenza decir que soy de la León XIII”

  • Ingrid Morales Muñoz ganó diez títulos de voleibol de sala con Zapote y uno con Santa Bárbara. Ahora lleva nueve títulos al hilo en voleibol de playa con Ferretería Brenes-Lanco. Entrena en Guadalupe.

  • Imparables. Natalia Alfaro e Ingrid Morales son como hermanillas.

  • Morales dijo que siempre ha sido feliz pese a su difícil infancia. Acá cuando celebró sus 13 años. Vivió en la León XIII y ahora en Tibás.

  • Ingrid también fue seleccionada nacional de voleibol de sala.

 

Guadalupe.- Su mamá siempre le inculcó que llegaría a ser grande y con mucho esfuerzo, sudor y entrenamiento se convirtió en la reina del voleibol.

No dejó que las drogas y el alcohol entraran en su vida, sino que se mantuvo firme en caminar por el sendero correcto. Encontró en el deporte un estilo de vida para alejarse de la oscuridad de Garabito de la León XIII y con el tiempo se transformó en atleta modelo para convencer al resto de jóvenes en que sí se puede salir adelante con pocos recursos.

Hoy Ingrid Morales es una mujer hecha y derecha, ama de casa, jugadora de voleibol, comerciante, madre y esposa. A sus 37 años vive a plenitud sus 11 títulos en voleibol de salón y los 9 cetros en voleibol de playa. Piensa jugar cuatro años más para luego dedicarse de lleno a la dirección técnica.

Morales, quien reside en San Juan de Tibás, se confesó en “Las 50 de los Sábados”.

1.-¿Qué tan duro es criarse en la León XIII?

Bastante duro. El ambiente se vuelve pesado y a veces uno siente que no puede por la falta de recurso económico, pero gracias a Dios yo pude ver una luz entre tanta oscuridad. No es fácil porque uno ve chiquillos que desertan de las escuelas y colegios, buscan trabajo y al no tenerlo entra la vagancia y de ahí se meten en problemas.

2.-¿Fue una adolescente rebelde?

Yo le digo a la gente que soy rebelde, pero como vengo de la León XIII creen que tengo que ser una maleante, drogradicta y no es así. Lo soy, pero no para estar en ese mundo, sino para hacer otras cosas. Uno tiene que ser indomable para ir en contra de lo que a uno le están diciendo o está viendo ahí.

3.-¿Le tocó ver muerte, droga, balas y dolor en su barrio?

Mucho porque sí vendían droga muy cerca de donde vivía y lo que más me duele es ver ahora amigos míos de la infancia que están metidos en ese ambiente. 

4.-¿Le ofrecieron droga y licor?

Sí, claro. En tres ocasiones me llegaron a ofrecer droga y licor y la rechacé. No me enojé con las amigas que me propusieron eso, nada más me mantuve firme y dije: ¡no quiero!

5.-¿Cuál es su reacción cuando escucha que hay balaceras y homicidios en su tierra natal?

Sí me da tristeza, pues afecta no solo a un barrio marginal, sino a todo el país. Me duele ver que el ser humano pierda su talento en otras cosas.

6.-¿Qué se siente ser el orgullo de Garabito de la León XIII?

Mucha gente me escribe en el Facebook para felicitarme. No me avergüenza decir que soy de la León XIII siempre que hablo en las entrevistas y tampoco que soy rebelde porque le dije no a muchas cosas e invito a todos esos muchachos que venden droga que salgan de ahí, que sí se puede ser rebelde para hacer otras cosas como soñar y tener éxito.

7.-¿La pulseó de chiquilla para tener sus cositas?

Yo comencé a trabajar en sexto grado, me fui a una tienda y cada año con la plata que recogía me compraba el uniforme para el año siguiente. También ayudé a mi mamá a coger café y vender cositas. Aprendí a valorar mucho la vida.

8.-¿Cuánto maduró trabajando?

¡Montones! Uno madura y va formando su personalidad con todas esas experiencias. Para alcanzar metas hay que trabajar y esforzarse.

9.-Aparte del uniforme de colegio, ¿qué más se compraba con lo que ganaba en la tienda?

Me acuerdo que las primeras tenis para jugar voleibol me las compré con uno de los salarios de la tienda. No era mucho entonces, mi mamá me ayudó a ajustar. El problema fue que las mandé a traer con mi tía a Panamá y le di mal la talla y cuando me las medí me quedaron apretadísimas.

10.-¿Cómo entró el voleibol en su vida?

Yo lo descubrí en el colegio, en un proceso de Juegos Nacionales. También estaba por ahí el baloncesto, pero me decidí por el voleibol.

11.-¿Quién le dijo a usted que era buena para este deporte?

El profesor Marvin Mena, mi primer entrenador en el equipo de Juegos Nacionales de Tibás. Me dijo que tenía madera y me llevó a un entrenamiento de Selección sin ser seleccionada.

12.-¿Recuerda cuál fue su primer partido en el voleibol de sala?

¡Claro!, cómo olvidarlo. Tenía 17 años. Me tocó jugar con Tibás en un partido de exhibición y entré muy perdida al campo porque no me sabía las reglas. Las compañeras me ayudaron porque estaba desubicada.

13.-¿Qué significa haber sido campeona diez años consecutivos con Zapote?

Marcaron mi vida como atleta, ahí aprendí que la disciplina y el trabajo eran claves para llegar lejos.

14.-¿Por qué pasar del voleibol de salón al de playa?

Detecté que en el voleibol de salón era difícil conseguir recursos para 16 personas que conforman un equipo y así llegar al alto rendimiento. Mi meta era ser una jugadora élite y encontré factible dedicarme al voleibol de playa. De eso ya han pasado diez años.

15.-¿Cómo conoció a Natalia Alfaro?

En Santa Bárbara, en el equipo de voleibol de salón. Ella tenía 15 años y ya presentaba una madurez en la parte deportiva que me atrajo y eso permitió que nos hiciéramos pareja en voleibol de playa.

16.-¿En qué momento se dieron cuenta de que eran las chicas superpoderosas de la arena?

Desde el primer momento en que decidimos ser jugadoras de voleibol de playa. En la primera temporada marcamos diferencia. Sin embargo, nunca nos hemos creído ser buenísimas porque siempre trabajamos para mejorar y superarnos así mismas.

17.-En una sola palabra, ¿cómo resume el éxito de la dupla Morales-Alfaro?

¡Trabajo!

18.-¿Qué le sabe más: los 11 títulos en voleibol de salón o los 9 que lleva en playa?

Todos son importantes. En voleibol de playa sabe diferente porque todo inició como proyecto propio. Yo me propuse con don Rónald Valle y Natalia de hacer crecer el voleibol de playa femenino y siento que se ha ido logrando. Esa es la satisfacción que me da al ver que en diez años hay más muchachas jugando y con buen nivel.

19.-¿Hay mucha envidia por ser multicampeonas?

Creo que esas diferencias siempre se van a dar, no se le puede quedar bien a todo el           mundo, somos seres humanos. Yo no lo veo como envidia, sino como ganas (de muchas) de estar en nuestro lugar. Yo las invito a que piensen así, pero que lo enfoquen de una manera positiva.

20.-¿Las han querido separar?

Algunos nos dicen que ya es suficiente, pero lo que pensamos es que deberían trabajar duro para que lleguen a ganarnos. 

21.-¿La próxima meta en la arena?

Queremos el oro en un torneo Norceca y por supuesto clasificar a las Olimpiadas, es el sueño que tenemos Natalia y yo. A Dios rogando y con el mazo dando, estamos trabajando duro por ese objetivo.

22.-¿Qué tan lejos se está de una medalla de oro en el Tour Norceca?

Hemos tenido cinco platas, nos ha faltado poco. Sentimos que hemos madurado y trabajaremos duro para lograrlo.

23.-¿Cuántas veces se ha quemado los pies?

Muchas veces y me sigue pasando. Recuerdo una en Puerto Rico que llegué sin las medias y con la arena caliente sufrí quemaduras importantes, me dio calentura y al día siguiente no me pude levantar con tantas ampollas.

24.-¿Se ha desmayado en la cancha alguna vez?

No, pero sí me han dado golpes de calor en campeonato nacional.

25.-¿Qué tal le ha ido con las lesiones?

Siento que hemos trabajado bien para tratar de evitarlas. Como todo hay golpes, choques y torceduras, pero nada grave.

26.-¿Cómo describe a su compañera de juego Natalia Alfaro?

Ella es una persona inteligente, trabajadora, de gran ética, disciplinada y sabe lo que quiere.

27.-¿Trata a Natalia como una hija o como una hermana?

Al principio como una hija porque estaba jovencita. La aconsejé sobre todo en el exterior porque cuando los adultos ven a una jugadora bonita ya quieren echarle el cuento y aprovecharse de la situación. La cuidé mucho. Ahora es un poco diferente porque ella ya creció, maduró, ya no la protejo tanto, pero sí hablo con ella de algunas cosas.

28.-¿Quién es la más chichosa en el juego?

Ella (Natalia). Es la que más se enoja, sin embargo, ha ido mejorando ese aspecto, va madurando.

29.-¿Qué le dice la gente cuando la ve con ese cuerpazo a sus 37 años?

Hay gente que me dice que cómo hago, qué dichosa, pero la ciencia está en trabajar bien las pesas. El deporte lo hace sentirse joven por fuera y por dentro.

30.-¿Qué come para mantenerse bien físicamente?

Muchas frutas y vegetales. Tengo un plan alimenticio, me gusta el pollo, pescado, evito los embutidos y tomo mucha leche.

31.-¿Le salen muchos noviecillos en los torneos?

Mi esposo no es celoso y bueno sí salen admiradores. Uno le explica a las personas y mantienen la distancia, no pasa a más.

32.-¿Le pasa por la mente el retiro?

Soy una persona responsable y hemos ido trabajando para buscar más jugadoras que puedan terminar siendo mi reemplazo y jueguen con Natalia. Yo siento que puedo jugar unos tres o cuatro años más.

33.-¿Se puede jugar después de los 40 voleibol de playa?

Internacionalmente los jugadores de voleibol de playa llegan a ser campeones después de los 35 cuando han adquirido una madurez y trayectoria importante. Yo me encuentro en ese rango. 

34.-¿Quiere ser entrenadora a futuro?

Sí, claro. Ya estamos combinando un poco el trabajo de jugadora y entrenadora. Tengo un proyecto de Copas Colegiales para atraer más muchachas y muchachos al voleibol. Esa Copa estará para el 18 de mayo.

35.-¿Sueña con ser dirigente algún día?

No sé, la verdad. Prefiero ser entrenadora. Es difícil ese ambiente. De igual forma siempre estoy a disposición de la Fecovol y en estos momentos colaboro con el cantón de Goicoechea.

36.-¿Su esposo juega voleibol?

Él es mi alumno. Sí le gusta, no está para campeonato nacional, pero sí se la juega para divertirnos y hacer deporte.

37.-¿Su hijo Nicolás será como la mamá en la net?

Él tiene 13 años y está en el proceso de Juegos Nacionales. Hay que darle el espacio y ver si quiere seguir en voleibol de playa.

38.-¿Sacrifica su tiempo familiar por el voleibol?

En eso me ha tocado vivir algunas experiencias un poco difíciles, por ejemplo, cuando mi hijo tenía nueve meses se enfermó y yo estaba en El Salvador, así que él lloraba acá y yo allá. Gracias a Dios mi esposo siempre ha estado ahí para ayudarme.

39.-¿Le gusta el fútbol?

No me declaro aficionada al fútbol, aunque sí reconozco que este deporte jala masas y es una opción también para que los jóvenes se alejen de otras cosas.

40.-¿Dónde guarda todas las medallas que ha ganado?

Las medallas y los trofeos los tengo en un mueble que me hicieron mi esposo y mi hijo, está en la sala. Lo exhibo con mucho orgullo. Mi hijo contó las medallas, pero ya no me acuerdo el número. 

41.-¿Qué representa cada presea que se ha colgado en su pecho?

Cada medalla me recuerda el esfuerzo que tuve que hacer para obtenerla y también las veces en que he caído. 

42.-¿Cuál es la mejor playa para el voleibol?

Me encanta Playa Bonita de Limón, clima ideal y arena adecuada para la práctica.

43.-¿Cómo le fue la primera vez que se montó en un avión?

Fue en el año 94, iba para México. En el vuelo me fue bien, pero les cuento de que la noche antes no dormí de la emoción.

44.-¿Su frase más famosa para encarar la vida?

¡Sí se puede!

45.-¿Aguizote?

Firmar primero cuando van a hacer la rifa.

46.-¿Santo preferido?

Doña Nidia (mamá de Natalia) cuando ve que Nati o yo estamos lesionadas le pide mucho a Juan Pablo II.

47.-¿A qué le teme Ingrid Morales?

El mar me da miedo. 

48.-¿La pesadilla más terrible que ha tenido?

Sueño mucho tsunamis.

49.-Aparte de jugadora, madre y esposa, ¿tiene otra vocación?

Soy buena comerciante, tengo una empresa de voleibol desde hace siete años; vendo ropa para este deporte.

50.-¿Su talento de niña?

Siempre he dibujado muy bonito.

 

 

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Fotos: Carlos Barquero

EMAIL:

Sábado 04 Mayo, 2013

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA