Lunes 17, Febrero 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

¿Deben tener tope las donaciones políticas?

Cuando Ottón Solís estaba ocupando una curul en la Asamblea Legislativa presentó el proyecto 20.173, el cual buscaba poner tope a las donaciones a los partidos políticos. 

El exdiputado y actual director del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) expresó en su momento que ¢12 millones sería una cifra factible. 

Ese proyecto de ley no avanzó en el Congreso pues tras ser presentado el 23 de noviembre del 2016 y teniendo una ampliación de plazo para revivirlo, aún la Comisión de Asuntos Jurídicos no lo conoce. 

De hecho, parece que no es una prioridad y es entendible, pues los partidos en medio de cuestiones electorales y de cara a nuevos procesos de alcaldes en febrero 2020 y hasta presidenciales del 2022, podrían verlo como cuchillo al propio cuello. 

Pero el tema se las trae y debería ser analizado por los señores y señoras diputadas, el financiamiento de los partidos políticos debe estar en la mira telescópica de las autoridades del Tribunal Supremo de Elecciones, de la ciudadanía y de los integrantes de las agrupaciones, así como de los candidatos. 

¿Y por qué debería ser un asunto para discutir? Lo cierto es que en este periodo de campaña electoral para la elección de alcaldes, regidores y síndicos es común escuchar a vecinos de los diferentes cantones exclamar que hay candidatos que no se sabe de dónde están tomando dinero para publicidad y actividades proselitistas. 

Luis Antonio Sobrado, presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), en una entrevista a DIARIO EXTRA previo a las elecciones municipales del 2016, dijo de forma directa y contundente que el crimen organizado ya está infiltrado en este tipo de procesos y representa una amenaza para el país. 

Textuales fueron sus palabras: “Tiene que ser una preocupación de todo modelo de financiamiento político, tiene que ser una preocupación constante, velar porque el crimen organizado no esté infiltrando en las estructuras partidarias y de alguna manera afectando la libertad de criterio de los futuros gobernantes, en el plano nacional o local. No es una cosa que nos deba preocupar solo hoy, sino siempre. Una de las principales amenazas del financiamiento partidario es la posibilidad de cooptación por parte del crimen organizado y de los intereses ligados al narcotráfico nacional e internacional”. 

Hoy, cuatro años más tarde y de cara a nuevos comicios, el tema sigue siendo una preocupación. Cómo se financian los partidos políticos en el mundo democrático es siempre la pregunta del millón para el electorado; pues la contribución del Estado, de la deuda política llega después de los votos. Pero, antes de eso, ¿de dónde sale el dinero?

En Costa Rica ese cuestionamiento no es ajeno, los votantes tienen grandes dudas sobre todos los recursos que usan las agrupaciones políticas y muchos de los candidatos para llevar adelante las costosas campañas. 

Los ciudadanos han dejado ver su malestar con la clase política, y no es para menos, pero ese descontento lleva a otros puntos que vulneran el sistema. La tradición democrática real, el entusiasmo y la participación ciudadana en actos políticos se ha convertido en apatía, desinterés y con ello en abstencionismo, lo más dañino cuando se trata de elegir a los representantes del pueblo. 

Es así que surge un gran cuestionamiento: ¿quiénes y con qué intención invertirían su dinero en partidos políticos y candidatos?

Las respuestas podrán ser múltiples, pero no sencillas, pues en un momento en que el país sufre uno de los enfriamientos políticos más grandes de las últimas décadas, encontrar quién quiera por amor dar los cincos es realmente difícil o al menos así se piensa. 

De seguro una encuesta popular cuya pregunta sea “¿le donaría usted dinero a algún grupo político o candidato en especial para este proceso electoral?”, nos vaya a mostrar el escenario real, sin temor a equivocarnos poca gente invertiría en estas actividades. 

Y no es que tenga nada de malo hacerlo, por el contrario, la misma ley norma la forma y el tiempo de donar dinero a los partidos y candidatos, pero no así la cantidad, por lo cual las donaciones siguen por la libre. 

El Código Electoral establece que las personas físicas nacionales (ciudadanos costarricenses) podrán donar -en dinero o en especie- sin ningún límite, pero no están permitidas las contribuciones provenientes de personas jurídicas ni de extranjeros.

Sería bueno retomar el tema, si no es en la propuesta de Solís, que sea en otro proyecto, pero debe ser una preocupación, pues para nadie es secreto que estamos en tiempos donde la plata sucia logra asentarse en nuestras tierras, donde los tentáculos del narcotráfico operan y cada día vemos a los nuevos millonarios contonearse sin mayor reparo.

Ya se habló en este país de platas poco limpias en un proceso electoral, eso llevó a modificaciones importantes en el Código Electoral, pero jamás serán suficientes. El tema no es una mala opción, siempre será necesario revisar esos portillos. 

Igualmente deben verse a aquellos dineros que los interesados en ser precandidatos o candidatos reciben antes de formalizar sus intenciones y si bien en este caso no pueden denominarse donaciones, sino regalos, también son dignos de echarles el ojo. 

Ojalá que quienes donen su dinero a las agrupaciones y candidatos para las elecciones lo hagan con el único objetivo de beneficiar al país, al proceso democrático y a la verdadera política, y no que tras de esos aportes haya intereses personales, corporativos o de otra índole. 

De hecho, datos oficiales del TSE del año anterior indican que cerca de 20 partidos en un mes omitieron enviar los informes de donaciones, de esos al menos 10 tuvieron el mismo comportamiento durante varios meses del periodo anterior. 

Justamente las organizaciones políticas tenían como plazo para presentar la información correspondiente al mes de diciembre de 2019 hasta el miércoles 15 de enero del año en curso. Esperamos que hayan cumplido con esa obligación.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Viernes 17 Enero, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA