Lunes 20, Enero 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Mujer discute con pareja y lo mata

Androcidio en Celia de Sixaola, Limón

  • El homicidio se produjo en esta vivienda

  • Las autoridades realizaron las pesquisas correspondientes

  • Marino Amador Sanarrucia Hernández

Una mujer acabó con la vida de su compañero sentimental en su casa luego de que ambos se enfrascaron en una discusión.

La tragedia ocurrió frente al hijo de 4 años que tiene la pareja, quien era testigo de las constantes agresiones de su mamá contra su papá.

Álvaro González, jefe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Limón, confirmó que la principal sospechosa del crimen es la fémina.

El caso lo atendió la oficina regional del OIJ de Bribri, Talamanca, quienes acudieron al sector de Celia en Sixaola.

“Localizan el cuerpo de un masculino identificado como Marino Amador Sanarrucia Hernández de 42 años y que fue localizado con una herida punzocortante a nivel de abdomen que le produce la muerte.

Dentro de la hipótesis policial tenemos detenida a su compañera sentimental de nombre Damaris Alaniz López de 42 años, de origen nicaragüense, quien convivía con esta persona desde hace ya varios años”, explicó el jefe policial.

Esta detención se da por la versión de varios vecinos, testimonio que refuerza la hipótesis policial del androcidio.

Según narraron los vecinos a las autoridades, escucharon una discusión muy fuerte y al salir de sus casas para ver qué ocurría observaron salir a Alaniz completamente ensangrentada.

“Debemos verificar los antecedentes por violencia intrafamiliar y demás detalles que podrían reforzar la hipótesis policial”, agregó.

 

VIOLENCIA CONSTANTE

 

Los lugareños dijeron a DIARIO EXTRA que los pleitos de la pareja eran constantes.

Añadieron que Alaniz tomaba mucho licor y cada vez que llegaba pasada de copas agredía a su compañero sentimental.

Narraron que la nicaragüense dejaba solos a los dos niños y quien los cuidaba era el ahora occiso.

Una de las vecinas, quien vive frente a la pareja, indicó que ella escuchó golpes y a los niños llorando, pero un rato más tarde todo se quedó en silencio, por lo que pensó que ya la discusión había concluido, comportamiento que calificó como habitual en esa vivienda.

Un hermano de la víctima llegó la mañana del lunes a buscarlo, encontrándose con el charco de sangre.

Las autoridades arribaron al sitio y lo que hallaron fue que el hombre ya no contaba con signos vitales.

Omayra Samudio manifestó a El Periódico del Pueblo que era la suegra del fallecido y lo calificó como muy buena persona.

“Era una excelente persona, no hacía daño, no se metía con nadie. Venía a menudo a visitarla, ella supuestamente se iba y le dejaba a los niños, se iba con otros.

Eran constantes los pleitos, cada vez que se emborrachaba. Él decía que la quería mucho, que la amaba. Es muy duro para todos, para la familia, para mi hija, para mi hijo”, comentó.

Otra de las personas que acudió a la escena del homicidio fue Maritza Pérez, quien se identificó como hermana del fallecido.

Al igual que muchas otras personas lo describió como calmado, buen tipo y muy trabajador, así como un padre amoroso.

“Era una persona bastante calmada, vivía en su mundo de trabajar en la finca y venir a ver a su familia, a la señora esa, cuidaba mucho a los chiquitos, él era quien andaba cuidando a los chiquitos casi en un 80%”, acotó.

Pérez contó que estaba distanciada de su hermano desde hace algún tiempo, pues tenían conflictos por las agresiones que su cuñada cometía contra él.

“Tristemente yo estaba alejada de mi hermano porque sabía que ella lo agredía a él, pero para no hacer más grande el asunto estaba alejada, tristemente a veces decimos que el hombre agrede a la mujer, pero el hombre por orgullo, por no hablar las cosas pasa lo que pasó ahora”, adujo con la voz entrecortada.

 

RECHAZAN DENUNCIAS

 

Eugenia Quesada, presidenta de la Fundación Instituto de Apoyo al Hombre (Fundiapho), se refirió al androcidio y afirmó que la violencia doméstica no tiene sexo.

“Sigue siendo una vergüenza (denunciar agresión contra hombres), pero no tanto vergüenza, sino que tienen un resentimiento ante el Poder Judicial por la falta de apoyo, están cansados de recibir burlas y rechazos en los juzgados.

Les hacen ver que lo que ellos piden es una pendejada, porque los insultos son violencia contra la mujer, pero un insulto no se considera violencia contra un hombre”, indicó.

La abogada explicó que en los juzgados existe un machismo muy fuerte, pues insisten en que genéticamente el varón está hecho para aguantar.

Añadió que han visto un crecimiento vertiginoso en la agresión de violencia contra los hombres.

En 2018, se registraron 13.800 denuncias de masculinos agredidos, cifra que en Fundiapho cuestionan debido a que en los juzgados rechazan la solicitud de medidas cautelares en al menos el 50% de los casos.

“Este año ya hemos visto cinco androcidios. Lo que pasa es que las mujeres no matamos directamente, contratamos a alguien para que lo mate. La violencia contra el hombre se está viendo como algo gracioso.

A este hombre lo matan frente a sus hijos, pero no tiene eco, no existe el ‘ni uno menos’. No interesa”, comentó.

Quesada recalcó que el programa de atención de violencia a la víctima no acepta ayudar a los agredidos.

Agregó que a Fundiapho llaman mamás, hermanas y hasta compañeras de trabajo para buscar ayuda para un hombre, pero aseguran sentirse impotentes porque en los juzgados no reciben apoyo para su ser querido víctima de violencia intrafamiliar.

Incluso resaltó que el alcoholismo y la infidelidad está en rangos similares en hombre y mujeres.

“La violencia intrafamiliar ya superó el tema de géneros, es un tema familiar, niños agredidos, mujeres agredidas, hombres agredidos, tenemos un clima de agresión. Hay que ver qué está pasando en los hogares que genera un clima de violencia”, añadió.

Quesada señaló que se debe investigar qué genera la violencia, bajo un estudio objetivo y serio.

“Y en ese estudio se debe visualizar al varón como víctima potencial de violencia, es decir cambiar el chip que dice que solo las mujeres somos víctimas y solo los hombres son agresores”.

Añadió que el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), como institución rectora, falla al estereotipar a los hombres como agresores, incluso en la Fuerza Pública desconocen cómo atender un caso de agresión contra un hombre.

PERIODISTA: Sharon Cascante Lizano

CRÉDITOS: Fotos: Manuel Zamora

EMAIL: [email protected]

Martes 10 Diciembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA