Domingo 08, Diciembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

“Me arrepiento de no sacar a mis hijos”

Danna Batista, mujer acusada de matarlos, da entrevista a DIARIO EXTRA:

  • Batista habló en exclusiva con DIARIO EXTRA desde la cárcel El Buen Pastor, donde pasará medio siglo.

  • Soñando con la libertad, así estuvo Danna Tamika durante la conversación que mantuvo con El Diario del Pueblo.

  • En medio de su relato, la reclusa lloró y pidió perdón. También dijo que espera volver a ver a sus hijos algún día.

Aún no termina de asimilar la condena de 60 años de cárcel que le impusieron tras ser hallada culpable de encerrar y prenderle fuego al dormitorio donde dormían sus dos hijos, quienes murieron calcinados, sin embargo Danna Tamika Batista conversó en exclusiva con DIARIO EXTRA desde la cárcel El Buen Pastor, en Desamparados.

Durante el juicio declararon los expertos del Cuerpo de Bomberos, quienes aseguraron que la temperatura que alcanzó la habitación donde dormían los niños la madrugada del 26 de abril de 2018 superó los 1.000 grados Celsius.

La mujer de 29 años permanece en el ámbito A2, donde fue reubicada luego de que algunas reclusas intentaran cobrar venganza por la muerte de los pequeños. 

“Me arrepiento de no haber abierto la puerta a tiempo, de no haberme podido levantar y ayudarles a salir. Ha sido una aberración, no sé si lo que quieren es que me mate o que alguien en el penal me mate. He pensado en hacerlo.

 

Coincidencia aterradora

 

El día que me daban 60 años de prisión mis hijos cumplían 1 año y 7 meses de haber fallecido. No me acuerdo mucho de ese día, ahora estoy aferrada a Dios, pese a que todas las noches consumo marihuana, incluyendo el día del incendio. Es parte de mi distracción”, narró.

Batista, a quien la aqueja un tumor fibromatoso profundo en el glúteo derecho, agrega que perdió la operación y no sabe si se la reprogramarán.

“No hubo justicia, la fiscal lo tomó personal, me investigaron solo a mí, omitieron muchas cosas. Deberán anular el juicio porque fue muy violatorio de derechos humanos. Cualquiera lo puede tomar personal porque se trata de niños, pero no soy la única que está siendo juzgada por esas cosas.

Alguien que estuviera en mi lugar sentiría miedo ante tal presión, es como si se le viniera un terraplén encima. Me humillaron, denigraron la muerte de mis hijos, a mi familia y a mí. Me dejaron en manos de gente mala para ver qué me pasa”, recalcó. 

 

BIENVENIDA INOLVIDABLE

 

La privada de libertad evita la televisión para no ver noticias, pero asegura que en ese ámbito solo DIARIO EXTRA se lee.

“Los primeros dos meses me golpearon, me robaron todo, me embarraron de caca, de orines, me escupían la comida, no me dejaban comer ni bañarme. Me llenaron de cera y me prendieron fuego mientras dormía, me bajé de la cama y me quité toda la ropa porque estaba encendida. 

Luego otro día me amarraron a la cama, me querían violar entre nueve presas, decían que tenían que meterme los dedos para ver si andaba plata o droga, no lograron hacerlo, por eso me reubicaron a otro módulo, donde las compañeras son muy buenas”, relató.

Agrega que le dan ataques de pánico y se levanta pegando gritos. “Ya sé cómo funciona el sistema y me puedo defender. Los problemas que se dan en prisión son por lo que sea (pareja, dinero, drogas, robos), son muy feos. 

El único que me mantiene de pie es Dios y quiero que no permita tantas injusticias. El dolor que pasé no voy a poder quitarlo de mi vida, el que no estén mis hijos menos, nadie me hará aceptar que no estén.

Quiero ganarme la vida con Dios para que me deje volverlos a ver en algún momento. Le he pedido perdón por todas las cosas en que he fallado y le he pedido que me ayude a esclarecer todo esto”, enfatizó.

 

CARGO DE CONCIENCIA

 

Esta joven admite que la vida le ha dado varias oportunidades de vivir.

“Estando en prisión en dos ocasiones intenté matarme y no me salió bien, intenté ahorcarme con un mecate, pero algunas compañeras llegaron a alzarme y me bajaron, después me desperté. Luego me corté un brazo con una navaja y cuando mi mamá se enteró se puso mal. 

Voy a seguir luchando. Le dije a Dios que no tengo fuerzas. Ahí está mi familia, han sido fuertes, soy una carga para ellos, están sufriendo y no es justo. Al no estar una persona deja de ser un problema, así dejan de comprarme cosas. No sé si pueda llegar a cumplir la condena”, aseguró.

Batista, quien habla inglés fluido y dice ser licenciada en Administración de Empresas, pide que respeten sus derechos. 

“Me están matando a poquitos, no resguardaron mi salud. Iba a ser operada el 19 de diciembre y con la finalidad de evitar más contratiempos en el juicio los jueces violaron el deber de garantes y no me llevaron para ser atendida. Ese día era mi operación, ahora no sé cuándo la reprogramarán.

Me duele mucho cuando paso de pie, mucho tiempo sentada o camino, por lo que debo pasar acostada. Se me pone caliente, me duele la nalga y ha crecido mucho. Me dijeron que iban a hacer un injerto porque se pegó a la piel por no tener tratamiento”, explicó.

 

ACCIONES SOSPECHOSAS

 

Con los ojos llorosos y elevando la mirada al cielo raso, esta joven dice que algunas oficiales de la Sección de Cárceles del Organismo de Investigación Judicial la trataron muy mal. 

“Me golpearon, me decían que era una porquería, que no valía nada, mientras que mis compañeras (de ámbito) están pendientes de que coma porque no me da hambre. Me apoyan, unas creen en mí y otras no. Eso es normal.

Ese día me citaron a las 7:30 a.m., me trajeron a las 8:45 a.m. muy tarde, mi abogado presentó un hábeas corpus porque no me llevaron a la cita médica que tenía y el día de la sentencia en 30 minutos dieron el fallo.

Todo estaba planeado, estaba sentenciada desde el primer día, sin importar cómo me defendiera, me humillaron y jugaron muy sucio”, manifestó.

 

Evidencia la canta

 

La reclusa aún mantiene esperanzas de que el juicio se haga de nuevo y según ella demostrar su inocencia. 

“El investigador presionó al patólogo para que cambiara la manera de muerte. Pidieron un informe pericial, luego una ampliación donde decía que era yo, después volvieron a cambiar la causa de muerte y dijeron que era homicida.

Encontraron restos de gasolina en el cuerpo de mi hija, en prendas que nunca fotografiaron ni mostraron, destruyeron los videos antes del juicio y la fiscal Alejandra Arce puso en duda a los médicos del Poder Judicial y el INS.

Es mucho abuso. Que la bajan de la nube para que vea que el poder de ella no perdura para siempre, menos haciendo injusticias”, sentenció.

Danna Tamika agregó que la representante del Ministerio Público tomó el caso de manera personal.

“Ella (fiscal) solicitó una investigación en el centro penal para ver mi comportamiento, si consumo drogas, que no he negado que consumo marihuana. Hay políticos que también lo hacen y no veo nada de malo. No tengo nada que ocultar.

Soy inocente y por eso estoy dando la cara, antes no lo había hecho porque no estaba bien. Comenzaron a intimidarme, los investigadores me engañaron ante mi desconocimiento de una defensa”, añadió. 

 

ESTUDIA LA BIBLIA 

 

La privada de libertad confiesa los motivos por los cuales no habló durante los primeros días del juicio.

“Al principio del juicio no tuve mucha concentración porque estaba completamente asustada, paralizada, estaba sometida a mucha presión, nunca tuve miedo porque no lo hice.

Después cuando logré concentrarme y asimilar las cosas le presté atención a la fiscal, cada vez que iba a declarar tomaba el celular y llamaba a la prensa, decía solo lo que enfurezca a las personas y me haga daño.

La fiscal hizo gestos de burla, muecas, declaró mentiras y adelantó criterio. Intentó por todos los medios manipular a mi abogado, pero él no se dejó. No tengo palabras para agradecerle a mi defensa, que ha creído en mí”, recalcó.

 

Contra la Fiscala

 

Se pone de pie y observa por la ventana, quizá una de las pocas veces que logre ver hacia la calle.

“La fiscal del caso es una imputada (mantiene un proceso penal contra la fiscala general) igual que yo, no entiendo cómo puede ejercer. Ha utilizado el juicio de plataforma política y reivindicarse en sus ansias de poder, siendo yo el pato de ella. Contó con el apoyo del tribunal y le ha mentido a todo el país.

De forma ilegal ordenó el examen de toxicología para que me tomaran la prueba de sangre y orina, sin contar con defensa. Los investigadores invadieron la casa de mi mamá, como si estuvieron haciendo un allanamiento”, narró.

Batista no quiere perder el tiempo en prisión y dice que hace ejercicios. 

“Mi novio viene a verme, tengo seis años de estar con él y no me ha dejado sola, así como mi familia, amigos y excompañeros que me visitan. me chinean mucho, como comida del centro penal y la que me trae mi familia.

Me levanto a las 6 a.m. cuando los oficiales de seguridad hacen el recuento, leo libros de Pablo Coelho y Pablo Neruda, además de la Biblia. Me prestan un radio para escuchar la oración todos los días. Hago crossfit y les enseño a las compañeras. Paso la mayor parte del día acostada y me duermo como las 9 p.m., cuando apagan la luz.”, indicó.

Finaliza la entrevista leyendo un versículo de la Biblia: “Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón y aunque contra mí se levante guerra, yo voy a estar confiada”.

PERIODISTA: Manuel Estrada

CRÉDITOS: Fotos: Cristian Cartín

EMAIL: [email protected]

Martes 03 Diciembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA