Domingo 08, Diciembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

La retórica de izquierda

Opinión

El clima político regional parece tornarse más complejo, la victoria del peronismo en Argentina con Alberto Fernández como el nuevo presidente del país, ha obtenido menos apoyo de lo que se esperaba, Cristina Fernández de Kirchner también vuelve a primera línea, esta vez como vicepresidenta. La situación económica en Argentina no está en sus mejores momentos, pues para los nuevos gobernantes se avecinan tiempos difíciles y, por ende, se debe actuar a tiempo.
Algunos patios de la vecindad incendiados, las protestas políticas y sociales están poniendo al borde del precipicio a las economías latinoamericanas, cada día esto se pone más difícil. Cuando Alberto Fernández asuma el 10 de diciembre, tendrá varios desafíos económicos que deberá enfrentar, entre estos tenemos: la pobreza ha crecido, la inflación sigue siendo muy alta, el país lleva más de un año en la que atraviesa una profunda recesión, una deuda cuyo pago deberá renegociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), evitar que el desempleo aumente, su excesivo gasto social, entre otros, pues bien, en cuanto se instale en el despacho de la Casa Rosada tendrá ante sí un panorama muy complicado.
La América Latina está pasando por una etapa de mucha convulsión, los problemas se acumulaban desde hace muchas décadas y los Gobiernos no fueron capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud, la crisis social y política en la que se encuentran casi todos los países, los pronósticos no pintan bien, tal vez se debe a que la calidad de la democracia necesita de una profunda revisión.
Analizando algunos casos en nuestra región, más abajo del río Bravo para México, o río Grande para EE.UU., el rancho está que arde: en México el lema del presidente Andrés Manuel López Obrador: no balazos sino abrazos; mientras los cárteles del narcotráfico imponen sus propias leyes, en Nicaragua está la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, con un poder casi absoluto, la Venezuela de Nicolás Maduro ni con un buen tsunami político suelta el poder, Perú y Ecuador han tenido sus problemas internos, también el vecino Chile que fuera el mejor referente de la región, ha terminado por entrar en la zona de incertidumbre, Bolivia el caso más grave, su expresidente Evo Morales con el fraude electoral ahora está en México en calidad de asilado político, y Colombia se contagia de la ola de protestas; la gente salió a las calles en todo el país para demostrar su descontento con el Gobierno de Iván Duque. Pues bien, estos son algunos casos, pero no debería ser una sorpresa si le cuentan que en el patio de su vecino hay un incendio en desarrollo.
La situación en Sudamérica: convulsionada por demandas políticas, económicas y sociales, “se trata de desestabilizar la región”, el asunto es no seguir sumando más problemas. Pareciera que la fórmula Fernández es que Cristina es la que gobernará y Alberto se dedicará a hacer campaña contra el imperialismo y el capitalismo. Ya ha asumido la crisis boliviana como su primer desafío en política exterior, la reunión del Grupo de Puebla en Argentina, una conjunción de referentes progresistas lo tiene como líder, parece que la tarea no será fácil.
La salida de Evo Morales de Bolivia, más la derrota del Frente Amplio en Uruguay, complica los planes de Alberto Fernández para configurar su frente progresista en la región. Lo sorprendente de Fernández es que se dedica a atacar a Donald Trump, del que dependerá tanto para renegociar la deuda con el FMI como para restablecer el vínculo con Jair Bolsonaro, su principal socio comercial en la zona. Pero pelearse con Estados Unidos no parece el mejor negocio para la Argentina en las difíciles circunstancias económicas por las que atraviesa el país. Para analistas argentinos, Fernández abusa de la retórica de izquierda para sumar créditos. En América Latina se debe buscar unidad, crear fuentes de desarrollo, y no fomentar ejes que causan confrontación y discordias entre los pueblos.

PERIODISTA:

EMAIL:

Lunes 02 Diciembre, 2019

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Lic. Roy Levell Brown

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA