Domingo 08, Diciembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Sembrar buenas semillas da buena cosecha

Alternativas

Una noticia que nos debe llenar de optimismo y esperanza. La publicación de la American Cancer Society, Global Cancer Facts & Figures 4ª Edición indica que Costa Rica es la nación con mayor tasa de sobrevivencia cinco años después de la detección del cáncer de cérvix.
Específicamente señala “Cuando el invasivo cáncer cervical se descubre temprano en su desarrollo, es uno de los cánceres con tratamiento más exitoso. La tasa neta de sobrevivencia a los cinco años va de 49% en Colombia a 77% en Corea y 78% en Costa Rica, y se sitúa entre 60 y 70% en la mayoría de los países”.
Este es el resultado de un proceso que transformó su detección a partir de 1999, y me llena de orgullo reconocer el liderato que tuvo Lorena como Primera Dama.
La incidencia del cáncer cervical había bajado de muy altos niveles a principios de los ochentas y luego tuvo una breve disminución de 1995 a 1996, pero había vuelto a incrementarse. Seguía siendo muy alta, y constituía una importante causa de mortalidad femenina, pese a que es curable cuando se detecta a tiempo y la citología que permite esa detección es un procedimiento relativamente sencillo. Sin embargo, en 1997 tan solo se practicaron ese examen el 23% de las mujeres en edad para hacerlo. Estaban muriendo mujeres por una causa totalmente prevenible.
Despertando la atención del sector salud, generando conciencia en las mujeres y recabando el apoyo decidido de la empresa privada, la Primera Dama puso en marcha un cambio radical en esa área de la salud pública.
El proceso de análisis de las citologías y de comunicación de sus resultados era muy lento y de baja efectividad, y había una enorme cantidad de muestras sin examinar y claro sin reportar sus resultados.
Para resolver el problema se estableció un moderno Laboratorio Nacional de Citologías y se incrementó el personal capacitado para procesar las muestras. Además, se usó el sistema de Correos de Costa Rica, que recién se había modernizado, para acelerar el envío de las muestras. También, para facilitar la detección temprana en todo el territorio nacional, se llevaron unidades móviles hasta las zonas más recónditas, y a fin de vencer la desinformación y las barreras entre la población se recurrió al voluntariado y a la colaboración de los medios de comunicación masiva.
Ese programa logró crear consciencia a decenas de miles de mujeres sobre sus derechos en salud y que vencieran los prejuicios en contra de los exámenes; incentivar a médicos y personal de salud a hacer los exámenes gracias al ejemplo de algunas profesionales muy comprometidas con esa causa; y poner a operar un sistema eficiente y humano.
Como resultado, para diciembre 2001 se habían realizado más de un millón trescientas cincuenta mil citologías y la cobertura se había cuadriplicado, llegando a cubrir a un 94% de las mujeres en edad de practicarse el examen. Esto permitió detectar un 98,12% de los casos a tiempo de ser tratados y se redujeron los casos de cáncer invasor en casi la mitad, salvando la vida de centenares de mujeres y preservando la tranquilidad de sus familias.
Como señala el informe mencionado “Cuando se detecta a tiempo el cáncer cervical invasivo, es uno de los que se puede tratar con mayor éxito”. Esto y los buenos servicios de la CCSS nos ha llevado al primer lugar en la efectividad de los tratamientos cinco años después. Ahora se goza de los resultados de ese programa de hace 20 años, en cuanto a la efectividad de su cura.
Pero además de la efectividad de su tratamiento, su incidencia en nuestro país también disminuyó de 24 por 100.000 mujeres en las edades seleccionadas en 1999 a 16 en 2002 y a 12 en 2007. Según indica en este informe la propia “American Cancer Society”: “La gran variación geográfica en la incidencia del cáncer de cérvix refleja diferencias en la disponibilidad de procedimientos de detección (citologías en nuestro caso), que pueden encontrar y permitir la remoción de células precancerosas”.
Vale la pena enfrentar a tiempo los problemas.

PERIODISTA:

EMAIL:

Lunes 02 Diciembre, 2019

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Miguel Ángel Rodríguez

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA