Jueves 21, Noviembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Vergüenza nacional

Fernando E. Naranjo*

Las cifras que recientemente se han divulgado sobre la situación de empleo y desempleo en el país son realmente dramáticas.

Actualmente, hay cerca de 300 mil personas que buscan trabajo y no lo encuentran. Las tasas de desempleo se ubican entre 11% y 12%. ¡Esto es, sinceramente, una vergüenza nacional!

El problema está muy concentrado entre la población joven, las mujeres y, especialmente, entre las personas más pobres del país. La tasa de desempleo de personas entre los 15 y los 24 años es de 31%. Para la totalidad de las mujeres que buscan trabajo el desempleo llegó a 15%. Lo más dramático, a mi entender, es que el desempleo asciende a 26% en el quintil más pobre de la población nacional.

Por muchas décadas nos hemos vanagloriado de nuestra democracia y respeto a los derechos humanos. Considero que el derecho más sagrado, que tiene todo ser humano, es tener un trabajo estable y bien remunerado. Aquí, nuestro país está fallando.

La situación es dramática al comparar el desempleo entre los países de América Latina. Resulta que, después de Brasil, somos la nación que tiene el nivel de desempleo más alto del continente americano.

Es urgente cambiar esta situación. Para ello se requieren mayores inversiones productivas y esto demanda un cambio en la política económica que se ha seguido en los últimos años. Nuestro país viene perdiendo competitividad comercial y allí está el germen del problema comentado. Los productores nacionales se están ahogando.

Mientras sigamos financiando el déficit fiscal con emisiones de bonos denominados en moneda extranjera continuará el ingreso de capitales financieros para aprovechar una rentabilidad anormal. Esto a su vez ha distorsionado el régimen cambiario conduciendo a una apreciación de nuestra moneda, que no obedece a ninguna racionalidad económica.

O damos un viraje en el manejo de la política económica o seguiremos enfrentando el gran flagelo de la alta desocupación, con todas las secuelas previsibles de este fenómeno.

 

*Economista

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 08 Noviembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA