Jueves 21, Noviembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

Desaparición de monedas de ¢5 afectará consumidores

Alerta Cámara de Detallistas

El Central informó que a partir del 1 de enero de 2020 dejará de acuñar monedas de ¢5. Los comerciantes alertan posible afectación.

La desaparición de monedas de ¢5 genera preocupación en la Cámara Nacional de Comerciantes Detallistas y Afines (Canacodea), debido a que podría generar una afectación entre pequeños comercios y consumidores. 

Ana Teresa Vásquez, directora ejecutiva de Canacodea, dijo que en mucho barrio y zonas rurales manejan monedas de baja denominación, pues se vende mucho por unidad. 

“Si eliminan las monedas de ¢5 tiene que redondear a cero el consumidor o el comerciante. Con las de ¢1 no fue tanto impacto, pero si usted suma las transacciones con ¢5 en los comercios detallistas durante un día se convierte en una suma de importancia. Multiplique eso por siete días a la semana y 30 al mes y el detallista sale más quebrado de lo que está”, añadió. 

A criterio de Vásquez van a afectar a la micro y pequeña empresa por una ocurrencia del Banco Central de Costa Rica (BCCR). 

“Es donde uno no entiende cuáles son las decisiones que se toman pensando en el volumen y no en la micro y pequeña empresa que manejan el menudeo”, manifestó. 

Vásquez recordó que el problema se traslada al consumidor porque cómo harán para pagar el monto exacto. Alguien saldrá perdiendo: el comercio o el consumidor, según dijo. 

El Central informó ayer que a partir del 1 de enero de 2020 dejará de acuñar monedas de ¢5.

Aclaró que las 715 millones piezas de esa denominación que están en circulación en la economía seguirán funcionando como medio de pago.

La decisión la tomaron con base en el Transitorio II del Reglamento del Sistema de Pagos, aprobado el 2 de mayo de 2018 por la Junta Directiva del BCCR, y obedece a una serie de factores, entre ellos el costo de fabricación de esa moneda, su poco uso y baja recirculación, y los costos de operación que dichas piezas significan para los sectores de la economía.

La medida expuesta fue comunicada formalmente meses atrás tanto a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), como al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) para que tales entidades tomen las medidas que les corresponden desde su ámbito de acción.

En cuanto al primer factor mencionado anteriormente, sin considerar los costos administrativos, fabricar cada moneda de ¢5 tiene un costo de ¢7,10; es decir, por cada pieza que acuñe el BCCR incurre en una pérdida nominal de ¢2,10. 

Ello, pese a que desde 2004 esa denominación se produce en aluminio, el metal más barato que ofrece la industria mundial de fabricación de monedas.

Como un dato curioso, la información de la Tesorería del BCCR indica que la última vez que el Central acuñó la moneda de ¢1 fue en 1998, con una emisión de 15 millones de piezas.

PERIODISTA: María Siu Lanzas

EMAIL: [email protected]

Viernes 08 Noviembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA