Jueves 17, Octubre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“Brasil tiene interés de invertir en C.R.”

Antonio Francisco Da Costa, embajador de Brasil en C.R.:

Antonio Francisco Da Costa e Silva Neto, embajador de Brasil en Costa Rica, conversó con Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA.

Las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Brasil datan de 1907 y hasta el momento se mantiene un fuerte vínculo entre ambos países en los ámbitos educativo, institucional y económico. Estas relaciones se mantienen firmes pese a los “pequeños sollozos”, según acota el embajador Da Costa. Dicha relación se vio amenazada en setiembre de 2016 cuando el entonces presidente Luis Guillermo Solís se levantó en la sesión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mientras su homólogo de Brasil, Michel Temer, se pronunciaba ante la Asamblea General. Sin embargo, el caso no pasó a más. Existe un interés de que más empresas brasileñas se instalen en el territorio nacional y puedan impulsar las investigaciones para dinamizar la economía. Al menos esa es la visión que tiene Antonio Francisco Da Costa e Silva Neto, embajador de Brasil en Costa Rica. 

El diplomático sudamericano conversó con Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra y Paola Hernández, directora del DIARIO EXTRA. Aquí un extracto de la entrevista. 

¿A qué se refiere con pequeños sollozos? 

-Cuando el presidente anterior (Luis Guillermo Solís) se levantó en la asamblea de las Naciones Unidas, no nos molestó, sino nos sorprendió. Ese episodio se consideró superado al día siguiente. Nos sorprendió porque creemos que si hay un país en América Latina que está habilitado para comprender qué pasó en Brasil, es Costa Rica. Es un país que tiene una larga trayectoria de institucionalidad democrática y comprende que estos procesos democráticos son políticamente complejos. Pero eso está superado, sencillamente porque no hubo descomprensión de lo que pasó ni mucho menos nos pareció que fuera un hecho que mereciera darle mayor destaque. Mi predecesor y el anterior embajador de Costa Rica en Brasilia trataron de dar la debida atención a ese tema. 

¿Qué misión le encomendó el gobierno de Brasil en Costa Rica? 

-Brasil y Costa Rica tienen relaciones históricas excelentes.  Cuando fui invitado a ser embajador en Costa Rica, el presidente era aún (Michel) Temer. Él me recomendó profundizar estas relaciones en aquellos ámbitos que nos parece requieren mayor atención como es el económico y el comercial. Hay inversiones brasileñas en Costa Rica, pero están por debajo de lo que podrían ser. Creo que el comercio entre ambos países tiene un potencial que aún no se ha revelado. 

¿Cómo se insertan las relaciones tico brasileñas con la región centroamericana y suramericana?

-Brasil y Costa Rica junto con nuestros socios del Mercosur y vuestros socios en el SICA, hemos conversado sobre una especie de acuerdo como el que ustedes ya tienen con la Unión Europea y con otros tantos países en los ámbitos del diálogo político, institucional y comercial. 

¿En este tipo de intereses es necesario implementar algunas ruedas de negocios?

-Hemos estado dialogando para ver si hay ánimo de los dos lados. Conversé con la ministra (de Comercio Exterior) Dyalá Jiménez al respecto y habrá que profundizar en estos temas. Como siempre, estamos en tiempos complejos con elecciones en Argentina y Uruguay, en los dos países todas las indicaciones dicen que tal vez haya un cambio de signo, en principio eso es lo que dicen las encuestas. 

¿Ese interés tiene que ser de tipo regional?

-Nosotros no tenemos negociaciones comerciales fuera del Mercosur, sencillamente porque tenemos un mercado común. Entendemos que desde el punto de vista de los centroamericanos rige la misma norma. Entendemos que los centroamericanos tienen un régimen de reglas comerciales comunes, aunque exactamente no sean un mercado común a diferencia del Mercosur. Nos parece que el abordaje más sencillo sería ese, que no impide que negociemos con Costa Rica. Debemos examinar un acuerdo bilateral de inversiones. 

¿Cuál sería la idea de un acuerdo bilateral de inversiones?

-Queremos hacer negocios y estamos dispuestos a establecer las reglas y los mecanismos para facilitar esos negocios. Evidentemente las inversiones tienen una naturaleza diferente al comercio. En el caso de las inversiones Brasil sí tiene la autonomía para negociar por separado, la idea es promover con Costa Rica un acuerdo de inversiones y examinar qué tipo de instrumentos habría. 

¿Dentro de este acuerdo bilateral se incluiría la posibilidad de que más empresas brasileñas vengan a Costa Rica?

-Esa es la idea. Personalmente estoy convencido de que en el comercio podemos establecer canales de mayor comercialización de productos. Creo que hay potencial para que el comercio bilateral crezca, Costa Rica es competitiva en algunas áreas en las cuales hay mercado en Brasil. Somos un país de 210 millones de habitantes, no es poca cosa, es un gran mercado, está entre las economías más grandes del mundo y esperamos que crezca. Lo que trae comercio son las inversiones y un acuerdo de inversiones vendría a dar esa señal. Hay potencial en Costa Rica para empresas brasileñas que se beneficien de varias cosas, entre ellas, la calidad de mano de obra, del ambiente de inversión y sobre todo de algo que aún me parece por explorar, como es el acuerdo que ustedes ya tienen con terceros mercados. 

¿Cómo analizar las virtudes de Costa Rica y explotarlas en la parte comercial?

-La seguridad jurídica está garantizada en Costa Rica. En muchos países, incluso en los de la OCDE, el sistema jurídico no es eficiente, el Legislativo cambia las leyes y el Ejecutivo de prioridades, es parte de cada democracia organizar las políticas sociales y de desarrollo. Mi visión personal es que, pese a la diferencia de tamaños entre ambos países, Brasil y Costa Rica enfrentan más o menos el mismo desafío. Los dos países se inclinaron por un tipo de desarrollo, político y social basado en el sector público, con resultados no necesariamente comparables, los de ustedes me parecen mejores que los nuestros. Los dos países se confrontan hace un rato con el hecho de que ese sistema, de manera como está pensado, ya no se sostiene fiscalmente, hay que encontrar soluciones por las cuales el Estado se pueda financiar y esas soluciones involucran inevitables sacrificios de alguna otra. 

El embajador de Chile nos comentó recientemente que conversó con nuestro canciller y le manifestó que había algunas empresas que querían invertir en Costa Rica, pero que la respuesta nuestra es que solo están viendo para entrar a la OCDE… 

-Son cosas diferentes. Brasil tiene un gran interés de conversar con Costa Rica respecto de la OCDE porque ya ustedes fueron invitados a ingresar. La experiencia de ustedes en algunos asuntos nos parece que puede ser muy útil. Tienen unas cosas particularmente interesantes como crear un comité en la Asamblea Legislativa para ver temas OCDE, una legislación de coordinación que parece muy eficiente. Brasil quiere aprender de eso. El ingreso a la OCDE que tiene Costa Rica y también es un objetivo de Brasil es una tarea del Estado, genera un esfuerzo grande de un sector público que hay que ponerle pila para que las cosas salgan bien. 

Pero estamos en un contexto de reactivación económica. Eso genera alguna preocupación por parte de la generación de empleo…

-Es comprensible que el gobierno de Costa Rica le haya dado prioridad a esa tarea. No sé qué dijo el embajador chileno, pero no creo que sean cosas competitivas. La tarea de promover inversiones extranjeras acá no compite con el interés que tiene Brasil de aprender con Costa Rica sobre la OCDE. Hay un sector de la economía de Costa Rica que puede ser atractivo para las empresas brasileñas. Mi tarea es poner los instrumentos que de alguna manera hagan que las empresas le echen una mirada al mercado de Costa Rica y viceversa. 

¿Cuáles son los programas que desde la embajada se trabajan para impulsar la cultura y la educación?

-Brasil y Costa Rica tienen acuerdos de cooperación en todos esos ámbitos. Algunos han funcionado mejor que otros. En el campo de educación, el principal desafío es la cuestión de reconocimiento de diplomas de estudios universitarios. El año pasado tuvimos jóvenes de Costa Rica que fueron a estudiar a Brasil con el programa de becas que Brasil ofrece a nivel de grado y posgrado, pero el de grado se convirtió en uno de los menos atractivos para Costa Rica. A nivel de posgrado seguimos teniendo muchos estudiantes y esa dinámica no va a cambiar.

¿Cuál es la situación actual sobre a la Amazonía? 

-El debate que vi en la prensa local confunde en muchas cosas. En Brasil está la Amazonía Legal que corresponde a una serie de estados brasileños, de hecho, una parte de eso no es la floresta amazónica. Sencillamente, es una división administrativa por razones fiscales, tributarias, de subsidios y de varias cosas. La floresta amazónica originaria, aquella que estaba antes de que Pedro Álvarez Cabral llegara a Brasil, el 85% está intacta. No es que fue reforestada como en Costa Rica, no. Está intacta; así como estaba. Piense en la cifra y dígame cuál otro país tiene 85% de un bosque original preservado. No hay. 

¿Y los incendios que se vieron en las noticias? 

-La mayor parte de los incendios que ustedes vieron ocurrieron en áreas agrícolas, no fueron en la floresta amazónica. Incluso, le digo con propiedad porque trabajé años en la floresta amazónica. Un incendio ahí no lo ve, se vería el humo porque el incendio ocurre debajo de los árboles. Cuando uno ve las imágenes satelitales de esos incendios son en tierras agrícolas alrededor del bosque. Son normales y aumentaron este año, pero están muy debajo de la media histórica de esta época en esa región. El 80% de las fotos que vi en la prensa tica y en los medios como Twitter eran fotos de incendios que no eran de la Amazonía. Había monos y otros animales que no existen en la Amazonía, yo los vi. Se creó un gran ruido alrededor de esto y una cierta exageración. 

¿Cuáles fueron las motivaciones para dicha exageración?

-Yo diría que los europeos que se manifestaron, empezando por Francia, les preocupa las negociaciones con el Mercosur sobre la agricultura subsidiada. En mi opinión personal, la democracia1 yo la respeto. El presidente Jair Bolsonaro fue electo con 56% de los votos de los ciudadanos brasileños, en una elección donde el 87% de los electores fue a votar. Es un gobierno con un signo político diferente de los anteriores, eso lo dejó claro en la campaña y los electores eligieron esa plataforma política. Genera oposición de ciertos sectores que aprovecharon la ocasión para hacer ruido sin sombra de duda. 

¿Qué pasa con las reservas indígenas? 

-La proporción de reservas que Brasil dedica a las poblaciones originarias, sin ser fruto de tratados, es considerable. Los indígenas en Brasil tienen reservas, no el desierto, ni en el ártico, sino en medio de áreas productivas y de bosque tropical. Pueden mirar el mapa de reservas indígenas en Brasil y darse cuenta que el 66% del territorio brasileño es preservado. Piensen que Brasil tiene 8,5 millones de kilómetros cuadrados. Agregue a eso que la agricultura ahí, dependiendo de donde está su tierra, tiene que preservar entre el 20% y el 80% de su tierra, y si no lo reserva, tiene que plantar árboles.

PERIODISTA: Greivin Granados

EMAIL: [email protected]

Miércoles 09 Octubre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA