Jueves 19, Septiembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

Cuando el hombre joven falla

Mundo Sexual

Vivimos en una sociedad que le rinde pleitesía a la juventud. Hombres y mujeres pretenden lucir más jóvenes para recibir la empatía y el aplauso social. Hemos creído que ser joven o aparentarlo es un resguardo de todo mal. Tontamente, pensamos que por tener veinte, treinta o cuarenta años no vamos a sufrir ninguna enfermedad importante, porque los padecimientos son cosa de viejos.

Esta irracional idea nos ha llevado a creer, además, que la sexualidad no sufre ninguna alteración en esas primeras décadas de la vida adulta. Las dificultades para conseguir o mantener la erección, la falta de deseo, la disminución en la cantidad de semen, los problemas por eyaculaciones rápidas o por eyaculaciones difíciles de desencadenar se han tildado como problemas de la persona mayor. 

Todos estos postulados son absolutamente falsos. Los hombres jóvenes, incluso a edades tan tempranas como los veinte años, también sufren de estas disfunciones sexuales, y no como un hecho aislado o como un caso raro, sino que con frecuencia las fallas sexuales comienzan a presentarse desde el mismo inicio de la vida sexual.

El problema es que, por esa idea imperante de que el hombre joven no padece de nada, se tienden a considerar asuntos vivenciales. Así, algunos los atribuyen al estrés, otros lo relacionan con el cansancio, y muchos señalan el ajetreo diario y las preocupaciones como las causas de sus pifias sexuales.

Según nos indica hoy la ciencia, las fallas sexuales en etapas tempranas de la vida pueden deberse a enfermedades importantes, como los problemas hormonales, las alteraciones metabólicas, los procesos infecciosos, así como a daños de los vasos sanguíneos. De acuerdo con los estudios, es común que el hombre retrase la consulta creyendo que se trata de algo mental o psicológico, y no se motiva a consultar hasta que el cuadro se agrava.

Recordemos que del hombre se espera un rendimiento sexual descomunal. La expectativa social es que el hombre tome la iniciativa y lleve la batuta de cada encuentro sexual. Estas exigencias son mayores para el hombre joven, a quien se cataloga como voraz e insaciable en la cama. Se comprenderá el desconcierto que se vive cuando las fallas sexuales aparecen cada vez con más frecuencia. 

Ese hombre comienza a gestar un temor interno, un miedo al desempeño, una inseguridad que gravita de manera negativa y afecta aún más el rendimiento sexual. Muchos optan por tranquilizarse, por tratar de dominar la ansiedad, desconociendo que probablemente la falla no es mental sino provocada por una enfermedad que está afectando órganos o estructuras del organismo.

Algunos postergan la consulta porque observan que el rendimiento sexual mejora cuando reina la tranquilidad y la armonía. Como lo exponen los estudios, las primeras fallas sexuales provocadas por las diversas enfermedades se hacen presentes en situaciones de tensión y, si no se tratan, llegará el momento en que también se manifiesten en situaciones de relajación.

Hoy debemos comprender que las fallas sexuales reiteradas, independientemente de la edad, deben ser motivo de consulta, sobre todo porque hoy podemos resolver la mayoría de estos problemas sexuales.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández

EMAIL: [email protected]

Lunes 19 Agosto, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA