Sábado 17, Agosto 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR



Opinión

Absurdo idiomático de profesional en medicina: “quemadura” por excoriación

Rigoberto Guadamuz Monge*

“Los hijos son el reflejo del hogar”, se decía antes para criticar los actuares de los niños y jóvenes. Parodiando lo anterior, bien podemos decir que los estudiantes son el reflejo de sus profesores (digamos que de español). Mi experiencia de casi 25 años en el campo del idioma científico me ha dejado grandes enseñanzas, y también grandes decepciones. He podido comprobar cómo muchos de los profesionales en sus distintos campos no tienen un buen dominio, ya no lo solo del lenguaje ordinario, sino del de su campo de especialización.

Ni qué decir en el campo del Derecho. Una de las peores o mejores pruebas del uso chabacano del idioma y esa rama es la Ley de Tránsito. Mala redacción idiomática y jurídica, que es “enmendada” ilegalmente por nuestros jueces y juezas. Hasta la mismísima Sala Constitucional hace la vista al proceder de modo ilegal y anular normas, con solo un voto, a sabiendas que la Constitución es clara en que es solo el legislador quien puede “derogar, anular o reformar”, eso sí, mediante una nueva ley.

El principal culpable de tal desparpajo jurídico hasta es profesor de Derecho y mal dominador del español y creo que todavía sigue enseñando. Durante los cinco quinquenios en que me he adentrado en el mundo del idioma ordinario y, en especial, el científico, he podido notar verdaderos absurdos idiomáticos que avergonzarían a cualquier principiante de etimología.

Pero, como observador, he notado que la fuente principal de esta ignorancia idiomática estriba en los profesores de español, quienes pareciera ser que tienen la misión de hacernos más ignorantes; también puede ser que no tengan capacidad idiomática y creen que lo que enseñan, es todo inteligencia...

El título de este comentario tiene que ver con lo que le sucedió a un niño en Aserrí, el cual fue arrastrado por un ternero, por un trayecto de 300 metros, según dijo la doctora, que confunde quemadura con excoriación. Para poder estudiar a fondo el idioma desde un punto de vista científico, se debe conocer mucho de todo. Digamos que es un enlace entre los conocimientos generales en casi todas las áreas del saber, con la finalidad de poder entender el idioma español.

Dicho lo anterior, por cuestiones prácticas de Física, la profesional en Medicina cree que el arrastre que sufrió el niño, tirado por un animal que no supera ni los 50 kilómetros por hora, da la posibilidad de producir una quemadura en la espalda del afectado.

Tomada del latín, en español e inglés, tenemos una palabra específica, contundente para definir el desprendimiento por tracción de la piel tal y como se dio con el menor arrastrado: excoriación. La etimología de ese término significa “desollar”, que es justamente lo que se intenta describir. La médica, por desconocimiento del uso correcto del término, ignora el término quemadura contiene “quemar”, asunto que, por simple física, no se puede producir con la poca velocidad del animal de tiro: el ternero. Pero si fuera el caso de un disco que gira a 2.500 revoluciones por segundo -digamos-, aquí se puede denominar en el primer estadio como quemadura que produce como consecuencia la escoriación o excoriación.

Así, un asunto tan simple (si se tienen los conocimientos generales que exige ser un profesional), nos evidencia que para que se dé una quemadura es necesario un arrastre mucho más rápido, al extremo tal que produzca calor; el calor que haría nacer el término “quemadura”.

En una quemadura, existe la fusión o fundición de tejido vivo que permanece “derretido”; en contrario, tal y como se supone se dio en la vivencia del niño, el tejido fue desprendido y dejado en el camino.

La espalda del menor quedó sin piel, lo que confirma que esta, mi tesis, es correcta y no el absurdo idiomático que escuchamos por la tele.

Una sencillísima lección de lógica lingüística para contradecir un ejemplo del mal uso del idioma en el campo de la Medicina.

 

*Etimólogo y lexicógrafo con énfasis en lógica lingüística

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 13 Agosto, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA