Lunes 16, Septiembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Mejor prevenir que operar

La enfermedad venosa crónica causante de várices, daños en la piel, úlceras y múltiples síntomas como el cansancio, ardor, dolor en las piernas, entre otros, es un padecimiento que, como la gran mayoría, se puede prevenir. Y en el peor de los casos es posible reducir los riesgos y las complicaciones, lo cual es muy importante.

Cuando hablamos de enfermedad venosa crónica (insuficiencia venosa) no solo nos referimos várices. De hecho, las várices y las “arañitas” o telangiectasias son un signo, una manifestación de la enfermedad, pero que comprende otro tipo de manifestaciones clínicas y complicaciones que van desde el aspecto estético limitante en muchas ocasiones por la “vergüenza de mostrar las piernas” que sienten muchas pacientes. Pero además del dolor, sensación de cansancio, hormigueos y, cuando la enfermedad está avanzada, las lesiones en piel por daño a las glándulas sebáceas, las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos, las dermatosis o procesos inflamatorios de la piel que semejan “alergias” y finalmente atrofia y aparición de úlceras son posibilidades a afrontar. Pero entonces, ¿qué podemos hacer?

1. El ejercicio es fundamental: La base de la prevención de várices es el mejoramiento de la circulación venosa que se logra mediante ejercicio que involucre principalmente a las pantorrillas, lo que llamamos bomba muscular, o el “corazón de las piernas”, ya que cuando caminamos, cada vez que se contraen las pantorrillas, se impulsa la sangre de las piernas hacia el corazón. El ejercicio debe realizarse al menos cuatro veces por semana y de una duración de cuarenta minutos a una hora al menos. Evite asimismo trabajos en donde tenga que permanecer de pie muchas horas, ya que se incrementa la presión en las venas y favorece la aparición de várices.

2. Media elástica de compresión: son medias especialmente diseñadas para dar un soporte a los músculos y venas para que se contenga la presión de la sangre hacia las paredes venosas y evite la hinchazón en las piernas. La compresión varía según la necesidad y debe ser su médico tratante quien le prescriba la compresión que usted necesita. Recuerde que si usted ya padece de várices debe usarlas todos los días iniciando en la mañana y quitándoselas al acostarse. Sobre todo, si usted trabaja de pie todo el día. 

3. Control de peso: la obesidad y el sobrepeso destacan como un factor causante de problemas circulatorios de várices por varias razones, entre ellas que aumentan la presión ejercida sobre la circulación de las piernas, que viene luchando para vencer la gravedad desde abajo hacia arriba. Además, por sí sola es un factor de riesgo para trombosis venosa. 

4. Uso de venotónicos: los cuales son medicamentos que contribuyen a mejorar el funcionamiento de las venas, fortaleciendo su función y evitando daños en las válvulas venosas e hinchazón o edema principalmente en tobillos y por ende evitando complicaciones. El venotónico ideal es el que el médico elija para cada caso y debe tomarse en algunos casos por largos periodos, dado que la insuficiencia venosa es una enfermedad crónica. 

 

*Clínica Médica del Sur

[email protected]

Teléfono: 2252-0202

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dr. Álvaro Sanabria Mora*

EMAIL:

Lunes 29 Abril, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA