Martes 25, Junio 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

Las expectativas de mi pareja

Parejas, hijos y algo más

 Consulta:

Mi pareja vive en constantes reclamos sobre lo que ella espera que yo sea en mi papel de padre y esposo, me dice a menudo que no he cumplido las expectativas y ya no soporto esta situación, no sé qué hacer.

 

Respuesta:

Cuando iniciamos un matrimonio, llevamos con nosotros -como parte del equipaje- “las expectativas”, estas las creamos desde la niñez y en base a nuestros valores, creencias, espiritualidad, experiencias, características biológicas, psicológicas, nivel de madurez, además del contexto cultural, las expectativas nos quieren reglamentar o dictar “el cómo debe” comportarse mi pareja en su rol de esposo (a) o como padres. Es normal tenerlas y creo que en algunos casos siempre estarán ahí, pero cuando se vuelven la base del matrimonio se tornan negativas y producen daño a la relación.

¿Y por qué son nocivas? Porque es mi creación, es mi verdad, es mi ego, es lo que yo deseo. La expectativa tiene que ver con dar por sentado algo que todavía no ha ocurrido, una fantasía, es haber mirado “algo” que aún no existe y esperar que se materialice, es solo un espejismo. Sabemos que las expectativas están cargadas de buenas intenciones y por eso deseamos que se cumplan, algunos ejemplos son: tengo la expectativa de tener hijos, de que mi pareja sea siempre cariñosa y fiel, o que cambie esa conducta nociva, o que haga oficios domésticos o que se mantenga siempre atractiva (o), que se bañe siempre y cosas así por el estilo. 

Quien vive en la expectativa se encuentra esperando que esta se cumpla y va a producir presión y reclamo hacia el otro. Así nace el conflicto a partir de las expectativas no cumplidas, algunas personas tienen problemas en aceptar y vivir la realidad y deciden echarle la culpa a su pareja con argumentos como: Si no cumple con eso que “debe” hacer, entonces significa que no me ama.

La expectativa es algo no confiable, ya que pueda ser que se cumpla o que no, es ambigua, por lo tanto, la misma es obsoleta, la misma es débil y no confiable, esas características hacen que no sea apto como fundamento del matrimonio, más bien es un enemigo de la relación.

Lo adecuado es cambiar las expectativas por la realidad y por metas donde se involucren ambos y que en base a estas metas construyamos una relación, podríamos reconocer que: “Yo no me casé con tus expectativas, me casé contigo, con lo que tú eres, y tú no te casaste con lo que yo espero, sino con lo que Yo soy, entonces a partir de ahí dediquémonos a construir un futuro”.

Para luego poder decir: “Perdóname por fastidiarte con mis expectativas, ahora comprendo que es mi problema, yo las he creado, por lo tanto, yo lo debo solucionar conmigo mismo. Tú no estás ahí para cumplirlas, ni es tu obligación. Es injusto presionarte a que las cumplas ya que mis expectativas son mías”.

“Las expectativas son como la porcelana fina, cuanto más fuerte te agarras de ella, más probabilidad existe de que se rompa”

 

 

Mauricio Mora

Consejero Familiar

Para consulta

[email protected]

Teléfono: 83525000

 

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Mauricio Mora

EMAIL: [email protected]

Lunes 15 Abril, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA