Miércoles 20, Marzo 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Mentira tiene asesinos de turista en libertad

Según Carlos Caicedo, padre de venezolana ultimada en Escazú

  • Hace 3 meses asesinaron a Carla Stefaniak y aún no hay más detenidos

  • De momento Bismark Espinoza es el único detenido tras el crimen

  • El padre de Carla dijo que en el hotel no entregaron las listas de las personas que se hospedaban y quizás ocultan algo

  • Caicedo cree que hay más sospechosos por atrapar

Carlos Caicedo, papá de la turista Carla Stefaniak, de 36 años, quien desapareció el 28 de noviembre y cuyo cuerpo localizaron sin vida el 3 de diciembre del 2018, dijo a DIARIO EXTRA que “la justicia de Costa Rica es muy flexible y muy lenta”.

El comentario de este desesperado padre surge porque después de 3 meses del crimen de su muchacha en el hotel Le Mas de Provence en San Antonio, Escazú, las autoridades judiciales no avanzan en las investigaciones y solo tienen un sospechoso detenido, el nicaragüense Bismark Espinoza.

Una supuesta mentira es lo que tiene detenido al pinolero, quien les dijo a las autoridades que Carla salió a las 5 a.m. el día que desapareció y tras corroborar en las cámaras del circuito cerrado se comprobó que Espinoza no dijo la verdad, por ello hoy guarda prisión y no porque se haya demostrado que es el verdadero asesino, lo que les hace pensar que la persona que realmente lo hizo está libre.

“Hay un refrán que dice que la salsa que es buena para el pavo, también es buena para la pava. En el expediente hay limitaciones que tenemos y lo visual son las declaraciones del Bismark el 29 de enero, de donde se desprende que los propietarios de las villas mintieron flagrante y descaradamente”, sostuvo Caicedo.

Reiteró que no duda de la capacidad profesional del OIJ, tampoco de la Fiscalía, ya que desde que asignaron dos al caso, Boraschi y Padilla, “pensamos que iban hasta el final dado que en un mes cambiaron tres fiscales. 

Ahora el caso lo maneja la Sección de Homicidios y antes era delitos varios, desde febrero Homicidios asignó una pareja de detectives, pero solo hay un detenido y al menos cuatro sospechosos más andan sueltos”, amplió.

 

CLIENTE DE LA HABITACIÓN 10

 

Carlos Caicedo también hace mención del cliente de la habitación 10, donde extrañamente encontraron la laptop de Carla.

Añadió que Raymond Simons, uno de los dueños del hotel, en declaraciones dadas a su hijo le confesó que en el lugar solo se quedaban “mi hija y un huésped de la habitación 10”.

Lo contradictorio es que, en las declaraciones del único detenido, en el lugar “no cabía un alfiler”, reveló Caicedo.

Además aduce de que Airbnb eliminó de su bitácora dicho hotel y cuando solicitaron las listas de las personas que se hospedaban durante la estancia de Carla, no existía un registro.

“Entonces cómo es que no se controla la entrada y salida de personas en un establecimiento turístico y más bien parece que este señor protege a los que se encontraban ahí. Eso, si no es ocultar información es mentir, pues lo que ocurrió ahí fue un crimen, un asesinato de los más viles y feos que han ocurrido en Costa Rica. 

Si la Fiscalía y el OIJ, mediante el argumento de mentir, detuvieron a Bismark Espinoza, ¿por qué no lo han hecho con estos dos señores? (Simons y Jorge Espinoza, dueños del hotel)”, expresó.

Si de sospechas se trata, Caicedo también le disparó a la encargada de la limpieza, quien según él tiene mucho que decir, pues cuando la mujer llegó a arreglar al día siguiente, se encontró una habitación que Carla presuntamente había abandonado, impecable e incluso ya reservada por otras personas. 

“Por deducción la persona de la limpieza no puede ignorar que tiene que limpiarla, la habitación la ocuparon al siguiente día, hicieron un trabajo largo y tendido para limpiar la sangre, las ropas de vestir, las lámparas, las paredes, porque hubo muchas cortadas, la sangre pringa y se esparce y para poder limpiarla al siguiente día debieron tener mucho trabajo”, apuntó.

 

ANTRO DE SEXO Y DROGAS

 

Otra situación que explicó es que Bismark no pudo matar solo a su hija y otras personas debieron intervenir, pues Carla desde pequeña practicaba artes marciales, además su contextura era mayor que la del nicaragüense y aun así las autoridades costarricenses siguen durmiendo el sueño de los justos.

“Cuando Bismark fue contratado, el Dr. Espinoza le dijo que era un antro donde iba a haber consumo de drogas y sexo y ‘usted no va a decir nada, se hace de la vista gorda’”, relató Caicedo. 

Señala que la Fiscalía tiene elementos suficientes para ordenar la detención de mínimo 3 individuos más en villas Lemas.

“Como dije, al menos 6 personas intervinieron y quizás más de los hospedados sin bitácora. Tenemos que saber quiénes eran los huéspedes, además de mi hija, si eran nacionales o extranjeros.

Se infiere de la declaración que era un sitio para putear y consumir drogas y el huésped de la habitación 10 era el dealer, que es el que vende las drogas, pero todo esto debe ser investigado por las autoridades y de ahí la molestia de una investigación tan lenta”, criticó el consternado padre. 

Dichas palabras de Caicedo las deberá esclarecer el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y determinar si es verdad o mentira lo que dice.

Para culminar se dirigió a los legisladores de la República: “Les hago el llamado a los diputados, o modifican las leyes y las hacen más expeditas o la delincuencia hará estragos con el país, no puede ser que no haya detenciones por presunción, pero sí pasan tres meses y no se hace nada al respecto”, concluyó.

 

 

• Detenido por homicidio:

“No maté a Carla y puedo probarlo”

 

DIARIO EXTRA tuvo acceso a la “Ampliación de declaración de indagatoria” que la Fiscalía de Pavas le hizo a Bismark Josiel Espinoza Martínez, hasta hoy único sospechoso detenido tras el crimen de Carla Stefaniak. 

En el texto se infiere que no sería el responsable del crimen e incluso reta a las autoridades a practicarle las pruebas, pues sostiene que saldrán negativas.

Así, por ejemplo, sostiene que no fue él quien recibió a Stefaniak, sino su compañero “Jorge Medina”.

Además, aduce que en el crimen participaron otras personas. “La estatura de la ofendida es un poco más alta que yo, su peso calculo que unos 90 kilos, a simple vista se veía gruesa, obviamente que para esas características es imposible que yo la haya jalado hasta otro lugar.

A mí me parece que fueron otras personas, por mi físico no es creíble que haya sido solo yo, mi peso y estatura no permiten que haya realizado el hecho”.

Señaló que no existe prueba en su contra para seguir detenido, incluso ante la investigación por el presunto delito sexual.

“Solicito se realice la muestra de fluidos, tanto vaginales como anales, para que se determine si verdaderamente existe alguna culpabilidad en mi persona. Esto porque están diciendo que la tesis de la Fiscalía es un homicidio por ataque sexual en contra de la muchacha, también solicito la comparación del ADN en el elemento piloso encontrado en la víctima, esto para obtener certeza de que yo no tuve ningún tipo de contacto sexual con la víctima”.

Espinoza sostuvo en su declaración que se reunió con la pareja de Raimond Simons, Jorge Espinoza, quien lo contrató sin conocerlo y le pidió discreción por los actos que vería.

“Ya laborando para ellos, al ser un hotel clandestino que no está registrado, ya tenían cinco años de estar trabajando así, se observaban actos sexuales deplorables y consumo de droga, pero como me habían indicado sobre la privacidad no comentaba nada, solo miraba y me callaba.

Igual los dueños sentían el olor a marihuana o cualquier droga y era normal para ellos o de los actos inmorales de los inquilinos en cada apartamento, estos actos eran continuos porque llegaban parejas homosexuales y como entraban unos y salían otros era algo rutinario, se frecuentaba más los fines de semana.

Reitero que yo nunca tuve ningún contacto sexual con la muchacha, ni nunca tuve ningún tipo de intención de asaltarla sexualmente o violarla”, concluyó.

A Bismark Espinoza se le ofreció incluso la aplicación de un proceso abreviado, sin embargo no accedió y argumentó que tras el allanamiento en su apartamento las autoridades judiciales no le encontraron ninguna prueba.

PERIODISTA: Alexander Méndez

EMAIL: [email protected]

Viernes 15 Marzo, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA