Martes 19, Febrero 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

Costa Rica debe trabajar en problemas estructurales tras reforma fiscal

Foto: Tomada de ElMundo.SV

San José. (EFE) - Después de la aprobación de una reforma tributaria en diciembre pasado, Costa Rica debe concentrar muchos de sus esfuerzos en solucionar problemas estructurales de su sistema fiscal para garantizar una real mejora de sus finanzas, que en 2018 cerraron con un déficit del 6 por ciento del PIB.

Así lo considera el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) al analizar las perspectivas del país para el año en el que el Gobierno espera que comience a producir réditos la reforma fiscal.

"Si bien es cierto la reforma tributaria va a contribuir a resolver parcialmente la situación, no resuelve en definitiva el problema estructural de las finanzas públicas costarricenses", aseguró a Efe el economista del Icefi, Abelardo Medina.

El Icefi identificó problemas estructurales de las finanzas de Costa Rica como la insuficiencia del gasto público, la débil sostenibilidad fiscal, el aumento de la desigualdad, así como deficiencias en la infraestructura y en la inversión pública.

Según Medina, la reforma fiscal es un paso importante y necesario para Costa Rica, pero recalcó que si el Gobierno logra aplicarla adecuadamente brindará ingresos por alrededor del 1,5 por ciento del producto interno bruto (PIB), insuficientes para cubrir el déficit.

El economista señaló que el resto del esfuerzo para bajar el déficit vendrá por el lado del gasto, especialmente mediante una regla fiscal que pretende garantizar la contención y la eficiencia de los gastos estatales.

Sin embargo, Medina alertó que el gasto de Costa Rica es muy "rígido" y que en su gran mayoría corresponde a obligaciones consagradas en la Constitución Política, por lo que es difícil prever en qué aspectos habrá recortes.

El economista subrayó como uno de los grandes retos de Costa Rica atacar con un plan serio, que no requiere de leyes, la evasión del impuesto sobre la renta y del impuesto de ventas (futuro IVA), así como el flujo de capitales ilícitos provenientes de prácticas como el contrabando.

En diciembre pasado, el Congreso aprobó la reforma tributaria que se irá implementando paulatinamente a partir de 2019 y que según el Banco Central reduciría el déficit en 3,7 puntos del PIB al año 2022, y su impacto sería mayor en los años siguientes.

Con la reforma la deuda alcanzaría su punto máximo hacia el año 2023 en alrededor del 65 por ciento del PIB para comenzar a decrecer a partir del 2024, de acuerdo con las proyecciones del Banco Central.

El economista del Icefi avaló estos cálculos del Banco Central, pero reiteró que Costa Rica aún debe decidir en qué áreas y de qué forma va a recortar el gasto.

La reforma tributaria tiene como iniciativa estrella la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, que gravará más productos y servicios.

De manera diferenciada el IVA grava con un 1 por ciento los productos de la canasta básica, con un 2 por ciento los medicamentos y con 4 por ciento los servicios de salud privada.

Para Medina, el IVA que implementará Costa Rica es muy "poroso" y cree que traerá complicaciones en su cobro para las autoridades tributarias.

El economista señaló como otro problema estructural de Costa Rica son las exenciones fiscales que se mantienen y disfrutan diversos sectores productivos, las cuales, considera, deben ser temporales para impulsar el crecimiento en determinado momento y no perpetuas como lo son actualmente.

El plan fiscal de Costa Rica también incluye cambios en el impuesto sobre la renta y medidas para reducir el gasto público, como por ejemplo la disminución de pluses salariales y una regla fiscal.

Otro de los retos de Costa Rica que ayudaría a sus finanzas es el crecimiento económico, que está proyectado por el Banco Central en apenas un 3,2 por ciento para 2019.

El sector empresarial ha urgido al Gobierno un plan de reactivación económica, del cual se han observado algunas señales como un impulso a proyectos de inversión en infraestructura.

El Icefi también aseguró que Costa Rica requiere de un gran acuerdo nacional en materia fiscal con visión de largo plazo para que el país consiga su sostenibilidad fiscal y cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 de la ONU.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra / EFE

EMAIL:

Lunes 11 Febrero, 2019

HORA: 06:00 PM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA