Domingo 16, Diciembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

No nos defrauden

Editorial

El martes 11 de diciembre en el Teatro Nacional se presentará el Plan Nacional de Desarrollo, que como innovación este año se hará de la mano con el Plan Nacional de Inversión con el objetivo de consolidar proyectos.

Como es conocido, dicho texto es el marco orientador de la acción del Gobierno para promover el desarrollo del país.

En este documento no solo se trasladan muchas de las promesas de campaña, sino que se les da sentido e incluso se reta a las instituciones y ministerios a generar metas en cuanto a temas prioritarios como son empleo, pobreza e inversión.

No se trata de un puño de hojas en un lenguaje complejo. No es solo la carta de presentación del Gobierno, sino de lo que está dispuesto a trabajar para entregar cuatro años más tarde con el fin de garantizar un mejor lugar para vivir y desenvolverse.

Para esta ocasión, si bien la ley y un decreto ejecutivo facultan al Gobierno a entregarlo a sus ocho meses, llama la atención que no haya sido a mediados de noviembre, como lo ha hecho la mayoría de las administraciones.

Entendemos que el Ejecutivo estaba completamente focalizado en la reforma fiscal, al punto que varias encuestas e informes aseguraban que el presidente Carlos Alvarado se había vuelto monotemático, pero esperamos que en este plan no deje por fuera a ningún sector con el que se comprometió.

Y lo más importante no es solo hacer mención y honrar a los sectores que confiaron en las presentes autoridades, sino que de una vez por todas aquello que haya sido escrito en el papel realmente se traduzca en hechos.

La sociedad costarricense está cansada de tantas promesas, de tantos informes y planes de cara a políticas que muchas veces terminan siendo más de lo mismo.

De los jerarcas depende que el país empiece a cambiar percepciones como esas.

De ustedes depende no solo cumplir con un decreto ejecutivo y decir “listo, ya presentamos el plan”, sino hacer algo a conciencia, con tino y deseos de que realmente se trabaja por un pueblo abandonado.

No nos defraude, don Carlos. En sus manos y en la de sus ministros está que las cosas avancen. Muy probablemente, de ser así, el propio pueblo saldrá de sus hogares a ayudar, pero antes necesita ver que el director de orquesta tiene pasión por lo que hace.

No sabemos qué va a salir del Mideplan, todo se ha mantenido hermético durante estos días, pero queremos creer que vendrá un documento que establezca los puntos sobre las íes para hacer de nuestro país aquel que nos enorgullecía.

Costa Rica ya no soporta un informe más, un estudio previo, escenarios utópicos y lejos de transformarse en realidad; nuestro país necesita acciones decididas basadas en estrategias claras, concisas y realizables.

Eso es lo que espera la gente.

Íntimamente ligado a este tema, y también liderado por el Mideplan, es el nuevo proyecto sobre empleo público, que se espera sea presentado en marzo de 2019.

Rodolfo Piza, ministro de la Presidencia, dijo este martes que esperan reunirse con el sector sindical y las bancadas legislativas para redactar la iniciativa.

Ante la consulta de DIARIO EXTRA, Piza aseguró que confía en que el sector sindical participe en dichos diálogos, pese a la fractura que se observó en la negociación del plan fiscal.

No faltó mucho tiempo para que el propio sector sindical se manifestara. Albino Vargas, por ejemplo, dijo que veía casi imposible reanudar el diálogo con un gobierno que los hizo a un lado, que los anuló y excluyó en un proceso tan importante como una reforma tributaria.

Aquí el llamado es para los dos sectores, tampoco nos defrauden.

Costa Rica ha demostrado a lo largo de la historia que si se camina de la mano, grandes cosas se pueden alcanzar. Pero es obvio, por un lado el gobierno es el gobierno y debe ser de todos y para todos, don Rodolfo.

No crean que invitar al sector sindical es un buen gesto, es su obligación, es parte del trabajo mínimo que deben hacer, y segundo, el sector sindical tiene toda la razón.

¿Cómo va a confiar en un gobierno que tomó una propuesta y la metió en la gaveta?

¿Cómo va a confiar en unas autoridades poco colaborativas y que cualquier problema lo resolvía acudiendo a los tribunales e incluso no quedando conforme con resoluciones de segunda instancia?

Tienen que limar asperezas, sí, por el bien del país, pero el gobierno debe cambiar esa política de oídos sordos que tanto daño le ha hecho a su imagen y credibilidad.

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 06 Diciembre, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA