Viernes 21, Febrero 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Encapuchado tira cráneo de mujer con balazo

Descuartizador esparce restos en montaña, Escazú

  • Los tatuajes que tenía la mujer en diferentes partes del cuerpo resultaron claves para identificarla

  • El cráneo tenía dos fracturas y lo hallaron a la orilla de una solitaria carretera en Bebedero de Escazú

  • Stefany Paola Castro Mora

  • Con perros expertos en la detección de restos humanos, peinaron la zona boscosa donde un descuartizador esparció a su víctima

Los restos del cuerpo desmembrado que localizaron en una montaña en Bebedero de Escazú corresponden a Stefany Paola Castro Mora, de 28 años, a quien descuartizaron y esparcieron sin que hasta ahora se logre ubicar su brazo derecho.

El hallazgo más reciente lo hizo un lugareño que encontró la cabeza de la mujer a un lado de una solitaria calle, tan solo 200 metros más arriba de donde estaban el torso, las piernas y el brazo izquierdo, que lo llevaba en su hocico una perra llamada Bonita, de raza Stafford terrier.

Fuentes confidenciales mencionaron a DIARIO EXTRA que, la madrugada de este jueves, un pick-up gris subió la pendiente que hay en la zona y se estacionó a un lado de donde estaba colocado el cráneo. Según se dice, lo lavaron, ya que no tenía sangre, por lo que no había moscas, pero una manada de zopilotes volaba a baja altura.

El conductor de dicho vehículo, de apariencia adulta, era el único ocupante del 4x4, tenía la puerta abierta, vestía unos jeans y estaba encapuchado con suéter de gorro, se mostraba nervioso, inclusive le hizo señas a un vecino como para que no se arrimara adonde se encontraba con el carro encendido.

El testigo, quien por seguridad no se identificó, aseguró que no le hizo caso y siguió subiendo la cuesta. Cuando estaba por llegar donde él, el desconocido misterioso le señaló con su brazo izquierdo a un lado, justo donde se encontraban los restos óseos, luego se marchó y dejó al lugareño solo.

Fue entonces cuando el asustado hombre halló el cráneo, pudo notar que este tenía una fractura considerable en la parte trasera, posiblemente hecha con un objeto contuso y otro agujero en la coronilla, que se trataría de un balazo.

Ambas heridas y el resto de las partes del cuerpo son analizadas por los médicos forenses, para determinar si los cortes los hicieron mientras la mujer seguía con vida y con qué objeto la desmembraron, así como la causa del deceso.

 

TATUAJES REVELADORES

 

Walter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), amplió detalles sobre el crimen de la fallecida: “En la tarde se recibió reporte de hallazgo del brazo de una persona ubicado en Bebedero, Escazú, hicimos levantamiento del miembro y, luego de una inspección, nos permitió localizar el torso de una femenina y las dos piernas que estaban separadas del torso, que fueron cortadas con una herramienta”.

“Luego ubicamos la cabeza y los restos cadavéricos que tenían varios tatuajes, por lo que pudimos identificar a la víctima, quien era oriunda de Pérez Zeledón y residía en el sector central de San José, nos falta por ubicar el brazo derecho, el cadáver tiene 3 o 4 días de muerte”, explicó.

Espinoza agregó que un vecino cercano de donde estaba el torso observó cuando la perra trasladaba el brazo.

“El brazo tiene algunos tatuajes, unos en forma de corazón en sus dedos, un ancla con nombres y tatuajes de color por el proceso en que está, eso nos permitió identificar a la persona que no tenía antecedentes. En algún momento trabajó en una empresa de seguridad y no parece que sea el sitio del homicidio, ahí fue donde lanzaron las extremidades y el torso, ahora lo importante es que logramos identificar a la persona”, recalcó. 

 

VERSIÓN DE EXPERTO

 

Maikel Vargas, médico patólogo, explicó a DIARIO EXTRA el tipo de lesiones que sufrió la mujer.

“Presenta cortes irregulares y bordes rectos hechos con fuerza provocados por un objeto contuso cortante que podría ser un hacha, que cortó tejidos blandos y luego el hueso, por lo que la cabeza estaba cadavérica, ya que los tejidos son superficiales”, comentó. 

Añadió que: “Probablemente la mataron, después la cortaron y por último se deshicieron de ella, ya que es una forma de no tener evidencia, sin embargo, podría ser que estando viva le cortaran el brazo, lo que provocaría que se desangrara en menos de 5 minutos, ya que por ahí pasan arterias importantes y la sangre circula a presión”.

Vargas agregó que, como la perra rescató el brazo y lo puso en un lugar donde no llegaron las aves de rapiña, este pudo conservarse mejor.

 

EN CASA DE SEGURIDAD

 

La joven víctima contaba con experiencia en trabajos como guarda, sin embargo, al parecer la trasladaron hasta una casa, que un grupo criminal considera como de seguridad, y le dieron muerte, para posteriormente sacarla en un vehículo todoterreno y abandonarla en medio de la naturaleza.

Allegados a la investigación mencionaron que esas guaridas se ubican en Santa Ana y Pavas en San José y hay una tercera vivienda en Heredia, por lo que se indaga dónde le dieron muerte con lo que podría ser un hacha.

La Policía Judicial no descarta que el crimen obedezca a un ajuste de cuentas por drogas, ya que se manejan dos versiones sobre el acercamiento de Castro Mora, a quien sus allegados le decían Teté, con la prófuga de la justicia conocida como La Reina del Sur.

Llama la atención de las autoridades que, desde el pasado martes, cuando el OIJ realizó una serie de allanamientos en el sur del país y la capital en que detuvieron a más de una decena de supuestos integrantes de un grupo narco, la actividad violenta empezó a manifestarse.

 

ESCENA AMPLIA Y ABIERTA

 

Agentes de la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios del OIJ peinaron la amplia escena que fue apoyada por dos perros llamados Arcus y Dodge, expertos en la detección de restos humanos.

El torso lo hallaron en primera instancia, tenía ropa de mujer, que fue recolectada y en estos momentos la analizan los expertos del Complejo de Ciencias Forenses, quienes darán un reporte de los indicios que recopilaron en la escena boscosa, ventosa y con una temperatura baja, por lo que se cree que eso también ayudó a conservar en buen estado las partes del cuerpo.

No se descarta que el brazo faltante esté en el mismo lugar, de modo que los agentes judiciales continúan investigando para intentar dar con los responsables del atroz crimen que enluta una familia al sur del país. 

 

SE QUEDÓ SIN VERLA

 

Ivania Mora, madre de Stefany, se quedó sin verla, así lo aseguró su tía, que se identificó como Joyce Castro, quien habló con El Periódico de Más Venta en Costa Rica.

“Este fin de semana, había dicho que se venía en el último bus, pero la noticia que nos dio la Policía, de que los restos eran de ella, nos dejó con la boca abierta. La habíamos reportado desaparecida, tenía como año y medio de que se había ido de aquí a San José, era una muchacha tranquila, alegre, libre, pese a su juventud tenía la vida hecha”, recordó.

Sentada en una silla en el corredor de la casa, esta angustiada tía subraya que tenía un presentimiento.

“Vimos en noticias de ese hallazgo, una amiga de ella nos hizo el favor de ir al OIJ y reconocer las partes del cuerpo, le avisó a la mamá de que realmente era su hija”, compartió.

“La idea es traerla a Buenos Aires de Puntarenas, pero la Policía nos dijo que se llevará algún tiempo, ya que deben hacer muchos análisis, por lo que esperarán ese momento difícil para sepultarla”, finalizó.

PERIODISTA: Manuel Estrada

CRÉDITOS: Fotos: Randall Sandoval

EMAIL: [email protected]

Viernes 09 Noviembre, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA