Domingo 21, Octubre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Diálogo honesto y franco…sin condiciones

Tinta con sentido / Gloria Bejarano Almada

La pregunta que nos hacemos hoy muchos costarricenses es cómo llegamos a este punto, en el que el diálogo se condiciona, en el que los interlocutores no se escuchan, en el que las razones no se atienden y en el que la desinformación se apodera de las redes sociales. Todo esto genera un malestar que incita a la violencia, el desorden y da espacio para que los criminales actúen a sus anchas y sufran las consecuencias personas inocentes que necesitan atención médica, movilidad para trasladarse a sus centros de trabajo y estudio para labrarse un mejor futuro.

Las noticias se suceden a través de las redes sociales se filtran datos, cifras, hechos, denuncias que son fácilmente verificables, pero que con el clima de desconfianza que se ha generado difícilmente llegan a convencer. Hoy nadie tiene certeza de nada y sí muchas dudas sobre todo lo que está ocurriendo.

La divulgación de noticias falsas tiene un solo objetivo, manipular la opinión pública y los costarricenses debemos tener claro que este tipo de manejo responde a una estrategia para poder alcanzar los objetivos que se plantean los grupos en conflicto y en tanto los ciudadanos no seamos cautos y nos tomemos la molestia de verificar la información seguiremos siendo “peones útiles” en un tablero en el que se libra una batalla, una lucha de poder en que tenemos mucho que perder y poco que ganar a menos que nos convirtamos en actores responsables, dispuestos a defender el imperio de la ley y apoyar posiciones razonables y bien informadas que contribuyan a estabilizar al país.

En la actual crisis que vivimos, se han dicho muchas cosas, pero ¿cuáles son ciertas y cuáles no? 

La Mesa de Diálogo será una conversación sin futuro, si no comenzamos por aclarar sobre cuáles hechos, cifras, datos, documentos, privilegios, se va a negociar. Quienes lleguen a la mesa tienen que estar conscientes que el diálogo no solo se reduce a saber con qué contamos y cuanto más necesitamos para cubrir los compromisos plasmados en el presupuesto, sino de dónde vienen los recursos, quiénes y cómo generan la riqueza nacional y cómo afecta al sector productivo las medidas fiscales que se plantean. No se pueden obviar temas como la afectación de las exoneraciones, la evasión fiscal y los privilegios. 

En lo personal creo que en esa mesa también debería haber representación del sector privado que en última instancia es quien paga los impuestos para el funcionamiento del Estado. 

El gobierno debe dar muestra que es el primero en asumir sus responsabilidades y actuar en forma consecuente a su demanda de que se apruebe la Reforma Fiscal por ello sobre la mesa deben estar los documentos que dan fe de las medidas que ha tomado el gobierno para reducir el gasto como la congelación de salarios de los jerarcas, la promulgación y puesta en ejecución las leyes que desde hace meses gravan las pensiones de lujo hasta con un 50%, así como las acciones que ejecuta el Ministerio de Hacienda para cobrar y castigar a los evasores. 

De igual manera es importante verificar que lo afirmado por el Ejecutivo sobre quién pagará el mayor costo de la Reforma Fiscal es verdad y que, en efecto, serán quienes más tienen los que paguen el mayor costo de la reforma en discusión. Si los sindicatos tienen dudas, que las señalen y prueben fehacientemente que existe un error.

Es cierto que la solución al problema fiscal puede ser abordado de muchas formas, pero en este momento ya no hay espacio para empezar de cero; han sido muchas las propuestas que a lo largo de las tres últimas administraciones se han planteado y por una u otra razón han sido rechazadas; a la fecha ya hay consenso entre los diferentes actores sobre algunos puntos y dilatar más un acuerdo lo único que garantiza es agravar aún más la crisis.

No se puede establecer un diálogo si las bases sobre las cuales se va a negociar están viciadas con mitos, verdades a medias, intereses, falsedades, recriminaciones y suspicacias. Es tiempo de dejar a un lado la manipulación, los costarricenses merecen que se les hable con la verdad, sin egoísmo, sin cálculos o intereses espurios, con un vocabulario directo, veraz, carente de frases trilladas y con espíritu de desprendimiento, responsabilidad y patriotismo. 

La crisis fiscal es una realidad que tenemos que enfrentar, la reforma fiscal es impostergable; el proyecto de ley no es perfecto, por eso necesitamos del diálogo entre las partes, sin ninguna otra condición que honestidad al momento de sentarse a la mesa, transparencia en la toma de decisiones, progresividad en la imposición tributaria, fin a los privilegios y el compromiso de plantear una Reforma del Estado en la cual se garantice un funcionamiento más justo, equitativo y eficiente de las instituciones en beneficio del país.

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 22 Septiembre, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA