Martes 18, Febrero 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

El cambio

Según Creo / José Calvo

Los eventos históricos parecen ser repentinos, pero han estado mucho tiempo en gestación: mucho más tiempo que el promedio de una vida humana. Por eso es que nos toman por sorpresa. Pero en realidad son predecibles si pensáramos en ellos. Pero no lo hacemos porque queremos que las cosas sigan igual.

El asentamiento y la agricultura, que empezaron hace por lo menos 10 mil años, eran una fase predecible del nomadismo forrajero, porque no era razonable que los humanos continuaran conviviendo con las plantas y los animales de los cuales se alimentaban sin que se les ocurriera que cultivarlos era mejor que andarlos buscando. Y eso se puede decir de la revolución industrial, porque no era razonable que los hombres siguieran haciendo las cosas a mano cuando podían recurrir a las máquinas.

 

 

Lo mismo se puede decir de la incorporación de la ciencia a la revolución industrial (si es que la revolución industrial no es la incorparación de la ciencia a las actividades humanas). E igual sucede con la tecnología de la información que nos trajo las computadoras, porque toda la revolución industrial no es sino la extensión de nuestro cuerpo, que sigue así una evolución extra corporal, en que las herramientas aumentan la fuerza de nuestros brazos, y las computadoras la de nuestro sistema nervioso.

Era, por lo tanto, inevitable que el trabajo humano fuera eventualmente sustituido por las máquinas: automatizado. Lo que nos ocurre es que no somos capaces de predecir las consecuencias por apego a la tradición, y entonces los eventos nos toman por sorpresa. Pero son predecibles si pensamos en ellos.

 

 

Pensemos un poco en lo que le espera a la humanidad con la automatización del trabajo. ¿No es predecible entonces que el resultado de la producción se tiene que compartir? ¿No es predecible que habrá que revisar el concepto de la propiedad de la riqueza?

La evolución de nuestra historia tiene implicaciones revolucionarias. La evolución dicta una nueva manera de administración, y la resistencia a ese cambio necesario es lo que puede provocar una revolución 

No es para nada razonable que haya dueños de las máquinas automatizadoras. Ni que la mitad de la gente se quede sin trabajo. Tiene que venir un cambio de actitud que permita compartir la riqueza producida. Y actualmente no existe esa actitud. Los dueños de las máquinas son particulares, y nos dicen que la gente se tiene que reentrenar para poder trabajar. Pero ¿reentrenarse en qué, si todo lo hace la máquina?

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 28 Agosto, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA